Archivo

Consejera fue a traer turismo médico y terminó en la Unesco

Actualizado el 20 de junio de 2011 a las 12:00 am

Tesorero de la campaña del PLN abogó por nombrar a la hija de una amiga

Suiza rechazó su designación y el Canciller la trasladó a Embajada en París

Archivo

Consejera fue a traer turismo médico y terminó en la Unesco

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

                         Alexandra Pino estuvo poco tiempo  en Suiza. Durante su estadía allá, un periódico local de Berna  le dedicó una nota social a su relación con un funcionario del Gobierno suizo, a quien conoció en marzo. | REPRODUCCIóN
ampliar
Alexandra Pino estuvo poco tiempo en Suiza. Durante su estadía allá, un periódico local de Berna le dedicó una nota social a su relación con un funcionario del Gobierno suizo, a quien conoció en marzo. | REPRODUCCIóN

Campeona de equitación, aficionada al buceo, escalamiento de montañas, natación, gimnasio, esquí de hielo desde los 4 años, cursos de vinos y degustaciones a nivel nacional e internacional, gran afición por el arte, varios cursos de alta cocina y juez internacional ecuestre.

Esto es parte de los atestados que incluyó en su currículo Alexandra Pino Mora, una amiga de Jorge Wálter Bolaños, extesorero de la campaña política de Laura Chinchilla y quien abogó por su designación como ministra consejera y cónsul de Costa Rica en Suiza.

El suyo es uno de los nombramientos políticos que ha realizado el canciller, René Castro Salazar, desde que asumió su cargo el 8 de mayo del 2010.

Bolaños y Castro justificaron su elección con el argumento de que Pino fue enviada a Europa para atraer turismo médico al país.

La Nación intentó hablar con Pino para conocer el detalle de su experiencia en el campo diplomático. Vía telefónica, ella manifestó que no podía atender las consultas y aseguró que llamaría de vuelta.

No lo hizo, así como tampoco respondió a varios correos electrónicos que se le enviaron.

Viajes y ópera.Pino obtuvo su título profesional en administración de empresas hace 14 años. Desde entonces ha trabajado en negocios familiares, especialmente en la clínica de cirugía plástica de su papá.

En su currículo detalló que fue especialista en “Relaciones Internacionales y Mercadeo” de una joyería y organizadora de competencias ecuestres.

Señaló, además, que ha tenido “la oportunidad de viajar a muchos lugares del mundo y asistir a campamentos desde los 11 años de edad en diferentes lugares, entre ellos Australia, Boston, Suiza”.

“También desde joven una gran pasión por la ópera y la música clásica”, agregó en su resumen.

El Gobierno de Suiza rechazó el nombramiento de Pino, al invocar el artículo 11 de la Convención de Viena sobre Relaciones Diplomáticas, que faculta a los Gobiernos a “negarse a aceptar funcionarios de una determinada categoría”.

El rechazo a la designación de Pino se dio por medio de una nota formal enviada por los suizos el 11 de abril de este año.

Amistad.La incursión de Alexandra Pino en el mundo diplomático se produjo gracias a Jorge Wálter Bolaños, según manifestó este a La Nación.

PUBLICIDAD

“Efectivamente, le recomendé ese nombre a don René. Conozco a la mamá de ella desde hace casi 30 años. Hice muy buena amistad con ella. En tiempos de la campaña hablamos de cómo impulsar el turismo médico”, explicó Bolaños.

Consultado sobre la idoneidad de Pino para representar a Costa Rica en el exterior, René Castro también dijo que el objetivo de nombrarla en una embajada es el de atraer turismo médico.

“Es una profesional joven, en áreas que a nosotros nos interesa. Me la recomienda una persona de prestigio y le dimos la oportunidad”, explicó el ministro.

A causa del rechazo del Gobierno suizo, el Canciller trasladó a Pino a la misión costarricense ante la oficina de la Organización de las Naciones Unidas en Ginebra.

Sin embargo, el 1.° de junio de este año, el canciller y la presidenta Laura Chinchilla la trasladaron al puesto de ministra consejera ante la representación tica en la Unesco, con sede en París, Francia.

Este medio le consultó a Jorge Wálter Bolaños y René Castro qué tipo de turismo médico se podría atraer desde esa embajada.

“No le podría decir”, respondió el primero. El Canciller dijo: “Los lugares escogidos para promover el turismo médico son, en Europa, Suiza, Francia. Pero el traslado a la Unesco fue por un problema de salud de un funcionario”.

El 14 de abril, el director general del Servicio Exterior, Édgar García, recomendó al ministro Castro y a la entonces viceministra de Relaciones Exteriores, Marta Núñez, abrir un procedimiento administrativo contra Alexandra Pino, por ausentarse de su trabajo en la Embajada en Suiza durante casi una semana, sin permiso.

Este proceso disciplinario nunca se abrió, pese a que García advirtió en una carta que el caso prescribiría en menos de un mes.

El jueves pasado, el ministro Castro aseguró por escrito a La Nación que en mayo se inició una investigación sobre el caso en la Dirección Jurídica de la Cancillería y está “pronto a ser resuelto”.

Sin embargo, el director jurídico de la Cancillería, Carlos Vargas, reconoció, en una entrevista, que tal procedimiento nunca se inició.

“No se ha tomado la decisión”, aseveró Vargas durante una conversación con este diario.

  • Comparta este artículo
Archivo

Consejera fue a traer turismo médico y terminó en la Unesco

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota