Por: Lucía Astorga.   16 agosto
Este jueves se realizó el lanzamiento oficial del programa GreenCircle, el cual busca articular los esfuerzos que realizan las organizaciones carbono neutral para luchar contra el cambio climático. Participaron Karla Chaves, de Ecolones; Juan Claudio De Oliva Maya, creador de GreenCircle; Laura Mora, de la Dirección de Cambio Climático y Aníbal Alterno, de Intel. Foto: Lucía Astorga.

“El problema que buscamos resolver, es la desarticulación actual que existe entre las organizaciones que están trabajando la carbono neutralidad, ya que cada una está haciendo este esfuerzo desde su propio rincón”, así resume Juan Claudio De Oliva Maya, lo que en realidad es un ambicioso emprendimiento.

El ingeniero agrónomo, de origen boliviano, es la mente detrás del programa GreenCircle, presentado este jueves de manera oficial, con el fin de catalizar en una agenda común, las acciones que las entidades públicas y privadas, desarrollan en torno a la problemática del cambio climático.

Se trata de una iniciativa privada no lucrativa que busca aprovechar que en el país unas 111 organizaciones ostentan actualmente el sello C-Neutral, otorgado por el Ministerio de Ambiente y Energía (Minae).

La propuesta ofrece beneficios en bienes y servicios para las entidades y sus asociados, para que se unan en la creación de proyectos de impacto en las comunidades y de intercambio de información. También incluye talleres, programas para adoptar escuelas, giras y otra serie de acciones.

“Los aprendizajes que las empresas responsables ambientalmente han acumulado a partir de sus esfuerzos de reducción de su huella ecológica, son lo suficientemente robustos como para crear una comunidad capaz de aprovechar las lecciones aprendidas de unos y otros en favor del gran objetivo de llevar a nuestro país hacia la carbono neutralidad”, explicó.

El certificado C-Neutral es el producto estrella del Programa País de Carbono Neutralidad (PPCN). Este plan fue lanzado en el 2012 como uno de los mecanismos orientados a ayudar a Costa Rica a alcanzar la meta de carbono neutralidad que para ese entonces se había planteado para el año 2021.

Sin embargo, estos parámetros fueron replanteadas en setiembre del 2017, cuando el Gobierno anunció el lanzamiento de Programa País de Carbono Neutralidad 2.0, un documento que corrige y afina lo que se desarrolló en la versión anterior.

Este nuevo planteamiento establece como objetivo la carbono neutralidad de Costa Rica para el año 2085 en la práctica, pero formalmente para el 2100, de la mano del Acuerdo de París.

Pese a estas modificaciones, De Oliva espera que aun para el 2021 el país "pueda demostrar que tenemos valiosos resultados que son dignos de copiar por otras naciones”.

“Queremos quitar del chip de cada una de las empresas, el aspecto de la competitividad en responsabilidad ambiental, ya que actuar ante el cambio climático no es asunto de competir, este es un problema de todos. Entonces, tenemos que crecer como sectores de la economía nacional”, indicó el empresario.

GreenCircle también busca reducir la confusión que se ha presentado por los cambios normativos de los programas de carbono neutralidad, de tal forma que las organizaciones se puedan adaptar a los requerimientos, para que su gestión sea fácil y sostenible en el tiempo.

“La solución que proponemos es que cualquier organización pública o privada, que tenga carbono neutralidad o no, o que esté en proceso, pueda formar parte de esta agenda que proponemos, de una manera que sea inclusiva con todos los sectores, relevante para todas las partes interesadas y vinculante con el Acuerdo de París”, acotó.

La carbononeutralidad se logra cuando un país, empresa o región logra que las emisiones netas de gases de efecto invernadero (GEI) que son expedidas al medio ambiente se mantengan en cero. Foto archivo LN
Líneas de acción

La iniciativa GreenCircle está planteada a partir de tres líneas de acción específicas: Green-Network, Green-Projects y Green-Marketing.

El primero de estos componentes, Green-Network, parte del propósito de crear una robusta red de intercambio de conocimiento y experiencias por parte de las empresas a través de eventos, giras y cuatro talleres especializados en la materia e intersecados por un propósito clave, que sería que todas las empresas inmersas en el proyecto, puedan alcanzar el estatus de Carbono Neutral Plus, que es el máximo escalón en el nuevo programa de Carbono Neutral 2.0 del país.

“Esta red se abocaría a compartir información que pueda ayudar a las empresas a conocer qué han hecho otros para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, así como qué ha sido efectivo para ellos y qué no, como un modo de sistematizar el valioso y largo recorrido que les ha llevado de la experimentación al logro”, indicó la organización.

Por su parte Green-Projects tiene que ver con varios enfoques de proyectos orientados a incrementar el alcance de las prácticas de gestión ambiental para la reducción de la huella de carbono mediante iniciativas desarrolladas en sinergia entre los afiliados al programa.

Esto, por ejemplo, incluye que los miembros adopten 100 escuelas para ayudarlas a certificarse carbono neutral antes del 2021; llevar la cultura de la carbono neutralidad a 100 hogares de los colaboradores y promover las buenas prácticas para la reducción de emisiones entre socios, clientes y proveedores de las empresas.

"Lo que se propone Green-Projects es contagiar la responsabilidad climática de las empresas y generar un impacto que trascienda los límites de la actividad productiva misma”, expresó De Oliva.

También, se plantea la creación de una tarjeta de beneficios para los afiliados de GreenCyrcle y sus asociados, con una antigüedad mayor a los dos años o que formen parte del programa ‘Hogar Sostenible’. Este documento permitiría a las personas acceder a descuentos de bienes y servicios entre miembros del programa, participación de sorteos anuales de experiencias como viajes, paseos o partidos de fútbol.

“Creo que hoy en día la gente necesita más incentivos vivenciales, que otro tipo de cosas para realmente gestar cambios”, dijo el impulsor de la iniciativa.

Las organizaciones que integren el proyecto, también contarán con su propia tarjeta, que reconocerá la antigüedad que tenga dentro del programa, que asimismo, incluirá beneficios para la entidad, en materia de proveedores.

Otra meta es la celebración de la Green Summit, que esperan se convierta en el evento mundial más importante de cambio climático en el mundo.

Finalmente, Green-Marketing parte de la noción de que gran parte de los logros y resultados relevantes alcanzados por las empresas alrededor de la carbono neutralidad, muchas veces no son conocidos más allá del ámbito de la comunicación interna de cada organización, lo que limita mucho la posibilidad de compartir con otros públicos.

De esta manera, el “Green-Marketing” propone generar alianzas con medios de comunicación para aprovechar diversas plataformas digitales y tradicionales con el fin de crear un efecto multiplicador que contribuya a incentivar a nuevas empresas y organizaciones a adoptar prácticas de acción por el clima y políticas de carbono neutralidad antes del 2021.

Los interesados pueden escribir al correo electrónico: info@greencircle.xyz

Un proyecto muy personal
El ingeniero agrónomo Juan de Oliva Maya, es el CEO y fundador de GreenCircle. Desde el 2010 el joven de origen boliviano, se dio cuenta que no quería regresar a su país natal para dedicarse a impulsar en Costa Rica la meta de carbono neutralidad planteada por el gobierno. Foto: Lucía Astorga.

“Soy una persona que siempre ha creído que a veces lo que nos limita a progresar en un proyecto que busca estimular el cambio, es la falta de coherencia; es ser ambientalista en la empresa, pero no en el hogar, cuando realmente nosotros deberíamos llevar los esfuerzos de la casa a nuestras organizaciones, y no al revés”, señala De Oliva.

Para el ingeniero esta transformación empezó a nivel personal. El emprendedor proviene de La Paz, Bolivia, donde creció en el seno de una familia tradicionalmente ganadera de cinco generaciones, en la zona amazónica del país.

Llegó a Costa Rica a estudiar a estudiar Agronomía en la Universidad Earth.

“Mi experiencia de vida y los impactos que generaba la ganadería de carne, la industria en particular, pues, tuve la visión de que formarme en una universidad como la Earth, podría ser una forma de eventualmente contrarrestar el impacto que generaba el negocio de la familia”, manifestó.

Pero su plan de vida cambiaría en el 2010 cuando escuchó que Costa Rica se propuso la meta de alcanzar la carbono neutralidad, lo que le hizo darse cuenta que no quería regresar a su país, sino alinearse a este ambicioso proyecto, así surgió su primer emprendimiento.

“Fue así como en el último año de carrera en la Earth, logré crear una empresa que iba a enfocar a dar acompañamiento para que las organizaciones puedan demostrar la carbono neutralidad. En el 2012 logramos acompañar a las primeras siete empresas que fueron certificadas y en el 2013 empezamos con la creación de GreenCloud, una plataforma tecnológica que buscaba simplificar los proceso de recolección de datos, gestión de información, medición de la huella y generación de reportes”, indicó.

La plataforma GreenCloud también se ha exportado y actualmente es utilizada por organizaciones en 16 países del mundo para gestionar sus emisiones.

Ahora, con la creación de sinergias y la implementación de proyectos, el ingeniero espera llegar a otro nivel, y generar nuevos hitos en el país, en conjunto con empresas, emprendedores y organizaciones comprometidas con la sostenibilidad.