MEP alegó ‘estrés y manifestaciones de alumnos’ para eliminar pruebas FARO

Decisión se tomó aunque jerarca de Educación reconoció que las evaluaciones sirvieron para obtener un diagnóstico del desempeño de los alumnos

Este artículo es exclusivo para suscriptores (3)

Suscríbase para disfrutar de forma ilimitada de contenido exclusivo y confiable.

Subscribe

Ingrese a su cuenta para continuar disfrutando de nuestro contenido


Este artículo es exclusivo para suscriptores (2)

Suscríbase para disfrutar de forma ilimitada de contenido exclusivo y confiable.

Subscribe

Este artículo es exclusivo para suscriptores (1)

Suscríbase para disfrutar de forma ilimitada de contenido exclusivo y confiable.

Subscribe

La generación de “mucho estrés” entre los estudiantes y el resto de la comunidad educativa así como las “manifestaciones diversas” contra las pruebas son las “razones técnicas” que hasta el momento ha esbozado la ministra de Educación Anna Katherina Müller para eliminar las pruebas FARO, que serían realizadas en junio y noviembre.

Estos argumentos fueron dados a conocer en un documento divulgado la noche del jueves, cuando el Ministerio de Educación Pública (MEP) informó de que el Consejo Superior de Educación (CSE) acordó eliminar las pruebas FARO. Para sustituirlas no se presentó ninguna propuesta, tampoco ha sido posible consultar a la jerarca sobre el tema.

La Nación solicitó a los miembros del Consejo Superior de Educación detallar el criterio para eliminar las evaluaciones, no obstante, los consultados indicaron que la única vocera será la ministra de Educación.

Por esta razón, también se gestionó formalmente una entrevista con Müller así como la posibilidad de acceder al documento acogido por el Consejo, que es de naturaleza pública. Sin embargo, ninguna de las dos solicitudes fueron atendidas al cierre de esta información.

Tampoco fue enviado por parte del MEP el acuerdo del Consejo Superior de Educación.

Antes de presentar su propuesta al CSE, la ministra de Educación se limitó a declarar que “tenían razones técnicas suficientes”, sin decir cuáles, para eliminar las pruebas Fortalecimiento de Aprendizajes para la Renovación de Oportunidades (FARO), implementadas por la administración anterior en sustitución del bachillerato.

Fue hasta este jueves que se conocieron esas razones, en las que también reconocía que las evaluaciones realizadas en el 2021 sirvieron para obtener un diagnóstico del desempeño de los alumnos.

Las siguientes fueron las consideraciones que tomó en cuenta el CSE para eliminar FARO, según el MEP:

1. “Las pruebas estandarizadas son relevantes para medir los alcances de los procesos de enseñanza y aprendizaje”.

2. “En el contexto atípico de la emergencia sanitaria, producto de la pandemia, la comunidad educativa no tuvo todas las condiciones necesarias para desarrollar una educación equitativa y de igualdad de oportunidades”.

3. “La aplicación de las pruebas FARO en 2021 generó mucho estrés en los estudiantes y en el resto de la comunidad educativa y provocó manifestaciones diversas en contra de las pruebas. No obstante, las pruebas permitieron obtener un diagnóstico importante para que se ejecuten planes de acción para la mejora de los niveles educativos de los estudiantes”.

Evaluación necesaria

Para estudiosos como Pablo Chaverri, académico e investigador del Centro de Investigación y Docencia en Educación de la Universidad Nacional (Cide-UNA), era muy importante que el Gobierno especificara las razones técnicas para eliminar las pruebas FARO y cuál sería el modelo sustitutivo, pues las evaluación es fundamental.

“Lo que está claro es que si no evaluamos el sistema educativo, vamos, de algún modo, a estar a ciegas en cuanto a las decisiones para mejorar nuestro sistema educativo. Hoy en el país sabemos que hay un rezago educativo muy importante, que hay mucha inequidad, a lo cual se le ha llamado ‘apagón educativo’; sin embargo, no tenemos información detallada acerca de lo que saben y no saben, y lo que pueden y no pueden hacer nuestros estudiantes”, manifestó el especialista.

La decisión de las autoridades educativas cancelaron la aplicación de las pruebas FARO convocadas para junio y noviembre del presente año, a alumnos de último año de escuela y colegio, así como las de noviembre que se realizaría por primera vez para los estudiantes de penúltimo año de primaria y secundaria.

De esta forma, las pruebas no serán requisito para la obtención del Certificado de Conclusión de Estudios I y II Ciclo de la Educación General Básica y el Título de Bachiller en Educación Media. Solo será necesaria la aprobación del plan de estudios 2022, aunque aún se desconoce cómo se redistribuirán los porcentajes ya que FARO representaba un 40% de la nota final del estudiante; el restante 60% era el resultado del trabajo cotidiano, pruebas y asistencia.

Según el acuerdo del CSE, se instruyó al Ministerio de Educación Pública a realizar en 2023, una evaluación de carácter diagnóstico a los niveles de sexto y undécimo año de colegios académicos y de duodécimo año de colegios técnicos.

No obstante, el resultado que se obtenga en la evaluación no tendrá efecto en la aprobación del curso lectivo, pero su cumplimiento será requisito obligatorio para obtener el certificado de conclusión de estudios correspondiente.