Fernanda Matarrita Chaves.   31 julio
Valerie Díaz tiene 19 años y es estudiante de enfermería. Foto: BA Comunicación para LN

Desde niña, Valerie Díaz se enganchó al sueño de modelar y participar en los concursos de belleza, pero en su mente infantil nunca pasó la idea de que algunas características físicas pudieran “impedirlo”. Siendo adolescente, empezó a prepararse para certámenes en academias de modelaje. En el 2016 fue la ganadora de un reinado en San Mateo, Orotina, y según dice, todas las concursantes “eran delgadas” y ella “la más gruesa”.

“Desde pequeña me encanta el modelaje. Es mi pasatiempo, me da felicidad. Modelar me llena, me gusta desde siempre. Participé en la Feria de las Frutas (en Orotina), en ese no gané. Luego estuve en un reinado parroquial y gané. Siempre he sido la más gruesita. Me ha costado porque no tengo las medidas que la sociedad impone para los certámenes. Siempre soy criticada porque no encajo, porque dicen que tengo sobrepeso y que no debería estar ahí”, contó la estudiante de enfermería, quien pesa 70 kilos y mide 1,62 metros, aunque sus medidas no son de chica plus size, ella asegura que su figura encaja en la talla grande.

En cada certamen que estuvo, su contextura sobresalía tanto como su buena actitud. Lo primero hizo que otras competidoras la rechazaran “por no calzar”, lo segundo le dio las armas para continuar en el mundo de los concursos. Este 31 de julio, esta chica de 19 años, ganó Fashion XL: Hermosa por siempre, evento que organiza tiendas Ekono y que busca la belleza integral de la mujer de talla grande.

Durante el proceso del concurso, Valerie y otras nueve mujeres recibieron clases, que más allá de enseñar poses y pasarela, estuvieron enfocadas en el empoderamiento y amor propio. Ella y sus compañeras vivieron un proceso de aceptación, cuenta que tras esta experiencia se sintió “realizada”, por primera vez.

“Me siento aceptada. Realizada. Estoy a gusto con mi cuerpo. Feliz con mis curvas y de ser plus. Cada compañera fue ganadora. Todas nos enfocamos en otra visión de nosotras mismas. Vimos cambios reales. Cada una contaba sus historias. Muchas soltamos cargas pesadas”, detalló.

Rompiendo estereotipos

Valerie se animó a participar porque su familia siempre la estuvo incentivando. Admite, que, aunque ya había competido en otros concursos de belleza, esta vez volvió a temer por aquello que la sociedad cataloga como “belleza”. Luego recapacitó y entendió que su físico es por genética y se enamoró de la idea de “romper estereotipos”.

“Mi pensamiento es que las latinas, ya por genética, somos curvilíneas. Considero que los concursos se han enfocado en mujeres de otros países, que miden casi 1,80 metros y son delgadas como modelos de Victoria’s Secret, pero no en la genética que tenemos. Me encanta la idea de romper estereotipos. Que sepan que podemos ser buenas, cambiar mentes. Yo no soy gruesa por falta de deporte o por mala alimentación, como tienden a encasillarnos”, aseveró.

Al obtener el primer lugar, Valerie ganó $1500 en efectivo y el derecho a ser la imagen talla grande de Ekono. Aparte, recibió $500 por ser la favorita del público en una votación de redes sociales.

El segundo lugar fue para Krysthel Salazar (recibió $400 en vestuario y accesorios y $300 en efectivo), mientras que el tercer lugar fue para Karen Flores (la premiaron con $400 en vestuario y accesorios).

El jurado de esta edición de Fashion XL estuvo integrado por Carolina Solano, ganadora del concurso en 2018; Marco Mejía, gerente general de Tiendas Ekono; Christy Marín, Master en Protocolo e Ítalo Marenco, presentador de Giros.

Natalia Gutiérrez, ejecutiva de mercadeo de la cadena de tiendas, dijo que "seguiremos trabajando en fortalecer más este concurso, ya que queremos seguir dejando huella en las mujeres y empoderarlas”.