Por: Manuel Herrera.   10 septiembre
Verónica González y Guillermo Rojas tienen tres meses de noviazgo. Fotografía: Cortesía de Verónica González.

La discreción al hablar de su vida privada es una de las características que ha distinguido a Verónica González en los más de 10 años que suma en el ojo público.

Pocas veces, la simpática orotinense ha accedido a conversar abiertamente sobre aquellos episodios que trascienden al plano profesional; sin embargo, este lunes 10 de setiembre esa costumbre se rompió.

González confirmó en exclusiva a Viva que vive un segundo tiempo en el amor, una oportunidad que se dio más de un año después de haberse divorciado del empresario Alonso Gómez, con quien estuvo casada un lustro.

Actualmente la Miss Costa Rica 2007 tiene un noviazgo con el camarógrafo y productor audiovisual Guillermo Tapita Rojas, un excolaborador de Repretel con quien laboró directamente años atrás en algunos proyectos, entre ellos el espacio comercial Adela.

“A Guillermo lo conocía por trabajo. Habíamos tenido una amistad de compañeros y luego él se fue del canal. Nos habíamos dejado de ver, pero nos volvimos a encontrar hace un tiempo para acá. Esa cercanía y vernos más por razones laborales empezó a transformar la amistad en una relación, algo que, simplemente, pasó. Había atracción y complicidad”, aseguró González.

La pareja comenzó a salir hace seis meses y hace apenas tres decidieron formalizar la relación como noviazgo.

“Estoy en una etapa muy bonita de mi vida, con mucho crecimiento profesional, en la nueva etapa de negocios que ha sido nueva para mí y vinculada con la escuela de modelaje con María del Mar (experiodista de Repretel), así que chance para el amor no tenía, por eso, esto me tomó por sorpresa y es más bonito cuando las cosas no se fuerzan, sino que se dan. Él es una persona buena, emprendedora, que me da el espacio que necesito, me apoya en mis proyectos y no me limita”, dijo la presentadora de Giros, de canal 6.

Verónica González comentó que no fue sencillo iniciar una nueva etapa en su vida sentimental puesto que un divorcio suele blindar el corazón ante futuras relaciones amorosas.

“Después de un divorcio es más difícil abrir el corazón, hay un proceso de duelo, una especie de catarsis porque uno se cuestiona muchas cosas y no es sencillo volverse a dar una oportunidad. Cuando se pasa por algo tan fuerte el iniciar una nueva relación se piensa más”, agregó la exreina de belleza.

Verónica, de 35 años, comentó que de su nueva pareja, de 39, le atrae que la hace reír constantemente, pero también por ser una persona trabajadora y emprendedora.

“Hay una característica que siempre me llamó la atención y es que me hace reír. Él tiene un excelente sentido del humor y siempre la paso bien con él, porque además de novios somos muy buenos amigos. También me encanta que es súper emprendedor, una persona que ha trabajado por alcanzar sus cosas y que lo que tiene lo ha logrado a base de esfuerzo y dedicación. Cuando estoy con alguien, al menos yo, necesito sentir admiración por esa persona, es parte fundamental en el tema del amor para mí, y ese emprendedurismo y esfuerzo por salir adelante y tener metas, me han hecho admirarlo”, afirmó González.

Verónica describió a su nuevo amor como un buen hijo, un buen amigo y una persona que ha sabido entender el medio en el que ella se desenvuelve, que consume mucho tiempo y puede resultar hostil.

Verónica González y Guillermo Rojas tienen tres meses de noviazgo. Fotografía: Cortesía de Verónica González.

“No me presiona, me da su espacio, me respeta, me cuida… Eso ha hecho que me sienta feliz al lado de una persona que me entiende”, agregó Verónica.

La presentadora de Repretel dice que su nueva relación le aviva nuevamente el deseo de conformar una familia y tener hijos; empero, eso lo decidirá el tiempo.

“Ahorita una de las cosas que decidí fue no presionarme. Sí me visualizo, y siempre lo he expresado, siendo madre. Me encanta la idea de tener una familia. Hace un tiempo me sentía frustrada y asustada porque mucho de lo que había anhelado probablemente no se iba a dar, pero el tiempo de Dios es perfecto. Cuando uno menos se presiona y menos planifica, las cosas se dan de la mejor manera. Quiero vivir el momento, enfocarme en una relación sana y bonita, y que las cosas caminen al mismo norte”, sentenció Verónica González.