Archivo

Para Laura, de hace casi tres décadas'

Actualizado el 23 de diciembre de 2012 a las 12:00 am

Necesitoque sepásalgunascosas'

Archivo

Para Laura, de hace casi tres décadas'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Mi querida Laura de 12 años: A las puertas de los 40, necesito que sepás algunas cosas. Los pitufos no eran satánicos ni comunistas y los Superamigos se separaron. Suele pasar con los amigos. Pero los verdaderos son pocos y tendrás unos cuantos maravillosos. La plata recaudada con las camisetas y la canción We are the world no acabó con el hambre de África ni del resto del mundo. En realidad, todo sigue peor. La desigualdad aumentó y la pobreza también. El culto a los “chunches” causó todo. Ahora entre la comunicación global, la tecnología total y el Iphone, el Ipod, la pantalla plana y otras cosas que te harán mucha gracia, se olvidó a las personas que tienen hambre y que sobreviven con lo mínimo cada día. Es lamentable, pero el mundo seguirá desechando a los pobres y se empeñará en crear más. Serás politóloga y trabajarás en un lugar donde se ayuda a la gente.

Tu mascota, el gatito Ninfo, no se fue de casa, parece que lo fueron por insurrecto. Vas a tener muchos gatos en tu propia casa (¡bueno, será tu casa cuando pagués la hipoteca y falta mucho!); y paciencia porque hasta perros tendrás. No te vas a casar ni tampoco vas a parir. Pero vas a vivir intensamente y te encantará conocer el amor. La menstruación duele, pero no te va a matar. Embarazarse soltera ya no será el top de las metidas de pata; el problema será el sida, las drogas y las pandillas. Parece que también las comidas rápidas que encontrarás en cada esquina. Sé paciente, luego de un tiempo –en realidad años–, Heredia volverá a ser campeón de futbol, lo celebrarás como una niña y te fascinará tener una bandera del Team e n el jardín de la casa. Volverán a dar las novelas Los ricos también lloran y Rosa salvaje, pero te interesarás más por las brasileñas y por una llamada El clon.

Saldrás adelante. Vas a lograr salir adelante. Sé cuánto te preocupa, pero sí, tendrás una profesión que te dará de comer y te permitirá tomar un delicioso vino tinto los fines de semana. Te encantará cocinar, aunque no podás creerlo. Por cierto, tranquila, no sos fea, solo algo más alta y gruesa. Las caderas grandes no serán el fin del mundo. Te tomará tiempo comprenderlo, pero lo harás y serás feliz con eso. No te vas a curar de la vista. Tampoco sos tonta, solo pensás en cosas distintas. Antes de los 20 comenzarán a salirte canas y no se verán mal. Dios existe, será tu certeza. El amor de la vida también existe, será tu certeza. Vendrá con la madurez y lo sabrás al ver su sonrisa y su capacidad de asombro intactas.

PUBLICIDAD

El amor y el desamor. Vas a conocer el amor y también el desamor. Los dos duelen y ambos te enseñarán valiosas lecciones. Ninguno de los dos mata, pero con uno de ellos podrás perder peso eficazmente. Las verduras, comprobado que no son veneno, y el aguacate terminarán encantándote. Tu mamá en realidad te ama y cuando te des cuenta de que solo quería lo mejor para vos, serás muy feliz. Tu papá te quiere pese a su ausencia y a que pasés la vida dudándolo. Con los años se acercará un poco más. Entenderás que ambos hicieron su mejor esfuerzo y dejarás de juzgarlos cuando te des cuenta de que antes que papás, son seres humanos.

Algunas cosas cambiarán. El Papa ya no será Juan Pablo II y pese a que seguirás siendo protestante, aceptarás con agrado total que los católicos lo quieran hacer santo. Él será tu favorito, mucho más que predicadores como Billy Graham, de quien terminarás decepcionada. Por cierto, sabrás que los musulmanes no son terroristas ni tampoco satánicos; y que Alá no es otro Dios como te dijeron un día en la iglesia, sino el mismo nuestro, solo que así es su nombre en árabe. Son gente buena. Los judíos no son perversos, no es cierto que todos son millonarios; y sí es cierto que son solidarios y con misericordia por el prójimo. Tampoco es cierto que solo se quieren entre ellos. Encontrarás muchos ejemplos maravillosos. Son gente buena. Los problemas en Palestina seguirán y para no crearte expectativas; no sé realmente si algún día van a terminar. Te cuento que ni Gadafi ni Mubárak serán vitalicios, eso se quedó solo para las ollas Rena Ware' por dicha. Y bueno, la verdad no sé qué decirte de Fidel Castro...

