María Esther Abissi.   12 septiembre
Forever 21 cuenta con cuatro tiendas en Costa Rica. En la imagen, la tienda ubicada en City Mall, en Alajuela. Foto: Archivo La Nación.

Forever 21 Inc planea declararse en bancarrota el próximo domingo 15 de setiembre, según informó el medio estadounidense ‘The Wall Street Journal’.

Según la publicación, la compañía minorista solicitará el procedimiento legal por la caída en las ventas, incremento de los competidores en línea y el cambio en los hábitos de consumo de los clientes, que han afectado la salud financiera de la compañía.

Forever 21, fundada en 1984, vende ropa de bajo costo en Estados Unidos y el mundo. Con el proceso de bancarrota se cerrarían cerca de 700 tiendas, de ser aceptado el plan de reestructuración financiera.

A pesar de que presentará el recurso de bancarrota el domingo, esto no implica que clausure, por completo, sus operaciones ese mismo día.

Según la Comisión Nacional del Mercado de Valores de Estados Unidos, cuando una compañía se declara en bancarrota debe continuar realizando sus operaciones día a día, pero es un tribunal el que decide si puede declararse en quiebra o no.

La Nación trató de comunicarse con los voceros de la compañía en el país durante la mañana de este jueves 12 de setiembre; sin embargo, no hubo respuesta.

Forever 21 ingresó a Costa Rica en el 2013, bajo el modelo de franquicia y, actualmente, tiene cuatro puntos de venta: Multiplaza Escazú, Multiplaza Curridabat, Lincoln Plaza y City Mall.

En ese momento, era la tercera incursión de la franquicia en Latinoamérica. Primero abrió operaciones en México y Colombia.

Forever 21 inc no se ha referido a la publicación de ‘The Wall Street Journal’ que cita a fuentes relacionadas con el proceso de declaratoria de bancarrota.

En un comunicado reciente, Forever 21 explicó que sus tiendas están aún abiertas y la intensión es continuar con las operaciones en una parte de Estados Unidos y, en menor medida, con parte de locales internacionales.

Negociaciones

JPMorgan Chase &Co, uno de los mayores prestamistas de la compañía, accedió a hacer una renegociación de las deudas dentro de un paquete de financiamiento de bancarrota.

De acuerdo con el diario estadounidense, Forever 21 abrió grandes tiendas en todo el mundo en un momento en el que los consumidores estaban dirigiéndose hacia las compras en línea.

“La empresa ha estado teniendo problemas de flujo de caja y ha tratado de obtener nuevos créditos por varios meses, de acuerdo con fuentes relacionadas al tema”, afirmó la publicación del medio estadounidense.

Según la firma consultora BDO Usa, el negocio minoristas en Estados Unidos ha estado sufriendo desde el año pasado. Solo entre enero y junio de este año se cerraron 7.000 tiendas, que representa la misma cantidad de clausuras de todo el 2018.

Mientras varias cadenas cerraban sus puertas y encogían sus sucursales, Forever 21 se dirigía en la dirección opuesta: expandieron las tiendas al doble y el triple de su tamaño original.

Para sostenerse, la marca incursionó en categorías como ropa masculina, zapatos, ropa interior y tallas grandes.

De acuerdo con las fuentes de ‘The Wall Street Journal’, los problemas recientes han llevado a la marca a negociar con los arrendatarios de sus locales comerciales para reducir los tamaños y hacer nuevos contratos.