Archivo

Jugándose la carrera en un monitor

Actualizado el 21 de octubre de 2012 a las 12:00 am

Las competencias profesionales de DEPORTES ELECTRÓNICOS llegaron para quedarse. Un pozo de varios MILLONES DE DÓLARES reunió, durante dos fines de semana, a miles de fanáticos en la costa oeste estadounidense.

Archivo

Jugándose la carrera en un monitor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

En el escenario están dos equipos de cinco hombres enfrascados en un duelo a muerte: el ganador se irá a casa con $1 millón y el trofeo de campeón mundial. Desde la audiencia, 6.000 fanáticos que abarrotaron el Estadio de Básquetbol de la Universidad de California del Sur observan cada movimiento y una pantalla gigante reproduce la acción que ven los jugadores en sus monitores.

¿En sus qué? Sí, monitores. Esta es la final del Campeonato Mundial de League of Legends, un videojuego que está revolucionando el mundo de los deportes electrónicos. El domingo 14 de octubre los aficionados abarrotaron un estadio en Los Ángeles, que tradicionalmente presencia otro tipo de competiciones, para ver al equipo taiwanés Taipei Assasins llevarse la corona.

En sus casas, millones de personas vieron los cuatro juegos de la final por Internet –el máximo alcanzado en un solo momento fueron 900.000 seguidores– con transmisiones en una docena de idiomas y eventos en bares de una veintena de ciudades. El evento lo abrió una orquesta en vivo, mientras las luces centelleaban cual concierto de Iron Maiden.

Desde su lanzamiento en octubre del 2009, League of Legends (LoL) ha amasado una base de jugadores que ya suma los 70 millones. En cuestión de dos años, pasó de juego primerizo a un multigalardonado campeón de los fanáticos.

La “Temporada 2”, que empezó oficialmente hace un año, ha dado de qué hablar pues Riot Games, empresa detrás del videojuego, hizo un anuncio descabellado: los premios en metálico para la temporada sumarían $5 millones, la cifra más alta en la historia de los e-sports (deportes electrónicos), de los cuales $2 millones quedaron en la final.

{^SingleDocumentControl|(AliasPath)/2012-10-21/RevistaDominical/Articulos/RD21-LEGENDS/RD21-LEGENDS-summary|(ClassName)gsi.gn3quote|(Transformation)gsi.gn3quote.RevistaDominicalQuoteSinExpandir^}

Los torneos profesionales de videojuegos no son cosa nueva: desde el 2000 se realiza el World Cyber Games, un evento que reúne a alrededor de un millón de gamers de todo el mundo en diferentes categorías y, por ejemplo, en Corea del Sur los gamers son celebridades de primer nivel. Otros juegos como Starcraft han gozado de aceptación y prestigio durante años, siendo estandarte de la escena competitiva en e-sports.

PUBLICIDAD

Entonces, ¿qué hace a este videojuego diferente a otros? Su crecimiento desaforado en tres años, el hecho de que es gratuito y la furiosa lealtad que ha provocado en sus millones de seguidores a nivel mundial.

El juego

League of Legends es simple: los jugadores se agrupan en equipos de cinco y cada uno elige un personaje de una larga lista. Los equipos aparecen en una base en esquinas opuestas de un mapa (nadie diga ‘boxeo’ todavía) y el objetivo es destruir la estructura enemiga.

Para hacerlo, deben eliminar al equipo contrario, junto a torres de vigilancia y defensores computadorizados que protegen la base. Fácil y sencillo. De hecho, está basado en el mapa Defense of the Ancients y quien diseñó ese juego arrancó LoL.

El tema se complica si se considera que, en la escena competitiva, los jugadores profesionales dedican jornadas enteras a la planificación de estrategias, al estudio de sus rivales y a la ejecución de sus maquinaciones. A todas luces, un trabajo de tiempo completo.

Los jugadores y los equipos, son ubicados en un ránquin y ganan o pierden puntos al competir. De este modo, el videojuego se vuelve más competitivo, con usuarios obsesionados por mejorar y por vencer a los demás. Pero, ¿no se parece esto a deportes como el tenis, el boliche o el mismo ajedrez?

¿Deporte?

“Lo más emocionante de League of Legends es que el juego está diseñado para ser un deporte. Es una experiencia competitiva, donde cinco se enfrentan a cinco, en partidas de 35-45 minutos”, le explicó a ESPN (el canal de deportes) el presidente de Riot Games, Brandon Beck.

Con miras a la final en Los Ángeles, varias docenas de equipos de todo el mundo iniciaron el camino en setiembre del año pasado. Torneos regionales en Seattle, Colonia, Shangai, Singapur y Seúl llevaron a 15 equipos hasta la gloria de la final mundial.

