Gerardo Ruiz R..   22 abril, 2018
El excandidato presidencial del PLN, Antonio Álvarez (izq.) reapareció tras la campaña para acompañar a la tesorera del PLN, Paulina Ramírez, a entregar la liquidación de los gastos de campaña a Ronald Chacón, jefe de financiamiento de partidos políticos del Tribunal Supremo de Elecciones (TSE). Fotografía: José Cordero.

El Partido Liberación Nacional (PLN) presentó el viernes pasado ante el Tribunal Supremo de Elecciones (TSE) la información sobre los gastos que efectuó durante la pasada campaña política, con la cual le pidió un reembolso de ¢4.653 millones.

La cita la aprovechó el excandidato presidencial Antonio Álvarez Desanti para reaparecer al lado de su partido tras la contienda política.

Este partido obtuvo 401.505 votos para presidente en la primera ronda electoral.

Es decir, para obtener ese caudal de sufragios, el partido invirtió en promedio ¢11.600 por cada voto.

En cambio, en primera ronda, el Partido Restauración Nacional (PRN) invirtió ¢928 por cada voto, pues invirtió poco menos de ¢500 millones y obtuvo 538.504 sufragios, según reportó al 31 de enero.

En un comunicado de prensa relacionado con la entrega de la información, el PLN recalcó que la liquidación cuenta con el aval y la certificación de la Auditoría Externa del partido.

También, enfatizó que el compendio de facturas pagadas tiene el visto bueno de la auditoría que asignó el Banco BCT a la firma de consultores Cofin S.A., que se encargó del manejo del fideicomiso de financiamiento.

Liberación es el primer partido que entrega la documentación de sus gastos de campaña al TSE.

Lo hizo mes y medio antes de que venciera el plazo contemplado para que las fuerzas políticas cumplan con ese trámite para reclamar el pago el de la deuda política, contribución estatal para que los partidos financien sus gastos de campaña.

Antonio Álvarez enfatizó que su campaña presidencial no le dejó deudas al partido.

"El partido quedó bien en sus finanzas, va a tener una reserva (para gastos de operación durante el periodo no electoral) del orden de casi ¢600 millones para operar en estos años, no quedan deudas de la campaña y, además, si se reconoce la totalidad de los gastos, la reserva podría aumentar en alrededor de ¢250 millones más", indicó Álvarez.

Según el excandidato, los números demuestran que la campaña del PLN se manejó con estilo "ejecutivo y gerencial".

"El partido fue cuidadoso y prudente en el manejo de sus dineros", recalcó Álvarez.

Por su parte, la tesorera del PLN, la diputada Paulina Ramírez, agregó que la información de gastos se entregó en 150 tomos.

Y dijo que la liquidación cumple con la adecuada rendición de cuentas que exige el TSE a los partidos políticos.