Mundo

Argentina elegirá presidente en segunda vuelta en noviembre

Actualizado el 26 de octubre de 2015 a las 12:00 am

Candidato opositor Mauricio Macri saca ligerísima ventaja al oficialista Scioli

Datos contradicen sondeos a boca de urna que arrojaban una relación inversa

Mundo

Argentina elegirá presidente en segunda vuelta en noviembre

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

(Video) Scioli supera a Macri, según sondeos (AFP)

Buenos Aires. AP y AFP. Argentina tendrá que esperar hasta el 22 de noviembre para escoger al próximo presidente en una segunda ronda electoral que será inédita en la historia del país.

Escrutado el 72% de los votos de todo el país, Macri, de la alianza Cambiemos, alcanzaba 35,91% mientras que Scioli, del Frente para la Victoria (oficialista ) obtenía 35,01%.

El peronista disidente Sergio Massa, del bloque Unidos por una Nueva Argentina, obtenía 21,14% y evitó manifestar si respaldará a Scioli o Macri en la próxima contienda.

Aún faltaba por escrutar el 45% de las mesas en la provincia de Buenos Aires, que es un bastión de Daniel Scioli.

Para ganar en primera ronda un candidato requiere al menos 45% de los votos o 40% y una ventaja no menor de 10 puntos sobre su rival más cercano.

En los comicios del domingo, los argentinos también escogieron un tercio del Senado, la mitad de los diputados y 11 de las 25 gobernaciones.

Todas las encuestas difundidas durante la campaña habían vaticinado un triunfo de Scioli, algunas incluso de carácter definitivo en primera vuelta.

Continuismo o cambio. En la segunda, los ciudadanos decidirán si dan vuelta la página y dejan atrás 12 años de kirchnerismo, el movimiento dentro del peronismo creado por Cristina Fernández y su antecesor y fallecido marido Néstor Kirchner (gobernó entre el 2003 y el 2007) o apuestan por un continuismo diluido, con un candidato oficialista que promete cambios de forma más que de fondo.

.

Macri, alcalde de Buenos Aires y expresidente club Boca Junior, se describe a sí mismo como quien pondrá a la economía de Argentina en orden, al prometer que llegará a un acuerdo con los acreedores estadounidenses y que levantará las impopulares restricciones vigentes para la compra de dólares y corregirá el tipo de cambio.

Macri, ovacionado por sus partidarios que cantaban “Mauricio, presidente”, prometió a quienes no lo respaldaron el domingo que se ganará su “confianza” y pidió el respaldo en el balotaje de los que sufragaron por los otros postulantes, incluso a los del progresismo socialdemócrata y la izquierda.

Scioli, un expiloto de motonáutica que perdió el brazo derecho en una competencia en 1989, se presenta como el que continuará las políticas de Fernández, pero también reparará lo que no esté funcionando.

PUBLICIDAD

“Convoco a los indecisos y a los independientes para esta agenda del gran futuro del desarrollo argentino”, les dijo Scioli a sus seguidores en el Estadio Luna Park de Buenos Aires.

Macri conseguía una buena elección en los principales distritos electorales del país. En la provincia de Buenos Aires, el oficialismo obtenía una leve ventaja, pero la candidata a gobernadora por Cambiemos, María Eugenia Vidal, se imponía con 39,82% de los votos contra 34,67% del peronista y jefe del gabinete nacional Aníbal Fernández, después de escrutadas más de 55% de las mesas electorales.

El candidato presidencial Mauricio Macri, del frente Cambiemos,  bailaba y cantaba el domingo en la noche en Buenos Aires en un acto con sus simpatizantes. | AP
ampliar
El candidato presidencial Mauricio Macri, del frente Cambiemos, bailaba y cantaba el domingo en la noche en Buenos Aires en un acto con sus simpatizantes. | AP

Scioli gobierna la provincia de Buenos Aires, la más poblada del país, con 16 millones de habitantes. Pactó con Kirchner, pero ya se diferenció al anticipar un gabinete de centroderecha.

“No propongo ninguna revolución. Mantener lo que haya que mantener, cambiar lo que haya que cambiar”, puntualizó este graduado en administración de empresas.

Sin carisma ni la prosa encendida e incendiaria de Cristina Fernández, atrae al electorado con el temple que le dio haber superado la pérdida del brazo derecho en un accidente con su lancha deportiva en 1989. Apoya las políticas sociales de Fernández, pero discrepa de su adhesión al eje bolivariano regional.

Macri cosecha el voto antikirchnerista de clases medias. Lo respalda el lobby que él mismo llama “círculo rojo”, de grandes grupos empresarios y medios de comunicación.

Unos 32 millones de argentinos estaban habilitados para elegir al sucesor de Fernández, una controvertida líder que dominó la política en la última década.

  • Comparta este artículo
Mundo

Argentina elegirá presidente en segunda vuelta en noviembre

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios

Noticias Relacionadas

Regresar a la nota