Archivo

Crítica de artes

Crítica de artes acerca del Circo del Sol: Poesía escénica

Actualizado el 02 de junio de 2013 a las 12:00 am

Dominio: todos los números tienen un alto grado de dificultad técnica

Archivo

Crítica de artes acerca del Circo del Sol: Poesía escénica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         En Varekai, intervienen más de 50 artistas de diferentes nacionalidades. Mayela LópezMultiétnico.
ampliar
En Varekai, intervienen más de 50 artistas de diferentes nacionalidades. Mayela LópezMultiétnico.

El Cirque du Soleil (Circo del Sol) fue fundado en 1982 por Giles Ste-Croix, Guy Laliberté y otros jóvenes canadienses, con el objetivo de mezclar el arte circense y callejero, sin animales que sufren, con trajes extravagantes, iluminación y música original. Desde 1885, cuando presentaron la obra que dio nombre a la agrupación, no han dejado de trabajar y, en este momento, la agrupación tiene 32 espectáculos en su haber y algunos son presentados simultáneamente alrededor del mundo.

Varekai es el título del montaje que traen a Costa Rica, el cual se estrenó en 2002 y cuyo título significa en cualquier lugar. Esta palabra proviene de la lengua romaní (de los gitanos) y, con ello, pretenden hacer un tributo al alma y al arte de la tradición del circo que lleva a todos los espectadores a Varekai, bosque poblado de seres extraordinarios.

El espectáculo tiene cuatro personajes principales: Ícaro, quien cae en un mundo desconocido tras perder sus alas por el intento de volar hacia el sol, sufriendo una metamorfosis que le permite entender y apreciar cosas desconocidas. La Prometida, quien será su soporte para entender la nueva realidad. Además, el Guía, que es el responsable del cambio, y el Vigía, un viejo inventor, apasionado por la comunicación y recolector de recuerdos que trata, por todos los medios, de que los personajes superen su destino.

Varekai , concebido y dirigido por Dominic Champagne, está constituido por 13 escenas intercaladas con episodios cómicos, entre las que se pueden observar a los intérpretes realizar movimientos en los aros aéreos, equilibrio sobre varas, correas aéreas, malabarismos, solo con muletas, triple trapecio, meteoros de agua y columpios rusos. También, los artistas ejecutan composiciones complejas por la precisión requerida en Superficies deslizantes , El vuelo de Ícaro , La danza giorgiana y Los juegos icarianos .

Varekai es una creación interdisciplinaria y, en ella, todos los elementos escénicos juegan un papel preponderante y están calibrados para lograr una unidad estética. En este sentido, cada artista aportó significativamente, ejemplo de lo anterior fue el vestuario multicolor creado por Eika Ishioka y la bella escenografía realizada por Stéphane Roy, que es la que contribuye a ambientar ese bosque encantado, el cual fue amalgamado por el diseño de iluminación de Nol van Genuchten. Por su parte, la música en vivo es responsabilidad de Violaine Corradi y el maquillaje fue pensado por Nathalie Gagné. De igual forma, para Varekai es fundamental la coreografía de Michael Montanaro y Bill Shannon, así como y las actuaciones de los payasos dirigidas por Cahal McCrystal.

PUBLICIDAD

Con sus interpretaciones y proyección escénica, los cómicos Steven Bishop y Gabriela Argento se ganaron al público, así como Gordon White en el papel de Vigía.

Alena Zhuravel, tanto en el papel de la prometida, como en el solo de equilibro sobre las varas, nos cautivó por la belleza y riesgo de sus rutinas. Lo mismo sucedió con Katja Kortstrom en el aro aéreo.

Rafhael Bothelo se lució en el interesante solo con muletas; sin embargo, a Mark Halasi en el papel de Ícaro le faltó proyección.

En la escena final del show , los 12 hombres de que intervinieron en los trapecios rusos nos dejaron sin aliento.

Varekai es un bello el espectáculo para disfrutar y mantiene al público atrapado por tanto detalle que requiere de un alto grado de dificultad en la ejecución y en la técnica circense.

No obstante, llegar y salir del sitio fue una odisea, y con esto reitero que Costa Rica ya necesita un espacio donde se puedan montar espectáculos de este calibre en condiciones ideales.

  • Comparta este artículo
Archivo

Crítica de artes acerca del Circo del Sol: Poesía escénica

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota