Yeryis Salas.   29 octubre
Rocío Aguilar y Fernando Herrero coincidieron en que la Asamblea Legislativa debió considerar una forma de sustituir los ingresos que se dejarán de percibir.

Dos exministros de Hacienda consideran que los diputados empeorarán el déficit fiscal al reducir el marchamo sin definir cómo cubrir el hueco de más de ¢50.000 millones que abrirían en las finanzas públicas, afirmaron dos exministros de Hacienda.

El martes pasado, con 43 votos a favor y ninguno en contra, el plenario aprobó en primer debate un proyecto de ley que reduciría el impuesto sobre la propiedad de vehículos del 2021, principal componente del marchamo, para aquellos vehículos con un valor fiscal menor a ¢15 millones.

El texto fue aprobado en segundo debate este jueves con la misma cantidad de votos, pues el marchamo saldrá a cobro en noviembre.

El proyecto le dejaría al Gobierno un faltante cercano al 0,15% del producto interno bruto (PIB) justo cuando debe cubrir sus gastos de fin de año, en un 2020 en que el déficit fiscal podría cerrar en un histórico 11% del PIB.

Rocío Aguilar, ministra de Hacienda entre mayo del 2018 y octubre del 2019, aseveró que le parece “totalmente fuera de lugar” quitarle a Hacienda los pocos ingresos que tiene en tiempos de crisis.

Por su parte, Fernando Herrero, ministro de Hacienda en dos periodos (1994-1996 y 2010-2012), calificó la rebaja del marchamo como un “grave error” de los diputados.

“Imagínese que esta reducción de ingresos del Gobierno ocurre cuando el déficit fiscal está llegando a un 10% o un 11%, cuando costó montones hacer una reducción de ¢150.000 millones, que es una reducción pequeña en el contexto del presupuesto, y de un solo con esta decisión la Asamblea Legislativa le quita entre ¢50.000 y ¢70.000 millones de ingreso al Gobierno”, indicó Herrero.

El exjerarca añadió: “Se ha estado insistiendo en que, cuando la Asamblea Legislativa apruebe órdenes de gastar, tiene además que decir de dónde vienen los ingresos; igual debería ser ahora, si bajan los ingresos tienen que decir cuáles son los gastos que se van a recortar”.

Herrero también alertó que estas decisiones envían una pésima señal a los mercados internacionales, mientras a Costa Rica le urge financiarse con deuda externa para cumplir con sus obligaciones presupuestarias.

“Le estamos diciendo a los inversionistas que nos prestan sus recursos que no nos importa tener un déficit de esa magnitud y seguimos bajando impuestos, cuando los mercados internacionales esperan que subamos los ingresos para cumplir con la deuda”, explicó.

Manifestó que el presidente Carlos Alvarado debería vetar la ley, sin embargo, no cree que eso suceda.

“Me imagino que no lo hará porque (el proyecto) es muy popular, es la misma razón por la que la Asamblea lo aprobó, porque a todos nos parece bien pagar menos marchamo aunque estemos afectando las finanzas públicas”.

El actual jerarca de Hacienda, Elian Villegas, afirmó que ayudarían a cerrar el hueco el proyecto Pagar y el de Hacienda Digital.

El primero consiste en tomar unos ¢85.000 millones de superávits de entidades para pagar deuda pública.

El segundo es un préstamo de $156 millones del Banco Internacional de Reconstrucción y Fomento (BIRF) para modernizar los sistemas de cobro de Hacienda.

En cuanto a Hacienda Digital, el ministro dijo que esta “es la principal arma que tendrá la Administración Tributaria para disminuir toda la plata que se nos va por la evasión fiscal. Va a ser la herramienta más importante para el país, para mejorar la recaudación tributaria”.

No obstante, Rocío Aguilar se mostró escéptica ante esas afirmaciones, al señalar que “el préstamo de Hacienda Digital no le va a dar dinero inmediato a Hacienda".

"Urge que se apruebe ese proyecto por otras razones, como modernizar todo el tema tecnológico con el propósito de contribuir a lo que es fundamentalmente una medida de mitigación del problema fiscal. Estamos teniendo otros créditos de apoyo presupuestario, son para solventar una situación que ya es problemática, y eso lo que hace es profundizarla”, agregó.