Esteban Valverde, Juan Diego Villarreal.   20 noviembre
Álvaro Saborío (izq.) y Esteban Ramírez (der.) festejan con Juan Vicente Solís el gol de la clasificación de San Carlos. Foto: Rafael Pacheco

La hombrada conseguida por San Carlos en el último suspiro del juego ante Guadalupe le dio un nuevo aire, lo hace sentirse como no se sintieron durante la mayoría de fechas del torneo.

Empatarle a Guadalupe en el epílogo hizo sentir a los monarcas nacionales, nuevamente, reyes del país.

Álvaro Saborío pasó en 60 segundos de estar prácticamente retirado a ambicionar el bicampeonato, Luis Marín dejó atrás la zozobra y enloqueció, el equipo que defiende su trono tomó el aire que necesitaba para buscar destronar a Alajuelense en las semifinales.

Las palabras de los futbolistas de San Carlos denotan alegría, también triunfalismo y ganas de comerse al León en el primer cara a cara, el próximo domingo a las 6 p. m. en el Estadio Carlos Ugalde Álvarez.

“Este es un equipo que sabe manejar las presiones y este era un partido de mucha presión. Sabíamos que si entrábamos a semifinales este equipo será muy jodidísimo, este equipo está para el bicampeonato y la Liga no la tendrá fácil”, advirtió José Luis Cordero, figura del cotejo por marcar el primer tanto de tiro libre.

Chama fue variante en el partido, pero con su actuación sin duda gana puntos para ser titular ante los manudos en el partido de ida.

Otro de los que se robó los reflectores fue el atacante Juan Vicente Solís. El espigado goleador impulsó a sus compañeros a la fase final, después de estar 92 minutos eliminados, con su anotación conseguida en el último suspiro.

"Sabe a semifinales el gol, había que luchar hasta el último minuto. Llegamos fuerte ante Alajuelense, remamos fuertes y aquí lo demostramos. Nosotros vamos con todo, ya estamos adentro de nuevo y eso es lo importante", opinó.

Esteban Ramírez, encargado de darle el servicio a Solís, fue claro en que lo importante era clasificar y ahora todos tienen las mismas opciones para poner las manos al trofeo.

El exherediano sí declaró que ante Guadalupe se sufrió más de lo que se debía; no obstante, también dio mérito a los josefinos, quienes mostraron un nivel muy alto durante todo el Apertura 2019.

“Nos costó el juego, Guadalupe siempre juega bien, no está en mejores posiciones por cosas y circunstanciales del fútbol, pero es un equipo bien trabajado. Si analiza bien cómo está compuesto el plantel, tiene mucha experiencia, mucho jugador de equipo grande. Ahora ya estamos donde vale, de la manera que fuera, con el formato del campeonato está la opción de clasificar y lo conseguimos”, profundizó.

Con sed de revancha. Patrick Pemberton, arquero de San Carlos que se destapó con tres intervenciones importantes en el partido, reveló que para él será una serie linda, ya que chocará ante un rival conocido.

“Hace seis meses me declararon transferible, la verdad hasta me estaban organizando el partido de despedida, pero yo fui claro que no quería eso, sabía que podía seguir aportando y aquí estamos listos para continuar trabajando y peleando”, concluyó.

Pemberton llega al partido con la titularidad por encima de su compañero Marco Madrigal, con quien alternó el puesto en este certamen y la Liga Concacaf.

San Carlos clasificó como cuarto lugar con la misma cantidad de puntos que Cartaginés, con 33 unidades, solo que la diferencia de gol le favoreció al tener más anotaciones marcadas.