Deportes

Correrá este domingo la carrera La Candelaria

Cristina Marín: 'Me dijeron que daba asco trabajar juntando basura'

Actualizado el 13 de febrero de 2016 a las 12:00 am

La campeona nacional de los 10 mil metros labora en la cuadrilla de limpieza de la Municipalidad de Ciudad Quesada

Atleta buscó trabajo para pagar el lote donde vive y mantener a sus hijos, pero entrena en las madrugadas y las noches para seguir compitiendo

Deportes

Cristina Marín: 'Me dijeron que daba asco trabajar juntando basura'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Cristina Marín corre todas las mañanas cuatro kilómetros desde su casa hasta el parque de Ciudad Quesada antes de empezar a laborar. (Carlos Hernández )

El afán de pagar un lote donde vive y el salir adelante con sus hijos motivó a la atleta Cristina Marín Rodríguez, campeona nacional de los 10 mil metros, a trabajar en lo que fuera.

Sin tener una profesión o un salario fijo, la humilde y emprendedora atleta encontró la oportunidad en la Municipalidad de Ciudad Quesada, donde fue contratada para laborar en la cuadrilla de limpieza del parque y los alrededores del cantón central sancarleño.

Tras lesionarse el tobillo derecho Marín, de 48 años, pensó en su futuro, pues hasta finales de enero laboró limpiando cuatro casas a la semana y horneando pan, para mantener a su familia y pagar 200 mil colones al mes de un lote donde habita con sus seres queridos.

"El patrocinio de Coopenae me ayuda a pagar las inscripciones de las carreras y viajar a San José, además la empresa Adidas me ayuda con las tenis, pero yo necesitaba trabajar porque tengo mis deudas y tras la lesión me pregunté qué iba a hacer cuando ya no pueda correr más”, confesó Marín.

"Había dejado mi currículo en la municipalidad varias veces, pero no me había llamado. Hace unos días fui a hacer un mandado y una muchacha que trabaja allí me preguntó si vivía de las carreras. Entonces le expliqué mi situación y ella muy amablemente me ayudó a conseguir empleo, habló con el jefe de la cuadrilla de limpieza y me contrataron, por lo cual me siento muy agradecida con ellos”, confesó.

 En su voz se nota la alegría de tener un “trabajito fijo” como ella misma dice, pero también de la responsabilidad que conlleva, aunque no puede ocultar su desazón cuando algunas personas no aprueban su trabajo."Estaba dispuesta a trabajar en lo que fuera; de conserje, arreglando tubos, porque mi papá era fontanero y me enseñó el oficio, recogiendo basura o hasta en seguridad, porque tengo cursos de manejo de armas. Gracias a Dios salió este trabajito y me siento muy contenta". Indicó Cristina."Todo trabajo es digno, pero siempre hay personas ingratas, que dicen cosas feas. Yo digo que son ignorantes porque uno está trabajando como todos. Hace unos días escuché a unas muchachitas decir que ¨daba asco trabajar juntando basura como esa doña¨. Toda labor que uno haga es digna y aunque lo hagan sentirme mal a uno, no les hago caso. Es cierto que debo limpiar los caños, el parque, y por la parada de los taxistas, pero me siento feliz porque tengo trabajo”.

 Sin dejar de correr. Cristina cuenta que ella vive en la comunidad conocida como la Abundancia y cada mañana sale a entrenar a eso de las 4:30 a.m. y luego se va corriendo a la municipalidad."Son como cuatro kilómetros. Voy a un trote suave para llegar antes de las 6 a.m., porque a esa hora no autobús, cuando llego ordeno mis cosas y tomo el carretillo para empezar mis labores. No me gusta llegar tarde, soy muy responsable en eso, lo aprendí de las carreras", recordó Marín."Como hay que entrenar dos veces al día, tres veces a la semana, una vez que salgo del trabajo me dirijo a la casa y vuelvo a las prácticas hasta las 6 p.m. Cuando me queda tiempo voy a la panadería Belén, en Ciudad Quesada, donde me están enseñando a decorar queques. Es cansadísimo pero vale la pena, porque tengo que pensar que voy a hacer en el futuro”.Después de ganar el campeonato de los 10 mil metros el año anterior, quedó clasificada para formar parte de la Selección Nacional y competir en marzo en Puerto Rico, pero su actual situación laboral pone en duda su participación representando al país."A mi me contrataron por un contrato que tengo que renovar mes a mes y espero hacer bien mi labor para que me continúen llamado. Hablé con la presidenta de la Federación Costarricense de Atletismo (Geen Clark) y le dije que si puede que mande otra persona, porque tampoco tengo la plata para pagar la visa e ir a competir. Ella (Clark) me dijo que hablaría con el alcalde para que me diera permiso, pero mi deseo es mantener mi trabajito", agregó la atleta sancarleña."Solo a Cristhoper le gusta correr, a veces salimos a entrenar juntos, él es “buenillo”, pero yo no tengo plata para pagarle las inscripciones en las carreras. Ahora quizás con mi trabajo pueda ayudarle más y pueda competir”, expresó Marín, quien el año anterior quedó segunda en la Maratón de Tamarindo y la maratón Internacional.El próximo fin de semana Marín espera estar presente en la Clásica la Candelaria, tras superar su dolencia.

 "Estoy entrenando muy fuerte y el dolor en tobillo ya es menor. Confío en estar bien y cumplir mi responsabilidad con el equipo Coopenae que durante cinco años me han apoyado. Es una carrera muy bonita, muy rápida donde espero dar mi máximo esfuerzo como siempre".

  • Comparta este artículo
Deportes

Cristina Marín: 'Me dijeron que daba asco trabajar juntando basura'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Juan Diego Villarreal

jvillarreal@nacion.com

Periodista de Deportes

Egresado de la Universidad Federada. Entre sus coberturas destacan los Juegos Olímpicos de Atenas 2004, compromisos eliminatorios de la Sele, así como Juegos Panamericanos y Centroamericanos y del Caribe.

Ver comentarios
Regresar a la nota