Fernando Gutiérrez.   25 abril
Algunos árboles alrededor de las Ruinas de Cartago están tan deteriorados que su eliminación es inevitable. Se trata de especies de entre especies como laurel, eucalipto y ciprés. Fotografía: Rafael Pacheco.

Un estudio fitosanitario y silvicultural de los árboles que rodean las Ruinas de la Parroquia de Cartago urge la tala de varios de ellos porque en cualquier momento podrían caer sobre las paredes de este templo inconcluso.

El estudio de los árboles lo hicieron los ingenieros Gustavo Tórres y María Rodríguez de la carrera de Ingeniería Forestal del Instituto Tecnológico de Costa Rica (el TEC), a pedido del Concejo Municipal cartaginés luego de una moción del regidor Jonathan Moya.

Los ingenieros concluyeron en su análisis que es necesario cortar unos árboles y desramar otros, incluyendo los que están dentro de la Plaza Mayor pues representan un riesgo para los transeúntes y visitantes.

#related

El estudio contempló 16 árboles entre especies como laurel, eucalipto y ciprés; algunos de los cuales están casi podridos y en muerte terminal por lo cual es urgente la poda.

Fuera del riesgo para personas, una caída de estos árboles también podría afectar postes, tendido eléctrico e incluso las paredes de las Ruinas.

Esta estructura es patrimonio arquitectónico nacional y símbolo cartaginés. El 4 de mayo de 1910, cuando su construcción iba avanzada, el terremoto de Santa Mónica demolió parte de las obras las cuales lucen así desde aquella época.

El conjunto se compone de muros y escalinatas propios de un templo de estilo románico, cuya construcción se inició en la segunda mitad del siglo XIX.

En sentido histórico, no se trata de ruinas sino de una construcción interrumpida que reviste de gran interés para los visitantes y vecinos pues confiere mucho carácter local al centro de la provincia.

Al estar rodeado por árboles de ciudad en áreas por donde transitan personas y hay mucho tipo de infraestructuras, los ingenieros recomiendan a la Municipalidad dar seguimiento continuo y reportar a la mayor brevedad la detección de algún síntoma de deterioro adicional.

El estudio también recomienda que los árboles sean sustituidos por especies forestales que alcancen menos alturas y de preferencia de la misma zona de Cartago para facilitar su adaptación.

Esta exhortación se hace en momentos en que la Municipalidad de Cartago, ha planteado al Centro de Investigación y Conservación del Patrimonio, su asesoría para remodelar la Plaza Mayor.