¿Cómo funcionan los equipos profesionales de jugadores de videojuegos? ¿No es eso un pasatiempo para adolescentes?

Resulta que League of Legends mueve pasión, dinero y disciplina. Las escuadras profesionales usualmente tienen contratos de patrocinio, practican diariamente y durante horas analizan partidas para comprender mejor el funcionamiento del juego. A veces los entrenamientos se extienden hasta por 12 horas' ¡Y uno que pensaba que la Sele le ponía!

PUBLICIDAD

Si miran al escenario durante un torneo, verán cinco jugadores uniformados con el nombre del equipo y de sus patrocinadores. Antes de la partida, sus entrenadores les darán algún mensaje final o, si no lo tienen, el capitán tomará la palabra. En ese contexto, es normal una exigencia descomunal.

“Los equipos estadounidenses no vienen aquí a ganar sino a hacer un espectáculo. Vienen con sus novias, se relajan, en su tiempo libre no entrenan y así funciona la escena ahí. Cuando finalmente empiezan a entrenar, ya es tarde”, explica Alexey Alex Ich Ichetovkin, capitán del equipo ruso Moscow 5.

Ichetovkin es de los pocos gamers profesionales que está casado. A sus 20 años, su esposa lo acompaña en su pasión, aunque no a un nivel de élite, pero afirma que disfruta el juego.

Él no es el único que disfruta el encanto marital de los videojuegos. Tras su boda, una semana antes de las eliminatorias mundiales en Los Ángeles, una pareja de gamers decidió que el viaje a las finales sería su luna de miel. ¡No se engañen! En el álbum que publicaron en Internet, quien posó para fotos con la gran mayoría de los profesionales fue ella, no él.

Gamers ticos

LoL ha cautivado a los jugadores ocasionales: entre julio del 2011 y junio del 2012, usuarios alrededor del mundo estuvieron en línea hasta 1.200 millones de horas, batiendo a otros grandes juegos del mercado en tiempo de juego.

Costa Rica no es la excepción y los gamers se han reunido en cuatro ocasiones durante los últimos dos años para realizar torneos. Incluso, hay una comunidad competitiva estable con al menos cuatro equipos consolidados y varios más que van y vienen.

“Es muy atractivo que solamente sean juegos de 45 minutos, que pueden ser antes de ir al trabajo o a la universidad. De este modo, no se requiere de muchas horas de juego para divertirse. Mientras que otros tipos de juego exigen dedicarles demasiadas horas”, explica Enrique Lang, uno de los moderadores del grupo League of Legends Costa Rica en Facebook.

Este grupo ofrece un espacio para la discusión de estrategias entre nacionales, pero también permite que gamers ticos se conozcan y jueguen entre ellos. Creado por Ernesto Quijano hace poco más de un año, ahora agrupa a casi 1.500 hombres y mujeres aficionados a LoL.

{^SingleDocumentControl|(AliasPath)/2012-10-21/RevistaDominical/Articulos/RD21-LEGENDS/RD21-LEGENDS-quote|(ClassName)gsi.gn3quote|(Transformation)gsi.gn3quote.RevistaDominicalQuoteSinExpandir^}

En las últimas dos semanas, estos costarricenses fueron parte de los millones de personas que ingresaron en línea a ver las partidas de la final de la ‘Temporada 2’, que finalizó ayer sábado. Ese es otro récord que batió el juego: durante este año tuvo la mayor cantidad de usuarios conectados viendo partidas que transmitían los profesionales por Internet.

Una partida usual del circuito profesional de League of Legends tuvo, durante el año pasado, más fanáticos al borde de la pantalla que un encuentro promedio de la MLB norteamericana en ESPN.

Mientras hoy empacan luces y cables de Internet en Los Ángeles, ya se preparan los bocetos para el próximo año: Riot Games organizará una liga profesional, con ocho equipos en cada una de sus tres principales regiones: Europa, Asia y Norteamérica.

Además planean que los jugadores de estos circuitos reciban salarios fijos y viáticos para competir en torneos, de modo que, si quieren, puedan enfocarse tiempo completo al juego.

Brandon Beck tiene claro el futuro de su empresa: “Esto contribuye a que el juego desarrolle su potencial, porque queremos evitar que nuestros jugadores tengan dificultades y se vean obligados a conseguir trabajos parciales para pagar su manutención. Queremos que ser un gamer profesional sea una oportunidad de carrera totalmente viable”.

  • Comparta este artículo
Archivo

Jugándose la carrera en un monitor

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota