5 septiembre
$50 por bloquear tarjeta

Llamé a Servicio al Cliente de Credomatic para bloquear una tarjeta de crédito American Express de Walmart. La ejecutiva me dijo que haría la gestión, pero una vez efectuada me salió con la sorpresa de que me van a cobrar $50 por el reporte de la pérdida. Le respondí que no estaba dispuesta a pagar ese monto, que si era tan amable anulara el trámite y me contestó que no era posible. ¿Por qué no le informan al cliente antes de cobrar por esos trámites? Solicito que Credomatic escuche la grabación de la llamada telefónica y anule el cobro porque no fui bien informada.

Evelyn Ramírez Vindas, Cartago

Basurero en la calle

Cincuenta metros al este del parquecito del barrio La Cruz hay una cantidad considerable de basura esparcida a cielo abierto, con todos los inconvenientes que conlleva. Llamé a la Municipalidad de San José, la primera señora que me atendió me remitió a otra, luego la segunda funcionaria me trasladó la llamada a Quejas, donde nadie contestó el teléfono.

Sergio Solano Céspedes, Zapote

Recurso inútil

En momentos cuando la inseguridad es cosa de todos los días, el asunto de las cámaras de seguridad instaladas por muchas municipalidades viene a ser un paliativo que tal vez espante un poco a la delincuencia, pero hasta ahí. Hemos visto cómo los antisociales han aprendido a ocultar su rostro ante las cámaras y cometen asaltos y hasta asesinatos; sin embargo, solo queda como reseña el hecho filmado, a veces con una calidad baja.

Prefiero la seguridad de un guarda que recorra el barrio y trate de alejar a la delincuencia que a testigos silenciosos (cámaras), incapaces de llegar a apoyarme ante mis gritos. A veces son solo unos pocos vecinos quienes pagan el servicio y los demás, poco solidarios, se benefician.

Marjorie Camacho Calvo, Moravia

Orden durante partido

Gracias a Cartas a la Columna se vio un cambio el día del clásico en los carros estacionados en la calle, en la avenida 5 entre calles 9 y 11, en Alajuela, por el estadio Morera Soto. Ahora viene lo difícil: mantener el orden en los partidos siguientes. Gracias a todos los que intervinieron para permitirnos un domingo de primer mundo, como no lo habíamos vivido en mucho tiempo, con prevención para permitir la atención de cualquier emergencia en la zona.

Randall García Chacón, Alajuela

Tiempo para lo vital

Hace no mucho, una tarde, fui a una cafetería local. Mientras esperaba que prepararan mi pedido, observé el ambiente. Es inevitable ver a familias enteras, grupos de amigos o parejas sumidos en sus teléfonos móviles, viviendo a través de las vidas de otros, sin percatarse de su propia vida. Emplean numerosas horas preocupados por los problemas o los rumores de personas que no conocen, sin mirar al frente y preguntar a su amigo o hermano qué está ocurriendo en su vida. Deberíamos hacer una introspectiva para tener un balance. Debemos dedicar tiempo a lo que es importante y tratar de construir relaciones significativas en vez de virtuales.

Natalia Sofía Windas, Alajuela

Gestión en el INS

Acudí a la oficina del INS en Desamparados porque se me extravió el marchamo y tuve la buena suerte de ser atendido por Xiomara Núñez, quien muy amablemente me solventó el problema sin ningún pero de por medio.

Agradezco al INS por saber escoger al personal idóneo para cuando andamos en apuros. Si todos los empleados públicos y privados fueran como esta funcionaria de amables, nos sentiríamos seguros y sin temor de efectuar la gestión solicitada.

Fernando Cordero Alvarado, Desamparados

Recorte de gastos

El recorte de gastos hecho por el ministro de Educación, Edgar Mora, es ejemplarizante, por lo que uno piensa, ¿por qué no harán lo mismo el resto de los ministros?; tiene que haber departamentos en cada ministerio que no ejecutan. Si hicieran esto, el déficit fiscal podría reducirse sustancialmente. Si se lograra reducir entre ¢80.000 millones y ¢120.000 millones en cada ministerio, se lograría. El presidente debería dedicarse como jefe a revisar bien con sus asesores lo que le envían sus ministros.

Hugo Castro Castro, Curridabat