Josué Bravo.   11 agosto
La Fiscalía General abrió una investigación de oficio contra del presidente Carlos Alvarado, un día después de haber regresado de su viaje de descanso en hotel Hacienda Punta Islita, en Nandayure, Guanacaste. Foto: Rafael Pacheco

La Fiscalía General de la República abrió una investigación de oficio contra el presidente Carlos Alvarado, por el viaje en helicóptero que realizó al hotel Hacienda Punta Islita, en Nandayure, Guanacaste, junto con su ministro de coordinación con el sector productivo, André Garnier, el fin de semana anterior.

El Ministerio Público confirmó que la investigación está a cargo de la Unidad Especializada de la Fiscalía General, bajo la causa 20-000044-0033-PE, abierta en contra del señor Alvarado por el presunto delito de enriquecimiento ilícito.

El fin de la investigación es “determinar si existió o no alguna conducta delictiva”, informó el Ministerio Público.

Sin embargo, la entidad no amplió detalles alegando que el caso está en una etapa que es privada, en la cual no es posible dar más información en apego al artículo 295 del Código Procesal Penal.

Por su parte, esta tarde, la Procuraduría de la Ética Pública (PEP), como representante del Estado, se apersonó en condición de víctima en el proceso abierto por la Fiscalía.

“El apersonamiento en condición de víctima, le permite a la PEP participar en la investigación penal aportando pruebas y ejerciendo las acciones civiles que correspondan para reclamar los daños y perjuicios que se estimen pertinentes, en caso de que se configure un delito contra los Deberes de la Función Pública”, informó la Procuraduría.

Esa función se la habilita la Ley orgánica de la Procuraduría General de la República (PGR).

Adicionalmente, de conformidad con la misma Ley, la PEP le requirió a la Fiscalía General la copia completa del expediente penal para ejercer sus competencias.

El presidente Carlos Alvarado alegó, por su parte, que no existe delito y que la apertura de la causa le parece un exceso.

La Presidencia informó anoche que el mandatario viajó ida y vuelta a ese hotel en helicóptero, junto con su esposa Claudia Dobles y su hijo.

Añadió que la logística fue organizada por Garnier, con quien, según afirmó Zapote, pagó en partes iguales los costos de viaje.

Uno de los vuelos fue realizado en una aeronave propiedad de una sociedad en la cual el ministro tiene participación accionaria.

Alvarado salió el viernes con su burbuja familiar hacia Nandayure en un helicóptero perteneciente a la empresa Servuss S. A., de la cual Garnier es socio.

La Presidencia envió copia de un correo electrónico que Garnier le envió a Alvarado a las 7 p. m. de este lunes, en la que indica: “Adjunto la cuenta de reintegro del vuelo del viernes, según acordamos. Te agradezco, me deposites el 50%”, en referencia a $930 correspondientes a la mitad de los $1.860 que costó el viaje.

En la misma comunicación, Casa Presidencial aportó copia de otro correo enviado a las 5:51 p. m., de este mismo lunes, en el que Mariela Murillo, en representación de la firma Servuss, le escribió al ministro Garnier lo siguiente: “Le agradezco el reintegro correspondiente a los costos por las horas de vuelo, según bitácora 1205 del día 7 de agosto por 3,1 horas a $600 la hora, para un total de $1.860”.

En cuanto al vuelo de regreso de este lunes, la Presidencia aportó una factura de la firma Viajes Especiales Aéreos, con fecha de este 10 de agosto, por un monto de $1.627, con un 50% del costo correspondiente al precio normal de ese servicio.

Sobre los gastos de hospedaje, la Presidencia informó de que el costo de la habitación del mandatario fue de $690 por tres noches y los de alimentación por casi $500.

“Absolutamente, todos los gastos de transporte, alojamiento y alimentación suyos, de su esposo y de su hijo fueron asumidos por el presidente Alvarado”, dijo Zapote.