Sunspectra, el emprendimiento que crea maquillaje y protector solar a base de papaya y guayaba

Mariola Urgellés, fundadora de Sunspectra, fue destaca con el premio ‘25 Mujeres en la Ciencia’ con otras científicas de Latinoamérica por crear productos cosméticos sostenibles a base de residuos agrícolas

Este artículo es exclusivo para suscriptores (3)

Suscríbase para disfrutar de forma ilimitada de contenido exclusivo y confiable.

Subscribe

Ingrese a su cuenta para continuar disfrutando de nuestro contenido


Este artículo es exclusivo para suscriptores (2)

Suscríbase para disfrutar de forma ilimitada de contenido exclusivo y confiable.

Subscribe

Este artículo es exclusivo para suscriptores (1)

Suscríbase para disfrutar de forma ilimitada de contenido exclusivo y confiable.

Subscribe

Cuando Mariola Urgellés realizaba su tesis de ingeniería química en la Universidad de Costa Rica, sus viajes a la playa eran constantes. Ahí, con las brisas marinas y el fuerte sol, empezó a preguntarse el efecto que tienen los protectores solares en el medio ambiente.

Aunque su enfoque de investigación inicial se centraba en la cristalización de fármacos, la curiosidad de Mariola la llevó a explorar un camino completamente diferente el cual desarrolló en una investigación: el impacto ambiental de los productos cosméticos. Así comenzó a gestarse la idea de Sunspectra, su empresa dedicada a la fabricación de protectores solares y maquillajes a partir de residuos agrícolas.

Con el respaldo del Centro de Investigación en Productos Naturales (Ciprona), Mariola ejecutó las primeras formulaciones de sus productos en 2019, siguiendo el consejo de la directora del centro, quien la instó a transformar su idea en un negocio viable.

“Todo empezó a girar alrededor de una idea”, señala Urgellés.

Hoy, a sus 30 años, Mariola, residente de Escazú, destaca como una de las ganadoras del premio “25 Mujeres en la Ciencia”, otorgado por la firma 3M. Este galardón reconoce a mujeres cuyos proyectos ofrecen soluciones innovadoras para enfrentar los desafíos del cambio climático. Ella fue una de las dos costarricenses premiadas, junto con Heileen Aguilar, investigadora del Centro Nacional de Alta Tecnología (Cenat), que realizó un monitoreo del paisaje productivo de pastos en Costa Rica.

Sunspectra vende protector solar y maquillaje a partir de los desechos de frutas como papaya y guayaba que no se venderán al público final. Por su composición química, los productos son amigables con corales marinos, pues no incluyen ingredientes como oxybenzone o parabenos, dañinos para esas especies.

La empresa se compone de cuatro personas en total. Además de Urgellés, quien es fundadora y gerente, ahí trabajan Jimena Gamboa, que se dedica a la gerencia de cuentas y ventas mayoristas; María Montoya, que se enfoca en el servicio al cliente y canales de comunicación; y Paola Navarro, encargada de órdenes e inventarios.

Sostenibilidad como valor agregado

Urgellés explicó que su emprendimiento nació con una perspectiva de sostenibilidad, un valor apreciado por los clientes dispuestos a pagar un poco más por un producto con un propósito claro.

La composición química del producto hace que este no dañe el ecosistema marítimo, y parte de las ganancias se destinan a los proyectos de restauración de arrecifes en Manuel Antonio.

Algunos de los cosméticos ofrecidos por Sunspectra combinan bloqueador solar y maquillaje, una opción bien recibida por las clientas que buscan productos multifuncionales.

“A las clientas les encanta que en un solo producto puedan tener bloqueador con maquillaje y estamos tirando un poquito más a ese lado, pero nuestro enfoque es que la cadena de valor sea lo más sostenible posible. Intentamos que cuando el producto se consuma también el impacto sea menor a una botella de plástico, por eso envasamos en bambú o en cartón”, señaló Urgellés.

La fundadora de Sunspectra señaló que alrededor del 30% de la producción local de papaya en Costa Rica se desperdicia, ya sea porque viene deforme o se golpea en la cadena de suministros. Esa fruta se utiliza como base para los productos cosméticos, contribuyendo así a reducir el desperdicio.

A finales del año pasado, la compañía lanzó su primer producto a base de guayaba, una crema hidratante, ampliando así su oferta.

Crecimiento escalonado

Con ese valor agregado, la marca espera crecer no solo en nichos de mercado, sino competir también con marcas más grandes y tradicionales, primero en Costa Rica y después en otros mercados.

Urgellés indicó que la marca ha tenido contacto con inversionistas, pero aún no ha querido recibir inversión, aunque sabe que en el mediano plazo será necesaria para cumplir con sus planes de crecimiento.

A finales del 2023, Walmart contactó a Sunspectra para vender los productos de la marca en los supermercados Walmart y Mas x Menos. De momento, ahí únicamente venden el protector solar, mientras desarrollan una estrategia para poder concluir la venta de maquillaje en esos puntos de venta.

“Estamos enfocadas en crecer en Walmart, porque estamos entrando y ha sido pasar de ser una empresa bastante pequeña a producir en mayor volumen. Estamos encontrando ese balance y vamos haciendo entregas más grandes y recurrentes para suplir la demanda”, explicó.

Posteriormente, Sunspectra buscará exportar sus productos. Inicialmente, tienen miras para llegar a Estados Unidos, aunque Urgellés afirma que ese proceso es largo debido a los permisos sanitarios que necesitan.