Hormonas generadas durante el ejercicio reducen el estrés y reducen la ansiedad que puede causar insomnio

Por: Irene Rodríguez 22 octubre
No importa el tipo de actividad física que usted realice, el resultado es el mismo: le hará dormir mejor. Los especialistas apuntan a que usted busque el que más le gusta.
No importa el tipo de actividad física que usted realice, el resultado es el mismo: le hará dormir mejor. Los especialistas apuntan a que usted busque el que más le gusta.

Si usted tiene problemas de insomnio o simplemente ya no duerme tan bien como antes, la respuesta puede estar en salir a hacer ejercicio. Y, si se siente que ya no rinde tanto como antes en su programa de actividad física y quiere mejorar sus resultados, es muy posible que deba revisar cómo está durmiendo y buscar hacerlo más y mejor, para así llegar a mejorar su desempeño.

Estas son las conclusiones de una revisión de más de 100 estudios médicos desarrollada por el Insitituto de Investigación Biomédica de París y publicado en la revista SleepMedicine Reviews.

Los investigadores pudieron ver distintas razones por las cuales una cosa ayuda a la otra, y, si una de ellas está mal, es muy posible que la otra vaya a fallar.

¿A qué se debe? El análisis indica que el metabolismo del sueño y el de la actividad física están íntimamente relacionados.

Por un lado, si realizamos ejercicio como un hábito es muy normal que al final del día estemos más cansados que si solamente lleváramos actividades sedentarias detrás de una computadora o estuviéramos acostados o sentados viendo televisión. No es necesario realizar actividades vigorosas, las actividades moderadas, como caminar y darle vueltas a la manzana ya muestran mejoría.

Para Roberto Solano, fisiólogo del ejercicio costarricense, esta relación es vital: "ejercicio físico y sueño van de la mano. No podemos descuidar ninguno de los dos. La actividad física nos va a ayudar no solo a dormir las horas necesarias, si no a que este sueño sea de calidad".

Otra de las razones por las cuales la actividad física ayuda a un sueño más reparador es que las endorfinas, hormonas generadas durante el movimiento activo del cuerpo, ayudan a bajar el estrés, y un menor nivel de tensiones resulta en más y mejores horas en la cama.

¿Cuál actividad realizar? Solano indica que no es necesario pagar un gimnasio y mucho menos un entrenador personal. Con que usted elija su actividad favorita, ya sea caminar, trotar, bailar o jugar fútbol y lo haga durante unos 30 minutos al día ya tendrá suficiente.

"Mucha gente se queja del tiempo, pero también se ha visto que los llamados 'weekend warriors' (guerreros de fin de semana) que solo hacen actividad física sábado y domingo durante más tiempo porque entre semana no tienen tiempo, sí tienen mejor salud", afirmó el especialista.

A la inversa

¿Por qué dormir bien nos ayuda a tener un mejor rendimiento en nuestros programas de ejercicio? Para el médico general Raúl Montero, dormir bien las horas adecuadas es indispensable para recuperar nuestro cuerpo y tener buena salud y un estado de forma óptimo.

Además, el análisis de París indica que durante las horas de sueño nos recuperamos y reducimos el estrés. Físicamente los músculos necesitan regenerarse, y lo hacen por las noches mientras dormimos.

Por otra parte, si se duermen menos de seis horas al día, el riesgo de lesiones es mayor.

"Cuando hacemos deporte, hacemos un desgaste físico más allá del que hacemos si estamos sentados. Nuestro cuerpo necesita de una recuperación mayor y ahí es donde entra la importancia de descansar. Los músculos de nuestro cuerpo se ven sometidos a un esfuerzo mayor y, si al día siguiente queremos hacer deporte en un estado de forma óptimo, deberemos contribuir a que estos mejoren, y esa contribución solo la tendremos durmiendo", declaró Montero.

Busque bienestar y sentirse mejor

Para Solano, una de las claves en cualquier actividad que desempeñemos durante el día está en no hacerla solo pensando en cómo beneficiará nuestra salud física, si no en pensar en ese bienestar que es tan necesario, no descuidar la salud mental ni nuestras emociones.

"Sí, necesitamos el buen dormir, el buen comer, pero también esas buenas relaciones con los demás y con nosotros mismos y ese contacto con la naturaleza", enfatizó.

"Podemos salir a caminar al alire libre con un amigo, ojalá a un parque, y eso nos va a dar ese contacto con la naturaleza y el compartir con otra persona, eso nos va a dar mayor bienestar", añadió.

Para el especialista, es neceario analizar lo que estamos haciendo y ver cómo esto afecta esa sensación de bienestar tan necesaria.

Tome nota

* Analice y reflexione qué le gusta a su vida, qué le hace sentir bien y la da energía

* Vea el tiempo que tiene y cómo podría distribuirlo

* Haga estrategias con base en su realidad: horario de trabajo, tiempo que dura desplazándose, tiempo de estudio, familia, hijos, ingresos

* Sea consciente de que nada está escrito en piedra y todo puede cambiar

* Si sus circunstancias cambian o hay una nueva cosa que le llama la atención, reprograme