Fiorella Masís, Daniel Jiménez.   13 octubre
13/10/2019. Estadio Alejandro Morera Soto, Alajuela. Hora: 06:00 p.m. Partido entre las selecciones de Costa Rica y Curazao en el marco de la Liga de Naciones 2019 de Concacaf, disputado en el Estadio Alejandro Morera Soto en Alajuela. Fotos: Mayela López

¿Por qué costó tanto la generación de juego? Sobre todo en el primer tiempo.

Completamente de acuerdo: en el primer tiempo no fuimos un equipo profundo; también ellos (los curazoleños) nos hicieron un bloque importante, nos costó. Nos faltó un poco de movilidad con el volante 8 y el 10. No tuvimos mucha profundidad con los laterales. Ellos se ordenan muy bien. En el segundo tiempo, encontramos un poco más de frescura, la presencia de Johan (Venegas) como segunda punta, tomamos riesgos... pero sí faltó un mejor centro, más posibilidades de gol... Asumimos riesgos porque éramos locales y terminamos con un equipo bastante ofensivo. En el futuro, esperamos tener muchas más opciones.

¿Qué actitud asume usted ante los jugadores? Uno como Johan Venegas se expresó satisfecho, mientras un Kendall Waston fue más autocrítico.

Evidentemente los temas de camerino los manejaré en lo interno. No creo que alguien pueda estar satisfecho. Tenga por seguro que en el camerino nadie se siente así. No creo llegar al extremo para hacer algo en este momento sin tenerlo claro. Tenga seguro que si la mano dura se necesita, se va a dar. Seré implacable. Hablaré con ellos. Si existe desgano o algún factor que atente contra la Selección, voy a tomar decisiones. Nadie puede estar satisfecho con el patido. Somos locales. Por eso asumimos los riesgos y no se dio. Ahora, analizar, tomar decisiones y ver cuáles son los jugadores que deben venir.

¿Cómo califica estas dos presentaciones?

La pregunta se la puedo revertir. ¿Qué esperaba usted? Un rendimiento sobresaliente, arrollador, pero la realidad es que hicimos tres entrenamientos. Sin ser conformistas, digo que vamos a crecer. Va a llegar la hora de la autocrítica, de la crítica y también del apoyo. Vamos a ser implacables y vamos a ver rendimientos.

¿Cuál es el estilo estilo de juego que pretende?

El estilo como ustedes han visto en estos dos partidos. Un equipo que pueda llegar por las bandas, que no nos comamos contragolpes, que asumo riesgos... Pero llevarlo a la práctica con tres entrenamientos, no nos podemos apresurar. Estoy seguro que vamos a mejorar. Nada más esperemos un poquito. Me alegró ver a Luis Díaz, a Ariel (Lassiter), me gustó ver a Dylan (Flores). La incorporación de un punta como (Jonathan) Moya... (José Guillermo) Ortiz... El resultado no es bueno, pero hay conclusiones satisfactorias.

Uno supone que si no contaron con entrenamientos, eso debía compensarse con entrega. ¿Esa parte lo deja a usted satisfecho?

En algunos casos sí, pero en otros no. En la televisión todo se ve. En vivo todos lo vieron. Voy a ver los datos. Voy a ser implacable. El jugador se va a matar en la cancha. Aunque tire un mal centro; el centro lo corregimos, pero la actitud tiene que prevalecer. Si eso es un problema, tenga seguro que lo vamos a coregir.

¿Qué corregir para noviembre?

Tenemos un diagnóstico. Yo tenía un año de no dirigir a la Selección. Hubo nueve partidos en otra gestión. Ahora sí puedo hacer un diagnóstico. Ya vi a los dos equipos. Ahora puedo convocar. Seleccionar. Por eso me llamo seleccionador nacional. Tenemos muy poco tiempo. No me gustan los dos empates. Hemos visto cosas buenas y cosas que tenemos que corregir.

Ricardo Blanco fue una buena sorpresa. Ahí están (esperando) Fuller, Gamboa... Esto se trata de rendimientos. Vamos a llamar los que estén mejor y los que cumplan con los requisitos.

Usted ha recibido todo el apoyo, pero cómo siente la labor por delante.

Soy consciente que tenemos un listón alto. Estamos conscientes de la importancia de este puesto. Este es mi segundo partido en Costa Rica. La crítica me va a ayudar. Ustedes no tengan ningún problema con eso. Pero un momentito: en tres entrenamientos no voy a cambiar a la Selección. Los interinatos han sido así y hemos sacado resultados buenos, malos y regulares. Ustedes hagan el trabajo que hacen, que todas esas críticas nos van a ayudar a ser mejores.

¿La necesita de sustituir a Bryan Ruiz es lo más difícil? Usted cambió el sistema para jugar sin él.

Lo de la posición 10 es relativo. Los mejores 30 minutos en Haití fue con un 10 y los mejores minutos ante Curazao fue con doble 9. No me inquieta tanto, porque tenemos jugadores, pero el fútbol es tan cambiante que no me puedo limitar a jugar con un 10. Este equipo venía jugando nueve partidos con línea de 4; en tres entrenamientos no les voy a decir a ellos: ‘Vamos a jugar con línea de 5’. Otra vez: pausa, vamos a analizar.

En noviembre muchos quedaron con un buen sabor por los juegos dirigidos por usted ante Chile y Perú. ¿Cuál es la diferencia?

Primero, la caracterísitca de los equipos. Enfrentamos un estilo que siempre nos han hecho daño, jugadores fuertes, rápidos y potentes. Antes, cuando yo era jugador, les metiamos siete goles, pero ahora no. Tienen conceptos, pivoteos, permutas, latral por dentro, Fui a Sudamérica y allá el equipo local nos atacó.

Los equipos ticos que han logrado buenos resultados han sido fuertes mentalmente, como el suyo en Egipto 2009 (cuarto lugar juvenil) ¿Fortalecer la parte mental es uno de los retos?

Sí, sobre eso vamos, sobre el fortalecimiento en la parte mental, integral, jugadores tácticamente ordenados. Por supuesto que sí. Por eso traje a Jaime Perozo, para que nos colabore con esta parte de grupo, de liderazgos. Sacarles el miedo de perder una pelota, de enfrentar... Es un proceso nuevo. Usted recordó a Egipto, hace diez años, en el primer partido nos metieron 5-0 y tuvimos la capacidad de recuperarnos.

¿Que equipo quiere en lo técnico-táctico?

Más consistente en el sistema. Tenemos que encontrar lo jugadores que se aplican al sistema. No podemos jugar como Haití, con balones rifados. Tenemos que adecuarnos a los jugadores que tenemos. Hicimos variantes, terminamos con dos delanteros, con media puntas rápidos, tomando riesgos. Van a venir más jugadores. Cuando yo fui interino le trabajé a otro entrenador; ahora estoy formando lo mío. El que no entre en lo que a mí me gusta no va a estar. Antes no, el otro entrenador podía intervenir. Hay que exigir más.

¿Es un problema que jugadores como Celso y Duarte no tengan regularidad?

En eso vamos a estar. He hablado con los de afuera: '¡Muchachos tienen que hacer hasta lo imposible por jugar! Nos vamos a topar selecciones con jugadores que normalmente juegan en sus equipos. Ahora, los demás jugadores tiene que tener mejor rendimiento que Celso y Duarte para jugar. Por eso dije a los del campeonato nacional que tenían que exigirse al máximo.