Ángela Ávalos.   24 junio
En el 2018, la CCSS invirtió ¢1.098 millones en la compra de broncodilatadores y medicamentos antiasmáticos y adquirió 2,3 millones de unidades de estos medicamentos para suplir las necesidades de los pacientes.

El Hospital Nacional de Niños enfrentó este fin de semana una situación de urgencia, al tener que atender a decenas de pacientes con crisis asmáticas y menores afectados por infecciones respiratorias graves al mismo tiempo.

La directora médica de ese hospital, Olga Arguedas Arguedas, confirmó que los servicios de emergencias, Unidad de Cuidado Intensivo e internamiento pasaron repletos, con un repunte inusual de casos de asma.

"El domingo en la mañana estuvimos en una condición de urgencia, con UCI y salones llenos, y niños que nos siguen llegando graves.

“Tuvimos el incidente de un niño a quien tuvieron que bajar de un avión donde venía de un viaje y pasarlo directamente al hospital. Lo intubamos. Esto nos preocupa", Olga Arguedas, directora del Hospital de Niños.

“Hoy (lunes) el hospital está más organizado, pero aun así tenemos a tres niños intubados esperando un campo en la UCI. Son un bebé de menos de un año, una chiquita de tres añitos, y un niño en edad escolar”, explicó Arguedas.

Según la médica, llegaron tanto bebés como niños más grandes y en edad escolar con crisis de asma muy severas.

El asma es una enfermedad respiratoria que causa inflamación y estrechamiento de las vías que conducen el oxígeno, causando tos y dificultad para respirar.

“Tuvimos el incidente de un niño a quien tuvieron que bajar de un avión donde venía de un viaje y pasarlo directamente al hospital. Lo intubamos. Esto nos preocupa", comentó Arguedas.

La médica aprovechó para hacer un nuevo un llamado de atención a los padres y cuidadores de niños que padecen de asma para que cumplan con el tratamiento preventivo y no lo dejen bajo ninguna condición.

Ver más!

Arguedas advirtió que están en espera de la llamada nube de polvo del Sahara, anunciada para estos días, y que por lo general se convierte en un desencadenante de los problemas respiratorios.

“Para nosotros, es una alerta. Hay evidencia de que genera contaminación ambiental y crisis en los asmáticos”, advirtió.

Rebeca Morera, meteoróloga del Instituto Meteorológico Nacional (IMN), confirmó que para el fin de semana pasado se esperaba el ingreso de esa nube, aunque aclaró que la concentración se dirigía más hacia el norte de Centroamérica.

El IMN, dijo, no tiene cómo medir ese fenómeno pero sí pudo haber entrado algo al territorio, aunque en menor grado.

Cada año, unos 182 millones de toneladas de polvo del desierto del Sahara cruzan el océano Atlántico hacia América. Puede llegar a recorrer unos 4.800 de kilómetros, según un reporte del periódico El Comercio para el Grupo de Diarios de América (GDA).

Adicionalmente, desde hace al menos tres semanas, el país empezó a experimentar el incremento de personas afectadas con virus respiratorios, principalmente influenza tipo A y, en el caso de los niños, virus respiratorio sincitial.

Contrario a otros años, el pico de enfermedades respiratorias se adelantó más de lo usual, antes incluso que se diera el inicio de la campaña anual de vacunación contra la gripe. Esta apenas empezó el 10 de junio.

De acuerdo con el área de Estadísticas de la Salud de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS), solo en el 2018 se dieron más de 1,1 millones de atenciones a pacientes con problemas respiratorios.

En la consulta externa, esa cifra superó las 915.000 consultas; 16% de las cuales fueron a causa de episodios provocados por el asma.

En el 2018, la CCSS invirtió ¢1.098 millones en la compra de broncodilatadores y medicamentos antiasmáticos y adquirió 2,3 millones de unidades de estos medicamentos para suplir las necesidades de los pacientes.