Sucesos

Olfatos de 108 perros trabajan en cuerpos policiales, Cruz Roja y Bomberos

Ejército canino salva vidas y lucha contra el narco

Actualizado el 09 de marzo de 2014 a las 12:00 am

Instructores están preocupados porque no hay una ley que proteja a estos canes

Animales laboran a diario en calles, colegios, aeropuertos y sitios de emergencia

Sucesos

Ejército canino salva vidas y lucha contra el narco

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Imagen sin titulo - GN
ampliar
Imagen sin titulo - GN

Costa Rica cuenta con un ejército de babas, pelos, ladridos y, lo más importante, olfatos hiperdesarrollados. Son 108 perros que se desviven por rescatar personas y luchar contra el narco a cambio de que únicamente los complazcan jugando.

Algunos son Joe, Nube, Ónix, Cherry, Ástor, Ares, Akira, Flen, Max, Rambo, Ámbar, Areos, Balam, Kurt y Tecla. La mayoría son de la raza pastor belga malinois , labrador y golden retriever . Tienen temperamentos estables; son seguros, juguetones y de buen tamaño.

Entre los que destacan están Aquiles, un bloodhound especialista en detectar rastros de sangre y localizar cuerpos humanos. Nana, por su parte, es una terranova que se hace la muerta para que los bomberos impartan charlas a niños.

Todos esos ejemplares forman parte de ocho unidades caninas: la de Bomberos (tiene 5), Cruz Roja (7), Organismo de Investigación Judicial (12), Seguridad Pública (56), Adaptación Social (5), Policías Municipales de San José (16), Belén (3), Garabito (1) y Santa Cruz (3).

Los concejos de Heredia, San Rafael de Heredia y Escazú también poseen canes, pero no se pudieron obtener estos datos.

Los animales están entrenados para localizar personas vivas en estructuras colapsadas o en deslizamientos, detectar drogas ocultas en maletas o personas y hasta ubicar explosivos.

Imagen sin titulo - GN
ampliar
Imagen sin titulo - GN

Sus labores van desde revisiones en colegios, aeropuertos, requisas en cárceles hasta patrullajes en carretera y en el mar para detectar sustancias psicotrópicas.

Víctor Hugo Prado, de la Unidad Canina de Adaptación Social, indicó que analizan entrenar perros para detectar celulares durante las requisas en prisiones.

En la realidad, a esos canes se les considera como un bombero, rescatista o policía más, aunque ninguna ley los reconoce como tales ni los protege. Son perros de trabajo y sus instructores los entrenan a diario para perfeccionar la técnica y estar listos ante cualquier emergencia.

La Nación realizó un recorrido por varias de esas unidades. En la estación de Bomberos de Tibás, Kenay, un labrador de cuatro años, desde hace dos años, realiza acondicionamiento físico tres días por semana, dos veces recibe obediencia y los sábados hace prácticas de campo.

Kenay está entrenado para realizar búsquedas simples o encadenadas de personas. Su guía, Luis Bolaños, explicó que al perro lo bañan todas las semanas, recibe alimento de alto rendimiento y tienen un plan de atención veterinaria .

PUBLICIDAD

También vimos a Ares (un pastor belga de cuatro años) y a Akira (una labradora de un año y cuatro meses) durante una acción en un colegio para revisar si había droga. Ellos integran la Unidad Canina de la Policía Municipal de San José.

En el caso de Ares, su instructor, Carlos Ávila, explicó que también está entrenado para guardia y protección, por ejemplo, para que en caso de un asalto, el perro pueda aprehender al sospechoso.

1 k     Kenay es un labrador, de 4 años, de Bomberos, entrenado para buscar personas en estructuras colapsadas.     2 k      Oldemar Morales, un voluntario, con su labradora Tecla (1 año y 4 meses), que está en la última etapa de la certificación en rescate de personas.   3 k     Akira acompaña a Gerardo Sibaja en una revisión de búsqueda de drogas  en un colegio de San José.     4 k     Cherry, de 8 años, revisa si hay drogas en el área de maletas del aeropuerto Juan Santamaría.   5 k      Ares, de la Policía Municipal de San José, junto a su guía, Carlos Ávila, hace labor preventiva en colegios de la capital.   6 k     Luis Bolaños  es el bombero instructor de Kenay.   7 k     Ástor, de 5 años, busca explosivos en el Juan Santamaría.   8 k     Diésel es un pastor alemán de la Cruz Roja, en formación.   |  LUIS NAVARRO Y MARCELA BERTOZZI.
ampliar
1 k Kenay es un labrador, de 4 años, de Bomberos, entrenado para buscar personas en estructuras colapsadas. 2 k Oldemar Morales, un voluntario, con su labradora Tecla (1 año y 4 meses), que está en la última etapa de la certificación en rescate de personas. 3 k Akira acompaña a Gerardo Sibaja en una revisión de búsqueda de drogas en un colegio de San José. 4 k Cherry, de 8 años, revisa si hay drogas en el área de maletas del aeropuerto Juan Santamaría. 5 k Ares, de la Policía Municipal de San José, junto a su guía, Carlos Ávila, hace labor preventiva en colegios de la capital. 6 k Luis Bolaños es el bombero instructor de Kenay. 7 k Ástor, de 5 años, busca explosivos en el Juan Santamaría. 8 k Diésel es un pastor alemán de la Cruz Roja, en formación. | LUIS NAVARRO Y MARCELA BERTOZZI.

Adolfo Jiménez, encargado de esa Unidad, criticó que en el país no hay una ley de protección al perro policía y, aunque cualquier persona lo puede patear, esta conducta no implica ninguna sanción. Jiménez también criticó que los presupuestos para las unidades caninas son bajos y que los fondos destinados a combatir el narco no tomen en cuenta la labor de los perros.

Wagner Leiva, fundador de la unidad K-Sar, de la Cruz Roja, sostuvo que cuentan con un presupuesto limitado, pero tienen una tradición de voluntariado.

“Esta es la unidad canina más antigua del país; se fundó en 1991 con el terremoto de Limón y ya hemos participado en emergencias como la de Cinchona y Calle Lajas” dijo Leiva.

De hecho, hubo un perro de Bomberos, llamado Tommy, que murió el año pasado, y colaboró en la búsqueda de personas tras el terremoto de Haití en el 2010.

  • Comparta este artículo
Sucesos

Ejército canino salva vidas y lucha contra el narco

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota