AFP.   14 noviembre
Pedro Sánchez, jefe del gobierno en funciones, se alistaba este jueves 14 de noviembre del 2019 a recibir al presidente electo del Consejo Europeo, Charles Michel, en el palacio de la Moncloa, en Madrid.

Madrid. Vencedor sin mayoría absoluta de las elecciones legislativas del domingo, el líder socialista español, Pedro Sánchez, deberá negociar el apoyo de una parte del separatismo catalán, una necesidad muy arriesgada políticamente en su intento de ser investido presidente del gobierno.

La portavoz socialista en el Congreso, Adriana Lastra, mantuvo este jueves una reunión con Gabriel Rufián, su homólogo de Esquerra Republicana de Catalunya (ERC), uno de los tres partidos separatistas presentes en la cámara.

Su objetivo: tratar de amarrar su apoyo a la coalición de gobierno anunciada el martes por el líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) con la izquierda radical de Podemos.

Una situación obligada, ya que estos dos partidos solo suman 155 escaños en la cámara baja, muy lejos de la mayoría absoluta (176). El partido liberal Ciudadanos, que podría hacer de bisagra con sus 10 diputados, se mantiene en el no y de las otras dos formaciones catalanas tampoco se espera que se muevan de la negativa.

La reunión terminó en chasco, ya que los republicanos respondieron en un comunicado que su posición "sigue siendo un no a una eventual investidura de Pedro Sánchez", pues "no ha habido indicio alguno de que el Partido Socialista vaya a abandonar la vía represiva para afrontar el conflicto político existente entre Cataluña y el Estado" español.

No obstante, Lastra y Rufián acordaron que seguirán en contacto.

El independentismo catalán está en ebullición, desde que en octubre el Tribunal Supremo impuso penas de cárcel de entre 9 y 13 años a nueve líderes separatistas, por su implicación en el fracasado intento de secesión unilateral del 2017.

Ver más!

Entre ellos está el líder de ERC y exvicepresidente catalán, Oriol Junqueras, quien recibió la pena más elevada: 13 años de prisión.

La idea inicial, como dijo el lunes José Luis Ábalos, ministro saliente de Fomento, era no depender del separatismo. “Vamos a seguir intentando, aunque sea solos, no depender de los independentistas, y es posible”, expresó.

Necesidad incómoda

Pero con la aritmética parlamentaria mano, la realidad es que “todos los caminos conducen a ERC”, explicó Manuel Mostaza, analista político de la consultora Atrevia.

Esquerra alentó el pasado verano que Podemos y el PSOE formaran un gobierno de coalición, pero estos fracasaron en el intento. Desde entonces han cambiado mucho las cosas, con las condenas del Tribunal Supremo y las posteriores manifestaciones en las calles de Cataluña, algunas violentas.

Esta misma semana, grupos separatistas radicales bloquearon durante tres días la autopista AP-7 que comunica España con Francia. Una movilización que está utilizando a modo de presión Esquerra, que cogobierna Cataluña junto con la lista del expresidente Carles Puigdemont, Juntos por Cataluña (JXCat).

“Es importante que haya una ciudadanía movilizada, para que el Gobierno del Estado español se mueva”, manifestó el miércoles Pere Aragonés, actual vicepresidente catalán y dirigente de ERC.

El líder socialista, Pedro Sánchez, conversó con Adriana Lastra (derecha) y Cristina Narbona antes de una reunión del partido en Madrid, el lunes 11 de noviembre del 2019.

Aragonés formuló este jueves sus condiciones en la radio Onda Cero: un compromiso firme sobre “una mesa de negociación con las dos partes”, el Gobierno de España y el de Cataluña, donde “haya libertad para poner encima de la mesa (...) las propuestas de resolución” de cada parte.

Ahí, prosiguió Aragonés, el independentismo defenderá la manera de alcanzar la autodeterminación.

Poco después, Sánchez reiteró que su coalición es el "único" gobierno posible, y retó a ERC a explicar "qué gobierno quieren", si persisten en bloquearlo. Según añadió, su objetivo es "que hubiera gobierno en diciembre".

Sánchez ha venido repitiendo que con él no habrá independencia ni referendo de secesión en Cataluña, y entre los puntos del acuerdo PSOE-Podemos se postula que “se fomentará el diálogo en Cataluña”, pero “siempre dentro de la Constitución”, que en su artículo 2 consagra “la indisoluble unidad de la Nación española”.

“Cualquier cosa que pase de la legalidad estricta, el Partido Socialista lo tendrá difícil para explicárselo a sus votantes del resto de España”, advirtió Manuel Mostaza.

Del otro lado, “ERC sigue compitiendo con JxCat por la hegemonía del movimiento independentista”, muy agitado por las recientes condenas, indicó Antonio Barroso, de la consultora londinense Teneo.

Y “ante el escenario de que Cataluña vaya a elecciones en la primera mitad del año que viene, los líderes de ERC podrían tener miedo de verse acusados de traicionar el movimiento, al posibilitar la investidura de Sánchez”, agregó Barroso.