Carlos Arguedas C..   14 noviembre
Esta es la casa en barrio México que fue allanada el sábado por los agentes judiciales. Allí vivió Stephannye Paola Castro. Este miércoles no había nadie en el lugar. Fotografía. Andrey Palacios.

Agentes judiciales allanaron el sábado anterior una vivienda en barrio México en la cual vivió Stephannye Paola Castro Mora, de 28 años, cuyo cuerpo desmembrado apareció en un sector solitario en Bebedero de Escazú.

La acción policial tuvo como objetivo localizar indicios que ayuden a aclarar el homicidio, descubierto el pasado 7 de noviembre, y determinar si en esa casa se produjo el asesinato.

Marco Carrión, jefe de la sección de Homicidios del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), dijo que en el lugar encontraron documentos que están siendo sometidos a análisis y se descartó que allí fuese perpetrado el homicidio.

Ver más!

Vecinos de barrio México, consultados sobre si conocían a Stephannye Paola, dijeron no recordar haberla visto por el lugar, pero al mismo tiempo argumentaron que allí es riesgoso hablar. Un poblador dijo: “No se puede hablar, es peligroso, sino con gusto y sí, (el allanamiento) fue en esa casa”.

La vivienda es de cemento y pertenece a una familia de mucho arraigo en barrio México, según confirmaron los vecinos. Debido al fallecimiento de los dueños originales, el inmueble quedó en manos de un familiar que está fuera del país. Este miércoles no había nadie en la propiedad.

El sábado, cuando ingresaron los agentes judiciales estaba un extranjero, quien luego de ser investigado fue dejado en libertad.

Stephannye Paola Castro Mora era oriunda de Buenos Aires de Puntarenas. Habitó en Calle Fallas de Desamparados y en las últimas semanas residió en barrio México. La fallecida se desempeñó como guarda de seguridad pero no fue factible conocer a que se dedicaba en los últimos meses.

Posible móvil

Marco Carrión dijo que por la etapa en la cual se encuentra la pesquisa, lo recomendable es no dar muchas explicaciones sobre los hallazgos.

Sin embargo, adelantó que los investigadores están enfocados en este momento en tratar de ubicar el sitio en el cual desmembraron el cuerpo.

Personas allegadas a este proceso declararon a La Nación que uno de los motivos para desmembrar un cadáver es porque él o los responsables necesitan sacarlo de una casa o un apartamento donde hay muchos vecinos.

Las piezas son sacadas generalmente en bolsas plásticas, lo cual facilita cargarlas en un vehículo y luego dejadas en un sitio solitario.

Las partes del cuerpo de Stephannye Paola Castro las tiraron en calle las Torres, en Bebedero de Escazú. Se trata de una vía con un tramo asfaltado y otro en lastre, en muy buen estado, que permite el ingreso de un automóvil. La calle no tiene salida.

Las bolsas las lanzaron a dos metros de distancia de la calle y posiblemente fueron abiertas por animales que se encargaron de sacar, por ejemplo, la cabeza, que apareció a 75 metros de distancia del tronco.

Respecto a un posible móvil, Marco Carrión dijo que se manejan varias hipótesis.

Inicialmente, no hay indicios para considerar que se trate de un ataque homofóbico, en razón de que la víctima fuese lesbiana.

Stephannye Paola Castro Mora fue encontrada muerta el miércoles 7 de noviembre. Foto: Tomada de Facebook.

Agregó que la vestimenta que la mujer tenía era la normal, compuesta por un short y un top (es una prenda sin mangas ni tirantes muy ajustado sobre los pechos).

"La indumentaria que traía era una indumentaria normal en ella. No traía nada extraordinario o que le haya sido puesto o que le cambiara su forma de vestir. No hay indicio ninguno de ropa extra, que le hayan aportado él o los criminales.

“No se encontró un vestido. No hay un solo indicio que ahorita nos haga creer que se deba al estilo de vida que llevaba la joven. Eso lo descartamos porque las pruebas lo señalan así”, agregó Carrión.

Aunque el jefe de la sección de Homicidios prefirió no ahondar, las otras posibilidades que tiene la policía es que se trate de un homicidio producto de crimen organizado o bien de rencillas personales o pasionales.

“En cuanto a si es crimen organizado o no, eso lo va a establecer la investigación, porque en la investigación de un delito pueden existir muchas variables. Primero tendríamos que establecer los motivos que tienen los asesinos para matarla, para proceder con cortes o desmembramiento, para ver cuál era el fin. Por eso tenemos que esperar a que la investigación concluya para saber si corresponde a crimen organizado a criminalidad convencional”.

En cuanto a si actuaron una o mas personas, el jefe policial tampoco brindó datos específicos.

“La cantidad de personas que pudieron participar en un crimen de esta naturaleza va desde una con capacidad física para dominar a una persona para realizar cortes, o varias. Son aspectos que esperamos establecer con la investigación mas adelante”.

En calle las Torres, en Bebedero de Escazú, fue donde lanzaron las partes. El tronco apareció cerca de la piedra pintada que está a la derecha. Fotografía Andrey Palacios.