Carlos Soto Campos.   4 junio
Los profesionales del Centro Especializado Atención de Pacientes con covid-19 de Caja Costarricense del Seguro Social usan mascarillas en el interior del edificio. Foto: Roberto Carlos Sánchez para La Nación/Archivo

Necesarias para brindar protección al personal de salud, 316.000 mascarillas desechables están en proceso de compra por parte de la Caja Costarricense de Seguro Social (CCSS).

La Contraloría General de la República informó este jueves de que autorizó la adquisición por un costo máximo de $151.680, poco más de ¢87 millones.

Según la solicitud de la Caja para hacer la compra de emergencia, la entidad debe dar una mascarilla diaria a cada uno de sus 54.005 funcionarios.

Cada mascarilla tendría un costo de $0,48 (48 centavos de dólar) como precio tope. La compra se realizaría con el dinero del Fondo de Contingencia, utilizable en situaciones de emergencia nacional declarada.

“Explica que, por la declaratoria de alerta amarilla por la Comisión Nacional de Prevención del Riesgo y Atención de Emergencias, las unidades institucionales podrán acceder al Fondo de Contingencia, cuando así se requiera, bajo el precepto de amenaza o afectación grave a la continuidad en la prestación de servicios.

"Además, indica que en vista de que esta emergencia durará meses, serán muy racionales en el uso de los fondos”, se detalla en el oficio DCA-2057 de la Contraloría.

Esta se une a las múltiples compras que ha hecho la CCSS para atender la pandemia de la covid-19, enfermedad provocada por el nuevo coronavirus.

En abril, la institución compró de emergencia equipo médico por un valor de $5 millones que incluyó 180 aspiradores, 241 monitores de signos vitales, 200 termómetros, entre otros equipos.

La Contraloría habilitó un sitio web de Transparencia en la emergencia covid-19 en donde se detallan 34 transacciones aprobadas a instituciones públicas. 15 de ellas han sido solicitudes de la Caja Costarricense de Seguro Social.

Según este portal, esa institución ha invertido cerca de ¢46.202 millones desde la declaratoria de emergencia.