Archivo

Conferencia internacional en Roma

Desnutrición sigue siendo un grave reto en este siglo

Actualizado el 19 de noviembre de 2014 a las 12:00 am

La obesidad y el ‘hambre oculta’ son dos males presentes en el mundo de hoy

Archivo

Desnutrición sigue siendo un grave reto en este siglo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Roma. AFP. Líderes y representantes de más de 190 países, organismos intergubernamentales, miembros de la sociedad civil y empresas privadas se reúnen esta semana, en Roma, para debatir sobre la desnutrición, uno de los mayores desafíos del siglo XXI que afecta a los países ricos y pobres.

La Segunda Conferencia Internacional sobre Nutrición , organizada en la sede de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y Alimentación (FAO) , 22 años después de la primera cumbre, fue convocada dado que la economía mundial, los sistemas alimentarios y el estado nutricional de la población en todo el planeta han cambiado significativamente desde entonces, reconocieron los organizadores.

“Nuevos males y demonios han surgido, como el de la obesidad, que no es un problema solo de los países ricos, o el del hambre oculta, por la mala calidad de los alimentos que se consumen, problemas que se han convertido hoy en día en una prioridad”, explicaron fuentes diplomáticas latinoamericanas.

Un niño somalí sufre las consecuencias de la desnutrición. En ese país, las sequías y los conflictos armados afectan las cosechas.   | ARCHIVO
ampliar
Un niño somalí sufre las consecuencias de la desnutrición. En ese país, las sequías y los conflictos armados afectan las cosechas. | ARCHIVO

Al término de tres días de reuniones, del 19 al 21 de noviembre, y varios meses de debates, se aprobará la llamada Declaración de Roma sobre la Nutrición, en la que los países y organizaciones se comprometen a respetar importantes puntos y estrategias para combatir la desnutrición y, sobre todo, mejorar la calidad de los alimentos.

La declaración, que tiene un carácter político, estará acompañada por el Plan de Acción, una suerte de guía técnica, con 60 recomendaciones, no vinculantes, entre ellas la de favorecer una alimentación sana y apropiada, un principio defendido por los países latinoamericanos, que combaten por no perder su identidad cultural y alimentaria.

La desnutrición, que ha asumido un carácter global, ya que afecta tanto a los países en desarrollo como a los desarrollados, será abordado también ante la asamblea por el papa Francisco el próximo jueves, quien visitará para la ocasión la sede central en Roma de la FAO.

Fenómenos como el “despilfarro de alimentos” y la mentalidad corriente de considerar el hambre como “un hecho ineluctable”, han sido denunciados por el Pontífice argentino, tradicionalmente sensible a esos temas.

Además de Francisco participarán la reina Letizia de España, el rey Letsie III de Lesotho, la primera ministra de Bangladesh, Sheikh Hasina, y Melinda Gates, y más de 100 ministros de agricultura, salud y otros sectores.

PUBLICIDAD

“Hambre oculta”. Unos 2.000 millones de personas, aproximadamente un tercio de la población del mundo en desarrollo, sufren carencia de alimentos, como falta de vitamina A, sal yodada, hierro, zinc, según estudios de la FAO.

Se trata de un “demonio” nuevo, conocido como “hambre oculta”, porque la persona, aunque en apariencia resulta bien alimentada, sufre una desnutrición crónica, asunto que tiende a no ser tomado en cuenta por la sociedad en general, pero que los expertos de Naciones Unidas consideran clave debido a que acarrea problemas tanto de salud como económicos.

“Los costos de la desnutrición son altísimos para la población. Según los estudios, 161 millones de niños presentan retraso en su crecimiento por la carencia de alimentos”, dijo Leslie Amoroso, experta en nutrición de la FAO.

La desnutrición constituye “un freno al desarrollo”, sostuvo Amoroso, quien menciona entre los problemas la baja productividad laboral de las personas con desnutrición crónica.

Otro mal de la sociedad moderna, que afecta a capas enteras de poblaciones de los países desarrollados como a aquellos en vía de desarrollo, es el de la obesidad.

Los datos divulgados por la FAO y por la Organización Mundial de Salud (OMS), organizadores de la cumbre, resultan sorprendentes y preocupantes, ya que 500 millones de adultos son obesos, un fenómeno que ya es típico del nuevo milenio.

Según los datos de la FAO, México desbancó este año a Estados Unidos como el país con más obesidad en el mundo con el 32,8% de adultos obesos contra 31,8 por ciento.

La política de dar o generar dinero a las familias rurales para combatir el hambre no parece ser suficiente en ese país, ya que a menudo gastan esos fondos en frituras y refrescos, en lugar de adquirir alimentos nutritivos y sanos.

Pese a que la lucha contra el hambre en el mundo ha logrado importantes resultados al reducir el número de personas con hambre de casi mil millones en 1992 a 805 millones, se sigue pasando hambre y sobre todo se necesita que los alimentos sean también sanos, completos y “apropiados”.

  • Comparta este artículo
Archivo

Desnutrición sigue siendo un grave reto en este siglo

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota