Juan Diego Córdoba.   8 agosto
Red de media tensión suministra electricidad a operaciones de la Terminal de Contenedores de Moín, que cuenta con seis grúas pórticas, 29 de patio y otros equipos portuarios. Fotografía: Alonso Tenorio

La Terminal de Contenedores de Moín (TCM) tiene cinco meses de tener en funcionamiento sus dos puertos de atraque, pero durante todo este tiempo ha operado con una red eléctrica que fue diseñada únicamente para la etapa de construcción.

De acuerdo con el Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), el megapuerto tiene una red de 34,5 kilovoltios (34.500 voltios) cuando lo que requiere es una de 230 kilovoltios para alimentar adecuadamente la operación de seis grúas pórticas y 29 de patio, entre otros equipos de la plataforma.

La situación ocurre a pesar de que desde el 2012, la empresa concesionaria del megapuerto, APM Terminals, solicitó al Instituto un punto de conexión de alta tensión, que aún no se ha instalado.

Según el ICE, la responsable del atraso ha sido la propia firma portuaria, aseveración que no fue objetada por la transnacional.

“La empresa acordó con el ICE mantener funcional el circuito temporal de 34,5 kilovoltios que se ideó únicamente para las obras constructivas de la terminal, y que no se diseñó para la etapa de operación comercial”, afirmó el Instituto.

APM Terminals, sin embargo, rechazó que exista un problema en los voltajes.

“La TCM está trabajando plenamente y todos los equipos están trabajando con el voltaje correcto”, dijo ante consultas de este medio.

El megapuerto ha enfrentado apagones durante sus primeros meses de operación. Uno de ellos propiciado por una explosión en el transformador principal. Esa falla provocó la paralización de la terminal por dos semanas, provocando que las embarcaciones fueran atendidas en el muelle público.

Para solventar la grave falla, la empresa concesionaria adquirió un equipo sustituto en Estados Unidos, el cual trajo al país mediante un vuelo directo de una de las aeronaves más grandes del mundo, un Antonov AN-124.

Empero, después enfrentó otro apagón que atrasó las operaciones. Por ello, la firma adquirió generadores eléctricos “para dejar de depender” del todo del suministro eléctrico público.

“Esas inversiones que se han realizado para lograr la operación eficiente de la Terminal corresponden a una decisión nuestra y no tiene impacto alguno en las tarifas”, indicó la transnacional.

Aunque la empresa concesionaria no reveló la fecha en que entraría a operar su subestación eléctrica y la línea de alto voltaje, el Instituto Costarricense de Electricidad afirmó que entraría a operar en setiembre próximo.

La semana anterior, el nuevo director general de APM Terminals, Hartmut Goeritz, anunció que instalarán los generadores eléctricos para dejar de depender en totalidad del suministro eléctrico brindado por el ICE.

Según dijo, un corto eléctrico de cinco minutos podría traducirse en cinco horas de retraso, por lo que con este nuevo equipo se asegurarán continuar operando sin interrupciones, evitando aglomeraciones de furgones a la entrada de la TCM y embarcaciones en bahía aguardando por su turno de carga o descarga de contenedores.

“Necesitamos que todos los involucrados trabajemos juntos (en mejorar la eficiencia de la terminal), porque si todos los exportadores envían furgones al mismo tiempo entonces tendremos cuellos de botella. Si los buques llegan muy temprano o muy tarde a los puestos de atraque, entonces tendremos problemas. Si los servicios de migración duran dos horas en su proceso, entonces tendremos problemas. Si la electricidad no está llegando de forma regular, entonces enfrentamos un problema”, dijo el nuevo director general de APM Terminals a La Nación.

Ver más!
¿Puede afectar?

Para Juan Carlos Cárdenas, ingeniero de la Dirección Corporativa de Electricidad del ICE, la diferencia entre la red requerida y la existente sí tiene efectos.

A diferencia de una red de alta tensión, dijo, un circuito de medio voltaje puede producir picos eléctricos en casos como el de la TCM.

Según añadió, esos picos eléctricos pueden provocar “algunos resentimientos en los equipos”, como por ejemplo, el reinicio de los sistemas.

"La maquinaria durante la etapa de construcción es mucho más robusta desde el punto de vista eléctrico, de manera tal que el equipo no percibe esas variaciones de voltaje; ahora que están en la etapa de operación, pues el tema es más sensible.

“Aunque no conozco el equipo, probablemente es más sensible a los cambios de voltaje y obviamente entonces ellos sí resienten un poco más el desempeño de media tensión, que ha tenido un desempeño normal dentro de sus parámetros. Creo que APM Terminals estuvo claro siempre, en que es un riesgo mientras que ellos no tengan el circuito de alta tensión”, manifestó Cárdenas.