Patricia Recio.   15 septiembre
Los trabajos de construcción del túnel en la antigua rotonda de las Garantías Sociales implican cierres de carriles que se traducen en enormes presas en ese sector de Circunvalación. Foto: Alonso Tenorio

Ya no importa si es hora pico, inicio de quincena o si hay una protesta en desarrollo. Desde hace varios meses, miles de conductores en el área metropolitana deben armarse de paciencia, respirar, buscar rutas alternas, subirle el volumen al radio…

Más de una decena de obras de infraestructura vial y alcantarillado que se construyen en forma simultánea complican el paso por las principales rutas de ingreso a la capital y provocan que las vías aledañas o pequeños pasos de travesía se desborden.

“Aún falta lo peor”, advierten las autoridades, pues hay más de 20 proyectos adicionales en espera del banderazo de salida para los próximos meses.

El consuelo para los conductores es que se trata de un “mal necesario”, pues la mayoría de obras buscan aliviar el el caos de una red vial que hace tiempo dejó de ser suficiente.

“Es algo que desde que iniciamos nuestra función advertimos que iba a pasar. Mucha de la obra que hemos realizado viene a mitigar los problemas de congestionamiento (...), y vamos a pasar peores momentos” , adelantó el ministro de Obras Públicas y Transportes, Rodolfo Méndez Mata.

El jerarca insistió en que son obras indispensables para mejorar la condición de las vías y fomentar el uso del transporte público.

Focos de congestión

Actualmente, las mayores obras en desarrollo se encuentran en la carretera de Circunvalación, donde se construyen no solo tres de las cinco secciones funcionales del tramo norte, sino también un túnel en la antigua rotonda de las Garantías Sociales (en Zapote).

En el caso de este sector, desde inicios de setiembre se redujo en un carril la circulación para los conductores que viajan en sentido Desamparados-San Pedro.

Ver más!

Mientras, en Circunvalación norte se trabaja en la construcción de la primera intersección de tres niveles del país, la cual atravesará la ruta 32. Esa obra ocasiona congestionamientos a quienes circulan de San José hacia Tibás y a quienes ingresan a San José por la vía de Limón.

Poco menos de 3 kilómetros más adelante, se trabaja en la construcción de un nuevo puente sobre el río Virilla, cerca del estadio Ricardo Saprissa, cuyos trabajos a pesar de no implicar importantes cierres, también generan efecto de cola sobre todo en las mañanas.

Los trabajos del tramo norte de Circunvalación también se desarrollan en Cinco Esquinas de Tibás, donde se construye un viaducto al otro extremo en Colima.

Además, como una obra complementaria, en forma reciente se inició la reconstrucción de la carpeta asfáltica entre la botica Solera, en San José, y La Uruca.

A esto se suman otras iniciativas en ese mismo sector, como la colocación de alcantarillado sanitario que realiza el Instituto Costarricense de Acueductos y Alcantarillados (AyA) en la calle Chile Perro que comunica Tibás con Guadalupe.

También se ejecutan mejoras en la superficie de ruedo en Tibás; trabajos para habilitar un par vial en San Pablo de Heredia; y la colocación de alcantarillas en la vía a Santo Domingo de Heredia que va desde el puente sobre el río Virilla hasta el centro de ese cantón herediano.

Obras nuevas

Cuando el ministro Méndez advierte de que la situación “se va a poner peor”, es precisamente porque la cantidad de obras que hacen fila para comenzar en los próximos meses, es incluso mayor que la que ya se está desarrollando.

Por ejemplo, el MOPT pretende iniciar los viaductos de la rotonda de la Bandera y la intersección de Guadalupe, una vez que concluyan las obras en Garantías Sociales. Sin embargo, estos dos proyectos --separados apenas por un par de kilómetros-- estarán en desarrollo en forma simultánea.

Además, también en los planes a corto plazo figuran la construcción de un túnel cerca de la rotonda de la Hispanidad, de una rotonda cerca del centro comercial en Plaza del Sol y de una intersección en lo que se conoce como el cruce de los Figueres, en Curridabat.

Por otra parte, antes de que finalice este año se tiene previsto el arranque de la construcción de un paso de tres niveles que permitirá unir La Uruca con León XIII, uno de los puntos donde finaliza el nuevo tramo de Circunvalación.

