Esteban Valverde.   21 enero
Foto con fines ilustrativos. En el equipo norteño se proponen seguir por el camino que los ha llevado a un gran arranque de torneo, incluyendo la victoria sobre la Liga. Por eso exigen el máximo profesionalismo a sus jugadores. Fotografía José Cordero

El equipo de San Carlos decidió a partir del Torneo Clausura 2019 exigirle a sus jugadores más profesionalismo y compromiso con la institución, de esta forma compró equipo para realizar alcoholemias y pruebas antidopaje en cualquier momento. Los análisis ya tienen a dos de sus futbolistas bajo proceso disciplinario.

Los jugadores Luis González y Fernando Brenes fueron encontrados con alcohol en su sangre, luego de una evaluación que decidió hacer la gerencia deportiva y el departamento médico de la institución norteña, el domingo. La información fue confirmada por el director general de la institución, Luis Carlos Chacón, quien agregó que ambos tendrán que responder ante el reglamento disciplinario de la institución.

“Los dos casos irán a Junta Directiva para ser evaluados, definitivamente hay una clara falta disciplinaria y deberán asumir las consecuencias de lo que esto implica, pero esperaremos a que el tema sea tratado para anunciar lo que se determinó”, detalló.

La Nación conoció que en el caso de González hay una reincidencia, por lo que ya en la institución se encuentran bastante molestos y preocupados. De hecho, el jugador retirado de la práctica en la que le hicieron el examen para tratar su situación.

La idea de hacer este tipo de controles, según informó Gustavo Pérez, gerente deportivo del plantel, nació gracias a la nueva dinámica de exigencia del equipo.

"Buscamos el profesionalismo completo y por esto implementamos una máquina para hacer alcoholemias y el medidor de sustancias de drogas. La idea es comprometer más al jugador para que ellos hagan conciencia que se les está haciendo un bien para la carrera de ellos. Ya hemos tenido casos aislados, pero lo hacemos para desarrollar profesionalismo", profundizó.

De hecho, Pérez contó que los futbolistas contratados por los Toros del Norte saben muy bien que en cualquier momento se pueden enfrentar a este tipo de pruebas.

Los sancarleños firman cuando llegan al equipo un reglamento en el que queda estipulado lo que sucede al darse un caso de estos.

La dirección administrativa y médica del club reveló que estos análisis serán recurrentes durante la temporada y los jugadores se someterán a las pruebas antidopaje una vez al mes y a las alcoholemias cada 15 días aproximadamente.

“Todas las pruebas son sorpresa y con la clara intención de impulsar e innovar en nuestra Primera División”, dijo Diego Arias, médico de San Carlos.

El galeno añadió que para la prueba de drogas se utiliza un método en el que los jugadores deben orinar en un dispositivo que detecta sustancias en el cuerpo.

Los dos estudios se hacen en el estadio Carlos Ugalde Álvarez, previo a comenzar los entrenamientos, sin necesidad de trasladarse a un laboratorio.

"La parte médica y la dirección deportiva no tenemos fechas establecidas, es por sorpresa, se eligen 10 o 12 jugadores al azar y pasan a pruebas", reveló Pérez.

San Carlos decidió para el Clausura 2019 afrontar a sus jugadores, pedirles mayor compromiso como parte de la disciplina que conlleva estar en un equipo profesional.

“Esto es un claro mensaje de la seriedad y compromiso que se pide en la institución, es claro que el que no se adapte pues deberá entender lo que significa, pero en un proyecto serio es necesario tener disciplina, sino, no hay éxitos”, concluyó el directo Luis Carlos Chacón.