Óscar Rodríguez, Agencia AP.   18 septiembre
La FED, dirigida por Jerome Powell, acordó reducir las tasas de interés, por segunda vez este año, ante las persistencia de la incertidumbre de la economía global. Foto: AP.

Washington y San José. La Reserva Federal de Estados Unidos (la FED) acordó, este miércoles 18 de setiembre, reducir por segunda vez este año, sus tasas de interés debido a los mayores riesgos sobre la economía mundial.

Con la decisión del Comité Federal del Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) los intereses se ubican ahora en un rango de 1,75% y 2%, desde los 2,% y 2,25% en el cual estaban desde julio pasado.

En un comunicado de la FED se detalla que la medida busca fomentar el empleo y la estabilidad de precios en Estados Unidos, pues “persisten las incertidumbres” en torno a la expansión de la actividad económica.

Con la decisión, la FED está tratando de contrarrestar algunas amenazas, como la incertidumbre causada por la guerra comercial del presidente Donald Trump con China, el menor crecimiento mundial y la caída de la industria manufacturera estadounidense.

La Reserva Federal advirtió, en su comunicado, de que la inversión fija de las empresas y las exportaciones se han debilitado.

La medida probablemente desagradará a Trump, que ha atacado al banco central y que ha insistido en que reduzca las tasas de interés de forma más enérgica.

La acción de la Reserva Federal fue aprobada en una votación de siete votos a favor y tres en contra. Dos de los funcionarios que se opusieron prefirieron mantener las tasas de interés sin cambios y otro argumentó la necesidad de un recorte mayor, de medio punto porcentual. Ese fue el mayor número de disidentes de la Reserva Federal, en tres años.

El acuerdo de la FED se toma en medio de una ofensiva verbal de Trump contra el organismo, acusando al presidente de la Reserva, Jerome Powell, de “enemigo” y a los miembros de la junta de directiva de “idiotas”.

A pesar de un robusto mercado laboral y una fuerte tasa de consumo, el mandatario ha insistido en que el banco central estadounidense reduzca más la tasa referencial, incluso debajo de cero, como lo ha hecho el Banco Central Europeo (BCE).

El BCE acordó, la semana anterior, una reducción en sus tasas, nueva compra de deuda pública y privada, sistema de tasas regresivas y préstamos gigantes para aliviar a los bancos ante mayores riesgos de una recesión en la zona euro.

El riesgo de recesión es “débil” pero “ha aumentado”, alertó Mario Draghi, presidente del banco europeo.

El BCE prevé una “debilidad más prolongada” de la economía en la zona euro, añadió, en un pronóstico pesimista que explica la serie de medidas de estímulo.