Esteban Valverde.   19 mayo
Las clases presenciales en los colegios están suspendidas desde el pasado 17 de marzo, como parte de las medidas para enfrentar la pandemia de covid-19. Lo mismo ocurre en las escuelas. Foto: Albert Marín.

La Universidad de Costa Rica (UCR) reconoció que la ausencia de clases presenciales en los colegios afectará el método para determinar cuáles estudiantes serán admitidos para el próximo curso lectivo.

Por esa razón, según informó la Rectoría en un comunicado, trabaja en conjunto con el Ministerio de Educación Pública (MEP) en la búsqueda de una solución.

Las clases fueron suspendidas el 17 de marzo debido a la pandemia de covid-19, y según disposiciones del MEP, aunque se implementaron lecciones virtuales, los alumnos no podrían ser sometidos a evaluaciones.

“A la generación saliente en 2020 no se le ha hecho exámenes. Este es todo un desafío, pues las calificaciones en estas pruebas son claves para calcular la nota de presentación, uno de los dos rubros que componen el promedio de admisión, junto con la Prueba de Aptitud Académica”, indicó la Universidad.

Ante la dificultad, el rector Carlos Araya y la ministra de Educación, Giselle Cruz, conformaron una comisión de profesionales de ambas instituciones para que elabore una propuesta.

La primera reunión fue el miércoles anterior. Fue una cita virtual en la que se trataron los principales efectos de la crisis por el nuevo coronavirus en la educación y se propusieron, sin profundizar, posibles estrategias de solución.

“Dada la pandemia, la población educativa no ha logrado desarrollar del todo las habilidades que conforman los programas de estudios en las diferentes asignaturas, lo cual genera una panorama de incertidumbre y presupone cambios desde las universidades en la prueba de admisión o la supresión de la misma". Pablo Mena, MEP

La comisión que analiza el futuro de los cursantes del último año de colegio quedó conformada por Javier Tapia, director del Instituto de Investigaciones Psicológicas de la UCR; Guaner Rojas, especialista en metodología de Ciencias del Comportamiento; Helvetia Cárdenas, representante de la UCR ante el Consejo Superior de Educación; José Rivera, director de la Oficina de Registro universitaria; y Pablo Mena, director de Gestión y Evaluación de la Calidad del MEP.

Mena, sin embargo, admitió que desconocen cuáles son las medidas que buscan tomar en la UCR.

“Dada la pandemia, la población educativa no ha logrado desarrollar del todo las habilidades que conforman los programas de estudios en las diferentes asignaturas, lo cual genera una panorama de incertidumbre y presupone cambios desde las universidades en la prueba de admisión o la supresión de la misma.

“No tenemos información acerca de las medidas que eventualmente tomarán las universidades a lo interno. Las propuestas a las que se refiere y que han sido analizadas deben consultarlas a las autoridades universitarias directamente”, expresó.

Sobre la preocupación de la UCR por la nota de presentación, Mena aseguró que al final del curso lectivo cada estudiante tendrá su nota reportada.

“La población estudiantil de egresados del año 2020 tendrá sus notas respectivas en sus centros educativos con lo que alcanzarán su condición de egresados y obtendrán el título de bachiller en Educación Media. Las autoridades universitarias deben analizar estos insumos”, recalcó.

Este martes, la comisión nombrada por la ministra de Educación y el rector de la UCR sostendrá una nueva reunión para intentar avanzar en el tema.