Cuando esa obra comience, el tránsito por ese complicado sector se reducirá a dos carriles

Mientras tanto, en la autopista General Cañas, también se pretende dejar, al menos, adjudicadas tres de las llamadas obras impostergables que forman parte del plan de ampliación de la ruta entre San José y San Ramón.

El sur de San José tampoco tendrá respiro, pues ahí el MOPT planea construir un túnel que reemplazaría los semáforos de Hatillo.

Varias de estas obras ya tienen diseño, están a la espera de recibir financiamiento o se ejecutarán mediante contratos de conservación vial.

En un tramo de la calle que conduce al centro de Santo Domingo se realizan labores de colocación de alcantarillas. Esa obra permitirá luego ampliar el carril exclusivo para buses entre ese cantón herediano y Tibás. Foto: Alonso Tenorio
Tarea compartida

Hacer frente a las presas no es tarea sencilla y, según las autoridades, debe ser compartida.

Mientras la Policía de Tránsito asegura que se enfocan en repartir cargas y el MOPT en mejorar el transporte público y apuntalar vías secundarias, queda en manos de los conductores una de las medidas más importantes: dejar el carro en la casa.

A esto se suman otras alternativas como el teletrabajo, modalidad que tanto el sector público como el privado consideran, cada vez más, como una respuesta para reducir los inconvenientes que el caos vial genera en la dinámica laboral.

“Hay que recordar que el teletrabajo ya está siendo implementado en el sector público y que el decreto que lo rige está vigente (...). Continuaremos fomentando esta modalidad de trabajo que beneficia a todas las partes y con ello lograr que el flujo vehicular disminuya de manera significativa”, afirmó el ministro de Trabajo Steven Núñez.

Por su parte, Gonzalo Delgado, presidente de la Unión Costarricense de Cámaras y Asociaciones del Sector Empresarial Privado (UCCAEP), agregó que algunas compañías que transportan mercadería también han tomado previsiones para evitar las rutas complicadas.

“Si bien, estos trabajos (mejoras viales) provocan inconvenientes momentáneos para tener un tránsito fluido, son obras necesarias pues contribuyen a la reactivación económica”, aseveró Delgado.

Por su parte, Rodolfo Méndez, jerarca del MOPT, agregó que todas las medidas que se puedan implementar desde la administración no son suficientes si los conductores no hacen su tarea.

“Hemos estado limpiando las calles de San José para que la gente no se parquee en zonas ilegales y la gente sigue como si nada, buscan apelar los partes. Es un tema de educación, es una lucha muy fuerte que hemos venido realizando.

"Estamos haciendo un verdadero esfuerzo. pero si la cultura no se transforma, si cada quien quiere hacer lo que le dé la gana es una lucha más difícil”, sentenció el ministro.

Tanto el ministro, como el director de Tránsito, Germán Marín, insistieron en la necesidad de que las personas utilicen el transporte público, pues solo así se reduciría la carga que, de por sí, hace tiempo sobrepasó la capacidad de las carreteras.

“En el caso de nosotros, el trabajo que se ha venido realizando está orientado a agilizar los flujos vehiculares, tratando de distribuir las cargas, eso significa darle prioridad a un flujo de vehículos que viene de un lado donde hay más tráfico.

“Pero también hay un mal concepto de que el tránsito tiene una solución mágica. No es que si viene un oficial se quita el congestionamiento, lo real es que la capacidad vial va a soportar cierta capacidad de vehículos”, añadió Marín.

El director de Tránsito recordó que desde hace tiempo la capacidad de ese cuerpo policial se quedó corta.

Actualmente, requieren de al menos unos 400 oficiales para hacer frente a la atención de accidentes de tránsito, regular la circulación en los sitios complicados y realizar operativos a fin de que se respeten normativas como la restricción vehicular o el estacionamiento ilegal.

Todo lo anterior repercute en el tema de las presas.

Además del uso del transporte público, la recomendación del jefe de tránsito es realizar viajes compartidos, salir más temprano y optar por transportes alternativos, por ejemplo, la bicicleta.

Al respecto, Mario Rodríguez, director del Consejo Nacional de Vialidad (Conavi), agregó que como parte de las medidas para mitigar el impacto coordinan con municipalidades y AyA para procurar que sus obras coincidan en tiempos y se realizan planes de manejo vehicular.

Sin embargo, señaló que en ocasiones se trata de obras que no se pueden postergar.