Archivo

Al calor de su trabajo en pos de formar una coalición opositora de centro izquierda, el

Mariano Figueres: ‘Sale el chorizo de la semana y nadie se asombra’

Actualizado el 17 de febrero de 2013 a las 12:00 am

Al calor de su trabajo en pos de formar una coalición opositora de centro izquierda, el menor de los hijos de José Figueres Ferrer afirma que la oposición no ha logrado generar suficiente conciencia en la población y que Johnny Araya, pese a que tenga buenas intenciones, será absorbido por la estructura de poder del PLN.

Mariano Figueres Coordinador de pro coalición opositora

Archivo

Mariano Figueres: ‘Sale el chorizo de la semana y nadie se asombra’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Mariano Figueres Olsen, hijo y hermano de expresidentes, coordina un grupo de la sociedad civil que intenta crear una coalición de centro-izquierda para enfrentar al Partido Liberación Nacional (PLN) y su modelo, el cual considera equivocado. El empresario, de 52 años, habló del tema con La Nación :

Dentro de Liberación, al final ganan los no aristas. ¿Cómo ve ese movimiento no arista representado por Johnny Araya?

Con la salida de Rodrigo Arias, la gente tiende a pensar que Liberación se corrió un poquito a la izquierda o que está volviendo a sus raíces socialdemócratas. Eso es solo en el imaginario. Por mejores intenciones que tenga un candidato como Johnny Araya, es parte del mismo modelo, de la misma maquinaria electoral clientelista, de las mismas estructuras del poder que han venido fomentando la corrupción y la impunidad. Cambiaron el candidato, pero tenemos en frente lo mismo.

Johnny Araya nace de un partido de izquierda, ¿cómo lo evalúa hoy? ¿Mantiene esas raíces?

Cuando uno está dentro de un amarre de hilos de poder, por mejores intenciones que él pueda tener, no veo ninguna posibilidad que se rompa con la conducción actual del país. Yo, por esa extracción de izquierda que él tiene, por la familia de donde viene, toda la familia son muy amigos míos, yo he tenido muchísima amistad con Johnny y esto no es una diferencia personal, es una diferencia ideológica de visión de país, y es algo donde vemos que, por mejores intenciones que él tenga, no va a poder romper con eso.

¿Entonces Johnny Araya es parte de ese entramado o sería absorbido?

Hoy se le presta la oportunidad de estar donde está y, de nuevo, siento que el sistema lo absorba. No le estoy evadiendo la respuesta, sino que no la tengo clara. No se trata de valorar si él tiene buenas o malas intenciones. El punto es la realidad que lo rodea a él. ¿Ve al arismo trabajando para él o lo ve aislado?El arismo en su cara visible está de retirada obviamente, sin embargo, eso no significa que estén fuera del engranaje que propone a Johnny para presidente.

PUBLICIDAD

Cuando dejó el PLN, usted dijo que los líderes traicionaban los principios del partido y tenían una cultura de servirse a sí mismos. ¿Lo ve igual o hay mejoría?

Igual solo que más descarapelado. Ahora ni se sonrojan, en este país hemos perdido la capacidad de sonrojo. Sale el chorizo de la semana y ya nadie se asombra, nos echamos una risa.

¿Y por qué si la gente lo vive, la oposición no se posiciona?

En la oposición no hemos logrado generar suficiente conciencia en la población. Por otro lado, está el mismo modelo que vivimos, toda esta marea de consumismo, individualismo y la antipolítica. Toda la corrupción que ha habido alrededor de la política y todo el incumplimiento de promesas han hecho que la gente se desencante de la política y eso lo aprovecha el sistema actual.

La oposición en el Legislativo... ¿No hace suficiente?

Es que la Asamblea no es representativa del espectro político nacional. Aquí el partido más grande es la gente sin partido y ¿dónde está representado en la Asamblea?. Además, tenés partidos turecas que dicen que son de oposición, pero no son, y entonces la gente dice ‘¿eso es oposición?, pa’ qué oposición, me quedo con el Gobierno’.

Hace tres años hubo un intento de alianza entre Alianza Patriótica y el PAC. Ahora, no lo hacen a través de partidos, sino de sociedad.

En el reconocimiento de que el partido más grande es la gente sin partido, decidimos arrancar el esfuerzo de coalición de abajo hacia arriba. En vez de buscar arreglos de cúpulas, reunir personas. En una segunda etapa, buscar sectores de la sociedad civil y construir juntos la propuesta temática. La tercera etapa, que toca el próximo mes, es sentarse con actores políticos porque tenemos que inscribirnos a través de partidos políticos. ¿Y esta gente es ‘sin partido’?Cuando arrancamos, más de la mitad de la gente que llegó es gente totalmente sin partido.

¿Cómo esperan que gente sin partido acepte ser representada por partidos de los que posiblemente no quieren saber nada?

Si logramos construir la propuesta de acción en conjunto y se logra amarrar un compromiso de cumplimiento, estoy seguro de que sí caminamos. Lo difícil es que la gente comience a creer de nuevo.

PUBLICIDAD

¿Y usted confía en las cúpulas?

Diputado de la coalición que no cumpla con el programa de gobierno, va pa’ fuera, tiene que dejar sin fecha la carta de renuncia. Revocación del mandato, eso tiene que ser desde el presidente pa’ bajo.

Vi que hasta el calderonismo está representado...

Nosotros por nombre no le hemos dicho que no a nadie. Las mismas ideas que arman la coalición son zaranda, así de sencillo. Por ejemplo, salud, ¿cómo garantizaremos (la pregunta lleva curva, dice), dentro de un Estado solidario la salud de sus habitantes? Se fue Otto Guevara, ahí no está con la pregunta y, si ves la respuesta, peor.

¿Cómo evitar una repartición de puestos, de cuotas de poder?

¿Cómo evitar que alguien diga yo firmo esto, echo la chayotera, estoy de acuerdo con esta carajada, flun! Si algunos fueran tan carebarros de hacer eso, ya habría que, feamente, decirles que no (se ríe).

¿Ve figuras en oposición con carisma para llevar las ideas?

Nosotros hemos sido un país caudillista. Eso es una de las cosas que hay que a cambiar. Decirle a la gente debatamos las ideas. La coalición, para que sea sostenible, tiene que ser alrededor de ideas.

¿Con el calderonismo?

Creo que hay muchas ideas comunes. No hemos hablado con Rafael Ángel Calderón porque la posición que tenemos de él es que está retirado de la política hasta tanto no arregle sus cosas.

¿Epsy Campbell?

Le daríamos la bienvenida siempre que aclare cuestionamientos. Compañeros que participan tienen una lista de consultas.

  • Comparta este artículo
Archivo

Mariano Figueres: ‘Sale el chorizo de la semana y nadie se asombra’

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Esteban Oviedo

eoviedo@nacion.com

Editor de Política

Editor de Política. Es bachiller en Periodismo por la Universidad Federada. Recibió el premio de La Nación como “Redactor del año” en el 2005 y en el 2007 recibió el premio Jorge Vargas Gené.

Ver comentarios
Regresar a la nota