Algunas cosas no cambian. Efectivamente, la democracia no sirve, pero es lo que mejor funciona dentro de las opciones posibles. Terminarás defendiéndola. Los señores diputados siguen siendo esos padres de la patria, que tantas veces generan deseos de orfandad. Habrá más madres de la patria ocupando curules. En general, ellos siguen actuando igual y el pueblo también, a la hora de criticarlos por sus acciones o inacciones. No van a terminar de gustarte. El país avanzará menos, habrá más personas pobres y menos ricos con más plata, pero –como siempre– no lo notaremos y seguiremos creyendo que todo es perfecto y que somos los más inteligentes, suertudos y corrongos de Centroamérica. Esa idea que más bien nos atrasa sigue viva, aún pese a que ahora hay un estudio anual que nos pasa diciendo que vamos mal y que urgen cambios. No haremos mucho caso. El Gobierno parece esforzarse y el pueblo no siempre hace su parte, a ratos solo se dedica a exigirle al Gobierno. Por cierto, vas a vivir en el país más feliz del mundo.

PUBLICIDAD

Ricky Martin seguirá perfecto y divino; Chayanne llegará a cantar mejor. Julio Iglesias cantará igual. Madonna será siempre un ícono. Juan Gabriel no cantará igual, pero seguirá tomando el micrófono. Cantinflas, Michael Jackson y Rocío Durcal fallecieron. Abuelita te va a durar muchos años más. Está viva. Te salvará y podrás vivir unos años hermosos con ella. Serás feliz en su humilde casa, donde tendrás por fin un hogar. Aprenderás ahí que los chunches no traen felicidad. El fin del mundo no llegó con la secta de los que se iban a montar en la cola de un cometa. Eso sí, tal fin se anuncia con la frecuencia necesaria para que no se nos ocurra dejar de esperarlo. Pero no importa, seguiremos comportándonos como si fuéramos a vivir eternamente. Ahora, el fin del mundo, está a cargo de la profecía de los mayas, unos días antes de Navidad.

El ser humano. Conocerás mucha gente y sabrás que del ser humano se puede esperar crueldad, desprecio, injusticia y banalidad. Pero, también, encontrarás en muchos de ellos bondad, solidaridad, amor profundo, entrega y manos bondadosas que te ayudarán a llegar a las cimas que te propongás alcanzar.

Faltan montañas, lo sabrás siempre a su tiempo. Seguirás avanzando y eso estará bien porque los sueños esperan para cumplirse y buscarlos te formará el carácter. Eso sí, despacio con todo porque precisa. Te operarán la rodilla como consecuencia de haber jugado básquet en el cole. Sí, jugarás algo más que ajedrez. Serás banca, pocas veces titular y lo agradecerás cuando tu rodilla comience a doler.

Viene enero. Parece que llegarás a los 40. Ya casi viene enero y por eso te escribo. Quiero que no tengás miedo. Te irá bien.

Es cierto, la vida seguirá llena de obstáculos, pero también de maravillosos colores y matices. Es hermosa y dichosamente imperfecta. Abrazala siempre y permití con humildad el abrazo divino de Dios. Vas a sufrir, pero también a reír y a ser feliz. Seguirás caminando' me comprometo a hacerlo mientras pueda y si la vida, bondadosa me deja seguir habitándola, volveré a reportarme con vos dentro de 20 años para contarte, como pinta la segunda parte de tu historia.

Todo lo que vivirás valdrá la pena con risa y llanto incluidos. Pero no apurés el paso, que de todas formas el tiempo no se detiene, a nadie perdona ni espera y ya solito va pasando demasiado rápido. Con amor, Laura a los casi 40.

  • Comparta este artículo
Archivo

Para Laura, de hace casi tres décadas'

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota