Deportes

Yanquis: La Serie Mundial es su destino

Actualizado el 25 de marzo de 2002 a las 12:00 am

Deportes

Yanquis: La Serie Mundial es su destino

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

George Steimbrener estaba furioso tras la derrota frente a Arizona en la Serie Mundial.

Y cuando el dueño de los Yanquis se enoja ruedan las cabezas.

El primer despedido fue el adiestrador de bateo, Gary Dembo. Luego, Paul OíNeill y Scott Brosius optaron por el retiro para no ver la cara del Gran Jorge ( Big George ).

Posteriormente, Dave Justice fue enviado a los Mets y Chuck Knoblauch (Reales) y Tino Martínez, fueron vistos con desinterés.

La lista de chivos expiatorios se amplió con Randy Velarde (Atléticos), el lanzador Jay Witasick (Gigantes), el relevista Mark Wohlers (Indios) y los cesantes Allen Watson (lanzador) y Clay Bellinger.

¿Qué restaba de los dinásticos Yanquis? Steimbrenner clavó los ojos en Jason Giambi, quien bateó .329, 412 jonrones, 130 impulsadas y 112 anotadas con los Atléticos, y no dudó en darle $120 millones, el contrato mayor en el mercado de agentes libres.

George trajo a Steve Karsay (Bravos) porque el relevo medio flaqueaba. Con Duque Hernández en la cuerda floja, contrató al zurdo Dave Wells, mientras restaba poderío al mayor peligro de este año, Medias Blancas.

La ofensiva se redondeó con el jardinero Rondell White (Cachorros) y el tercera base Robin Ventura (Mets), hábil para acumular 45 jonrones.

La defensa también mejoró con Ron Coomer (Cachorros), F.P. Santangello (Atléticos), el lanzador Mike Thurman (Expos) y el jardinero John Vander Wal, que hará pareja con Shane Spencer en el jardín izquierdo.

Fuerza brutal

El proverbial poder de Giambi crece ante la cercana pared del jardín izquierdo en el Yankee Stadium. Jason, además, fortalecerá el corazón de la nómina, seguido por Bernie Williams (27 jonrones y 100 impulsadas) y Jorge Posada (24-91).

Derek Jeter, primero de la nómina ( lead-off ) garantiza en el importante puesto con .333 de promedio de bateo en su carrrera y elevado porcentaje de arribos a las bases.

Alfonso Soriano, segunda base, sorprendió el año pasado con sólida defensiva y 43 bases robadas. Con mayor madurez, Soriano puede reducir la contradicción de 29 bases por bolas recibidas contra 125 ponches.

El lanzamiento es tan respetable que aún a estas alturas disputan dos de tres puestos de la rotación los zurdos Wells y Sterling Hitchcock y el derecho Duque Hernández. El abridor número uno será el múltiple ganador del Cy Young, Roger Clemens (17 victorias), seguido por Mike Mussina (19) y Andy Pettitte (16).

PUBLICIDAD

Nick Johnson, primera base novato, con buen contacto y poder, defensivamente es mejor que Giambi, quien podría asumir el papel de bateador designado. Johnson es paciente en la caja de bateo y busca llegar a las bases con inteligencia (.400 en las menores).

Confíe en Big George y apueste a los Yanquis. De lo contrario, espere la Serie Mundial en octubre.

  • Comparta este artículo
Deportes

Yanquis: La Serie Mundial es su destino

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota