Hugo Solano C..   3 enero, 2017

Autoridades del Organismo de Investigación Judicial (OIJ) y de Ingeniería de Bomberos investigan si el incendio que destruyó 26 carros antenoche en el plantel de la Policía de Tránsito de Liberia fue provocado.

Los informes preliminares de Bomberos dejan ver que el lugar no tiene mallas y cualquier persona puede ingresar.

La alerta trascendió a las 10:33 p. m., solo 13 minutos después de otro incendio en un taller de enderezado y pintura en Cañas, que estuvo a punto de destruir otros seis carros.

Las primeras unidades de la estación de Bomberos llegaron al plantel de Liberia a las 10:46 p. m. y encontraron el incendio desatado, por lo que solicitaron el apoyo de más unidades.

Entre un camión tipo cisterna, dos unidades extintoras y una unidad de ataque rápido, se logró controlar el fuego, luego de una hora y 11 minutos de labor.

Dentro del plantel, había vehículos que tenían en los tanques residuos de combustible, lo que provocó que el incendio avanzara con mayor fuerza, indicó Allan Morún, jefe del batallón de Bomberos de Liberia.

También había carros que tenían décadas de estar en ese lugar y eran prácticamente chatarra.

Entre las unidades quemadas hay automóviles y camiones de carga, de marcas como Nissan, Isuzu, Mitsubishi y Suzuki.

Morún indicó que el viento fuerte y la maleza fueron factores que aceleraron las llamas.

Añadió que tuvieron que mover con grúas algunos vehículos, para poder apagarlos.

Los bomberos evitaron que el fuego alcanzara el edificio del plantel, donde hay personal de seguridad las 24 horas.

Los charrales y el hecho de que varios carros estaban apilados y con las baterías conectadas, son aspectos que podrían haber generado el fuego, dijo Morún.

El director de la Policía de Tránsito, Mario Calderón, afirmó que los planteles tienen una póliza que cubre los carros decomisados. Cada dueño puede solicitar la indemnización una vez que el vehículo esté liberado de la causa judicial que afronta.

Caso similar en Cañas. Un incendio similar ocurrió el 19 de abril a las 11:17 a. m., en el plantel del Ministerio de Obras Públicas y Transportes (MOPT) de Cañas, y dejó 15 carros quemados.

Esa vez, los vecinos se quejaban porque los carros estaban a la intemperie y acumulaban agua de lluvia, lo que podría generar enfermedades como el dengue.