Deportes

La hostilidad tica se dividió entre huevos y vítores

Actualizado el 04 de septiembre de 2013 a las 12:00 am

Mientras muchos apoyaron a la Tricolor, otros lanzaron huevos a los estadounidenses

Al final, Tránsito sí le ahorró al equipo de Jürgen Klinsmann las presas hacia el hotel

Deportes

La hostilidad tica se dividió entre huevos y vítores

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Aunque pocos, los aficionados costarricenses presentes en el Juan Santamaría les dejaron ver a los estadounidenses parte del sentir de los ticos luego de aquel inaudito juego bajo la nieve en Denver.  | RAFAEL PACHECO
ampliar
Aunque pocos, los aficionados costarricenses presentes en el Juan Santamaría les dejaron ver a los estadounidenses parte del sentir de los ticos luego de aquel inaudito juego bajo la nieve en Denver. | RAFAEL PACHECO

Finalmente el primer encontronazo entre la Selección de Estados Unidos y la afición costarricense se saldó con un par de huevos al autobús y más vítores que insultos.

Las múltiples convocatorias que alimentaron las redes sociales en los días previos al final solo lograron reunir unos 20 ticos, que en su mayoría no fueron más allá del grito de “USA no Fair Play” y el canto de “Oe oe oe ticos”.

Sin embargo, un par de huevos sí mancharon la “bienvenida” norteamericana a suelo nacional, marcada por el silencio sepulcral de una comitiva que no quiso detenerse más de lo necesario en la salida.

Fue un acto inédito y vergonzoso que posiblemente trascenderá las fronteras en un duelo ya de por sí muy atizado luego de aquel inaudito partido en Denver.

La acción, que no logró más que ensuciar el transporte de los estadounidenses hacia su hotel, sí marcó un recibimiento que pocas veces se la brindado a un rival en la historia de las eliminatorias y posiblemente resumió, de la forma incorrecta, el sentir del aficionado tico.

Carlos Peña, de padres ticos pero quien vive en Chicago, llegó a apoyar a Estados Unidos. Omar Hernández, de Tibás, le hizo la contra.  | RAFAEL PACHECO
ampliar
Carlos Peña, de padres ticos pero quien vive en Chicago, llegó a apoyar a Estados Unidos. Omar Hernández, de Tibás, le hizo la contra. | RAFAEL PACHECO

Fugaz. La llegada y salida de los estadounidenses del Aeropuerto Juan Santamaría fue tan fugaz como su arribo al Hotel Marriot, cuartel general del rival de la Tricolor de aquí hasta el próximo sábado.

El operativo de tránsito que guió al autobús desde la terminal hasta su sede de concentración le ahorró a los norteamericanos las presas de la hora pico, pero traicionó las palabras del Gobierno cuando negó aquel “trato preferencial”.

Jürgen Klinsmann, el primero en salir del aeropuerto, respondió con sonrisas a los gritos y cantos de los ticos, lo mismo hicieron la mayoría de sus pupilos.

Algunos otros, incluso, guardaron en sus celulares las imágenes de esa bienvenida, de seguro con más sarcasmo que asombro.

Sin declaraciones de por medio fue imposible conocer el estado en el que el equipo llegó, aunque al menos sí sabe que el grupo arribó completo para el duelo del viernes.

Landon Donovan, referente en el ataque estadounidense, no prestó mayor importancia a los gritos y vítores que la afición costarricense.  | RAFAEL PACHECO
ampliar
Landon Donovan, referente en el ataque estadounidense, no prestó mayor importancia a los gritos y vítores que la afición costarricense. | RAFAEL PACHECO

Trabajo. Estados Unidos iniciará hoy en horas de la mañana con sus primeros trabajos de preparación antes del trascendental compromiso en el Estadio Nacional.

PUBLICIDAD

Los norteamericanos se entrenarán a doble sesión en la cancha de Dos Pinos en el Coyol de Alajuela, primero de 10:30 a. m. a 12:30 p. m. y luego de 4:30 p. m. a 6:30 p. m.

A la primera de esas sesiones tendrá acceso la prensa, una de las condiciones que la empresa costarricense definió para el alquiler de su reducto a los estadounidenses.

Ahí mismo algunos jugadores ofrecerán las primeras impresiones sobre el juego del viernes.

  • Comparta este artículo
Deportes

La hostilidad tica se dividió entre huevos y vítores

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota