Economía

País tiene capital semilla pero falta desarrollar inversionistas ángeles y capital de riesgo

Fondos para emprender en Costa Rica son escasos y apuestan a innovación

Actualizado el 09 de diciembre de 2013 a las 12:00 am

Financiamiento se da mediante recursos especiales por los que se concursa

Dineros van con prioridad a proyectos innovadores y de perfil tecnológico

Economía

Fondos para emprender en Costa Rica son escasos y apuestan a innovación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

This picture loads on non-supporting browsers.
Financiamiento según etapa de vida del emprendimiento (Infografia GN)

Un emprendimiento es una actividad que está dando sus primeros pasos y, por lo tanto, el riesgo de invertir es muy alto.

Es por ello que el financiamiento para impulsar estos proyectos es difícil de encontrar y tiene características especiales, muy distintas a lo que sería un préstamo tradicional en un banco.

Según un informe del Ministerio de Economía, Industria y Comercio (MEIC) sobre oferta de crédito para la pequeña y mediana empresa (Pyme) en Costa Rica, realizado el primer semestre del 2012, solo un 0,02% del crédito otorgado a pymes recayó en emprendedores.

Fuera de la banca comercial, la primera opción es iniciar un negocio con financiamiento propio.

De hecho, en agosto la encuesta de Unimer para La Nación reflejó que el 79% de los emprendimientos recurrió a fondos personales para dar los primeros pasos.

No obstante, cuando esos dineros son insuficientes, existen otras opciones, pero al inicio siempre será clave el capital semilla.

Este consiste en el dinero que financiará el proceso de iniciar y poner en marcha el proyecto.

En Costa Rica existe un apoyo de capital semilla creado por el Sistema Banca para el Desarrollo (SBD); es un financiamiento que se otorga a través de fondos no reembolsables cuando el beneficiario aporta un 20% del monto total y por medio de créditos que se pagan a medida que el negocio genere flujo de caja.

Los fondos se giran por medio de las incubadoras, por lo que los emprendimientos deben estar ligados a alguno de esos programas para ser beneficiarios.

Además, dos veces al año se hacen convocatorias para que las iniciativas amparadas por las incubadoras concursen por un máximo de ¢65 millones cada una.

Actualmente, los proyectos de innovación y tecnología son los que tienen mayor prioridad. “Apostamos a ellos porque generan mucho empleo y valor agregado”, dijo la ministra del MEIC, Mayi Antillón.

Otros instrumentos. Otras figuras de financiamiento son el capital ángel o el de riesgo. El primero consiste en un fondo no reembolsable que se otorga al emprendedor y el segundo son inversiones de capital en actividades de muy alto riesgo y rendimiento. En este último, el inversor toma participación del capital de la empresa.

PUBLICIDAD

Un ejemplo es la firma de capital de riesgo Carao Ventures, una aceleradora de empresas que administra la red LINK Inversiones , compuesta por 25 inversionistas que pueden dar entre $50 mil y $2 millones a los proyectos, dijo uno de sus fundadores, Allan Boruchowicz, socio fundador de Carao.

No obstante estas iniciativas son escasas en el país. “La banca tradicional es muy incipiente el tema del capital, por lo que el emprendedor normalmente se acompaña de otras fuentes, como patrocinios, apoyos de empresas privadas”, indicó Maritza Vargas, de UNA Incuba.

“El financiamiento a emprendedores no será posible sin una participación fuerte del sector privado con instrumentos financieros”, aseguró Luis Álvarez, viceministro de Economía.

  • Comparta este artículo
Economía

Fondos para emprender en Costa Rica son escasos y apuestan a innovación

Rellene los campos para enviar el contenido por correo electrónico.

Ver comentarios
Regresar a la nota