Por: Natasha Cambronero.   23 julio
Otto Guevara, durante las elecciones del pasado 4 de febrero. Foto: Marcela Bertozzi

Por deudas del Movimiento Libertario, el banco Lafise le ejecutó una propiedad en Esparza, Puntarenas, al exdiputado Otto Guevara, mientras que el banco Promérica aplicó dos certificados de inversión del dirigente.

El lote y el bono tienen un valor conjunto de ¢524 millones y fueron dados en garantía por Guevara, en favor del Partido, para financiar sus fallidas candidaturas presidenciales, en el 2014 y 2018.

El terreno en Esparza de Puntarenas, valorado en ¢468 millones, fue hipotecado en noviembre del 2013 para obtener un crédito de ¢2.500 millones, que se utilizó para costear los gastos de la campaña del Libertario, de hace cuatro años.

Ahora, cinco años después, el Banco Lafise ordenó ejecutar esa propiedad, para de esa forma cobrar los ¢119 millones que la agrupación todavía le adeuda de esa línea de crédito. En específico, el ML está moroso desde hace más de dos años. Al 30 de junio, contabilizaba 820 días de atraso.

La petitoria se la hizo a Consultores Financieros Cofin S. A., firma que opera como fiduciario del fideicomiso de garantía, donde se puso a responder esa finca de 155.647 metros cuadrados.

Ante los atrasos en los pagos y la ausencia de un arreglo, Lafise giró la primera orden de ejecución a Cofin, el 4 de mayo pasado.

Inmediatamente, Otto Guevara planteó al Banco “la posibilidad de gestionar la explotación de la finca dada en garantía, bajo la modalidad de un tajo”.

Ese planteamiento del exdiputado fue rechazado, luego de que esa entidad financiera hiciera un análisis de la “viabilidad financiera de la propuesta” y, en consecuencia, el 12 de julio anterior, Lafise le indicó a Cofin que continuara con la ejecución del patrimonio fideicometido.

“Nos permitimos informarle que a esta fecha no existen arreglos de pago con el Partido Movimiento Libertario y las obligaciones se mantienen pendientes de pago. En consecuencia, no es posible emitir la certificación de cancelación”.

Esa fue la respuesta que Patricia Johanning, subgerenta general de Lafise, envió al Tribunal Supremo de Elecciones (TSE), ante una consulta sobre el saldo de las operaciones crediticias que el Libertario tenía pendientes de pago, el pasado 13 de julio y, de la cual, La Nación tiene copia.

La finca en Puntarenas pertenece a la sociedad anónima Guevara Guth y Asociados, donde Otto Guevara figura como accionista junto a otros familiares. Se trata de un terreno reforestado con oficinas, situado en Espíritu Santo de Esparza de Puntarenas.

Cuando se dio en garantía esa propiedad, hace cinco años, fue valorada en ¢672,5 millones, ahora un avalúo la tasó en ¢468 millones. En el Registro Nacional aparece que el valor fiscal es de ¢200 millones.

Ante una consulta de este medio, Guevara negó que haya perdido esa propiedad y, que por el contrario, negocia un arreglo de pago con Lafise.

“A lo largo del último año ha girado varias veces la orden de ejecución de esa propiedad, pero eso se ha suspendido por arreglo de pago que estamos negociando, tenemos un propuesta muy, muy adelantada, tenemos una reunión el martes especialmente para eso. Estamos muy adelantados en esa situación. Estoy confiado que podamos resolver algo con el banco”, explicó Guevara.

Banco Lafise, Otto Guevara
Bono de $100.000 con Promerica

Además de la orden de ejecución de esa propiedad en el Pacífico, el Banco Promerica indicó que, en mayo pasado, recibió una instrucción de aplicar al saldo dos certificados de depósito que eran parte de la garantía que el Movimiento Libertario había ofrecido para gestionar financiamiento.

Se trata de un certificado a plazo por $100.000 (¢56,5 millones), el cual dio como garantía para obtener un crédito de ¢220 millones.

Ese dinero fue prestado para financiar su fallida quinta candidatura presidencial en las elecciones del 4 de febrero. Esa fue la peor derrota del Libertario, pues tampoco obtuvo votos suficientes para tener presencia en el Congreso, pasó de cuatro a cero diputados.

Promerica también aplicó otro certificado que el Movimiento Libertario puso en garantía por ¢6 millones.

Para esta línea de financiamiento, además, había como respaldo certificados de deuda política por ¢220 millones; sin embargo, esos documentos no cobraron valor porque el ML no obtuvo votos suficientes en las urnas para acceder a la contribución estatal.

“Procedemos a confirmar que los dos certificados de inversión que fueron garantía original por la suma de $100.000 y por ¢6 millones, fueron aplicados a la operación de crédito número PR60920-1”.

“(...) Es importante mencionar que este cliente se encuentra en categoría de riesgo E, capacidad de pago 4 y comportamiento histórico de pago nivel 3, lo cual conlleva una estimación del 100% del saldo adeudado al descubierto”.

Así lo consignó Federico Chavarría, representante legal de Promerica, en una nota enviada al Departamento de Financiamiento de Partidos Políticos del TSE, el jueves anterior, de la cual este medio también tiene copia.

Sobre este caso, el exdiputado Guevara también negó que se haya girado un ejecución, insistió que el crédito “está al día”

“No se ha ejecutado, existe un financiamiento a la largo plazo y la operación está al día”, enfatizó el libertario sobre esa línea de crédito que vence en mayo del 2019.

Banco Promerica, Otto Guevara
Guevara perdió propiedad en el 2016

Hace casi tres años, Otto Guevara se vio envuelto en una situación similar por deudas del Movimiento Libertario. En esa ocasión, tuvo que entregar una finca en Puntarenas al Banco BCT por una deuda de ¢124 millones, la cual el ML debió haber pagado, a más tardar, a finales del 2011.

La propiedad de 7.000 metros cuadrados se puso en garantía para financiamiento de la campaña del 2010.

Guevara reconoció que aparte de ese lote, también perdió otras tierras, pero con Lafise, por deudas del Libertario que él sabe no podrá cobrar, pues el Partido carece de recursos.