Hugo Solano C..   15 enero
Meses atrás Canales había sido detenido por violencia intrafamiliar y este miércoles volvió a agredir a su excompañera. Foto: Cortesía.

El sacerdote Marcos Morales, de la parroquia de Sardinal de Carrillo, Guanacaste, tuvo que hacer uso de su arma de fuego, luego de que al llegar a la casa cural encontró en la parte de atrás del jardín a un hombre que huía de la Policía.

Las autoridades lo seguían porque al parecer violentó las medidas de protección que su excompañera sentimental había solicitado por violencia doméstica y luego de sacarla a la fuerza de un negocio y arrastrarla, la hirió con un arma blanca en una de sus manos.

Según el sacerdote, este miércoles por la noche él andaba paseando los perros de cuido que tiene en la iglesia y al regresar oyó un tumulto por un pleito en la calle, pero no sabía que el sujeto, de apellido Canales, estaba escondido detrás de la casa cural.

“Yo entro a la casa y veo que el hombre estaba en el jardín. Como tengo permiso de portación de arma, le di la señal de que se detuviera, pero el sujeto escaló la pared de la casa y se subió al techo”, dijo.

Fue ahí cuando para amedrentarlo el padre hizo dos detonaciones a tierra para que se detuviera, pero el hombre más bien se metió a la casa cural y luego salió para brincarse un muro.

Ver más!

Cuando el cura le volvió a decir que se detuviera y volvió a disparar a tierra, el sujeto se detuvo en la parte alta del muro, de unos dos metros y en eso llegó la Policía, que había escuchado las tres detonaciones.

El Grupo de Apoyo Operacional (GAO) estaba en un operativo cercano y rápidamente llegó a la Iglesia, la rodeó y detuvo a Canales.

Ya habían asaltado a otro cura

El sacerdote dijo que su intención siempre fue que se pudiera detener al sujeto que había irrumpido en la casa cural y, pese a la adrenalina, piensa que actuó de la mejor manera, pues siempre tuvo al sujeto en la mira y los disparos fueron para amedrentarlo.

Afirmó que desconoce si Canales todavía portaba el arma blanca con la que hirió a su excompañera y por eso prefirió amedrentarlo.

Estimó que son decisiones que se adoptan en cuestión de segundos y el proceder suyo fue ese tras suponer que andaba armado y que no se sabe cómo puede proceder una persona en esas circunstancias.

Las cámaras de seguridad del templo captaron a la Policía rodeando la cuadra del templo para detener al sospechoso de agresión. Foto Cortesía.

“Mi intención era que se le lograra detener sin exponerlo a él, ni exponerme yo, ni a las personas que estaban alrededor de la iglesia”. afirmó.

Agentes del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) revisaron las cámaras de seguridad del templo y se llevaron la evidencia de lo ocurrido, mientras que Canales quedó a la orden de la Fiscalía.

El cura dijo que desde el 2012 usa arma, porque es mucha la inseguridad que se ha disparado en ese distrito de Carrillo y así se lo hicieron ver en una reciente reunión al viceministro de Seguridad Pública.

Añadió que a uno de los párrocos anteriores a él, llamado Límaco Rodríguez, ya lo habían asaltado en la casa cural e incluso lo habían vapuleado.

Se mostró satisfecho de que pudieran detener al agresor a quien se encontró de frente.

Entre los problemas de inseguridad de Carrillo están el consumo de drogas, los asaltos y robos, dijo el sacerdote. Afirmó que se han incrementado ante la falta de empleo generada por el efecto de la pandemia en el turismo, que es uno de los motores de esa zona.

A raíz de todo eso el cura decidió usar el arma para defensa personal, ya que vive solo.

Será procesado por flagrancia

La Fiscalía Adjunta de Santa Cruz informó este jueves que el Juzgado acogió su solicitud y ordenó 15 días de prisión preventiva (plazo máximo en procedimientos de flagrancia) contra el hombre de apellidos Canales Gallo.

La Fiscalía investiga a Canales, de 34 años, por los presuntos delitos de tentativa de homicidio, incumplimiento de medida de protección, privación de libertad agravada y restricción a la autodeterminación.

El Tribunal de Flagrancia de la zona programó que la audiencia de continuación del caso se realice el próximo 20 de enero, donde se decidirá la pena definitiva contra Canales; mientras tanto, la causa permanece en investigación en el expediente 21-000026-1260-PE.

Según datos del Poder Judicial, Canales ya había afrontado una causa por robo agravado. Incluso en su domicilio electoral del Tribunal Supremo de Elecciones aparece el ámbito D de La Reforma, en Alajuela.

Otro caso en Los Chiles

En otro hecho de violencia intrafamiliar, un hombre de apellido Varela fue detenido la tarde del martes en Cuatro Esquinas, cantón de Los Chiles, Alajuela.

El sujeto, quien el año pasado había sido detenido por otro incidente de ese tipo, tenía una orden de alejamiento de la vivienda de su compañera, por lo que ayer desobedeció dicha medida y llegó a agredirla.

De acuerdo con lo denunciado por las víctimas, Varela había amenazado con un machete a su compañera y al padre de esta, pero al llegar los oficiales al sitio, optó por huir hacia unos charrales.

Con la participación de oficiales de la delegación del lugar y del Grupo de Apoyo Operacional, la Fuerza Pública realizó un intenso operativo durante varias horas por una zona boscosa hasta dar con Varela.

Tras forcejar con él, finalmente el presunto agresor fue detenido y puesto a la orden de la fiscalía local.

Colaboró la periodista Marcela Cantero.