Fabrice Le Lous.   23 abril
El 45to presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Foto: AFP

¿Recordás House of Cards? ¿Esa serie-obra-maestra de Netflix que nos reveló cómo inescrupulosos titiriteros mueven sus hilos en la política de Estados Unidos? Pues la presidencia de Donald Trump, en temas de drama y suspenso, está casi al nivel de la historia de Frank y Claire Underwood. A veces la realidad supera a las mejores ficciones.

Estados Unidos vive su propia serie real con las investigaciones sobre Trump y Rusia. ¿No has tenido tiempo de ponerte al día sobre esto? Te ofrecemos una síntesis curada con lo más importante de las indagaciones.

Spoiler: Trump, el presidente de la primera potencia política mundial, ya está tuiteando sobre impeachment. La sombra de esta palabra lo persigue de cerca.

Ver más!

Aprendamos juntos: Un impeachment es un procedimiento de destitución. Richard Nixon, el 37mo presidente de Estados Unidos, ante un proceso de impeachment que amenazaba con sacarlo de su puesto en los setenta por el escándalo de Watergate, prefirió renunciar a cambio de un indulto. Es el único presi de Estados Unidos que ha renunciado al cargo.

Aprendamos juntos 2.0: Un indulto es una medida especial de gracia por la cual una autoridad competente perdona a una persona toda o parte de la pena a la que había sido condenada. Pero aquí estamos para hablar de Trump y no de Nixon (por más fascinante que sea Watergate).

Donald. John. Trump. De perfil, con su característico mechón frontal rubio. Foto: AFP
¿Qué es el informe Mueller?

Es una investigación sobre la posible colusión entre Donald Trump y el Gobierno de Rusia para interferir en las elecciones del 2016.

El fiscal especial escogido para realizar el informe fue ni más ni menos que Robert Mueller, director del FBI entre 2001 y 2013, y muy respetado por republicanos y demócratas.

Mueller tardó dos años en concluir su estudio. En más de 400 páginas de información, él y su equipo no encontraron evidencia conclusiva de que Trump haya coludido con Rusia.

En cuanto a obstruir la Justicia mientras la investigación se realizaba, Mueller no encontró a Trump culpable, pero tampoco lo encontró inocente y decidió no exonerarlo de estos señalamientos.

Aprendamos juntos 3.0: Una colusión es un pacto ilícito que daña a un tercero. En este caso, el tercero sería la democracia de Estados Unidos, pues el supuesto pacto Trump-Putin habría socavado los comicios presidenciales.

Robert Mueller, uno de los políticos más respetados en Estados Unidos. Foto: AP
¿Por qué investigan las elecciones?

Porque las agencias de inteligencia de Estados Unidos creen que Rusia influyó en la votación que puso a Trump en el poder en el 2017.

Se cree que “troll farms” rusas o “fincas de troles” digitales habrían construido miles de perfiles falsos haciéndose pasar por estadounidenses para influenciar la campaña presidencial desde redes sociales, y crear confrontación entre votantes. Las investigaciones debían sondear hasta qué punto el mismo Trump y su equipo estaban implicados en estos actos criminales.

Algunos miembros del equipo de campaña de Trump se reunieron con funcionarios rusos, pero el núcleo de muchos de estos encuentros sigue siendo secreto.

Por ejemplo, se sabe que uno de los hijos del presidente, Donald Junior, se reunió con un abogado ruso en media campaña porque este, presuntamente, tenía información que podía afectar a Hillary Clinton, candidata demócrata y rival de Trump en la recta final de la elección.

Trump y Putin dándose la mano. Foto: AP
Publicación del informe

22 de marzo de 2019: Robert Mueller termina el informe que comenzó en mayo de 2017 y lo pasa al Fiscal General de los Estados Unidos, William Barr, un abogado republicano que ya fue Fiscal General entre 1991 y 1993, y regresó al puesto gracias a Trump en el último San Valentín, el 14 de febrero de 2019.

24 de marzo de 2019: Con la maratónica investigación en sus manos, Barr redacta un resumen de cuatro páginas y lo hace público. Aquí Barr escribe que no hay evidencia suficiente para considerar que Donald Trump haya coludido con Rusia u obstruido la justicia, pero no lo exonera de obstruir al Poder Judicial mientras Robert Mueller conducía las indagaciones.

18 de abril de 2019: El Departamento de Justicia hace público el informe Mueller. 400 páginas del informe se abren para Estados Unidos y el mundo, aunque con veintenas de folios tachados en negro y ocultando información.

Para hacer público el informe final, Barr da una conferencia de prensa en la que insiste que el documento no recomienda poner cargos criminales contra Trump debido a la política del Departamento de Justicia que establece que “un presidente en ejercicio no es procesable”.

Los críticos de Trump y los medios independientes no tardan en sumergirse en el informe hecho público.

William Barr, Fiscal General de los Estados Unidos. Foto: AP
Principales hallazgos

Hay mucho. Muchísimo. Son 400 páginas con información muy valiosa y con información protegida. El New York Times y el Washington Post han desentrañado varios secretos. El diario de la capital destacó algunos descubrimientos del informe Mueller, de los que extraemos estos cuatro:

1. Conducta sospechosa de Trump con Michael Flynn y el director del FBI, James Comey.

Flynn era asesor de Trump en Seguridad Nacional y mintió al FBI acerca de sus interacciones con el embajador de Rusia entre las elecciones y la toma de posesión. Trump lo despidió y le dijo a otro asesor al día siguiente: “Ahora que sacamos a Flynn, el asunto de Rusia está acabado”.

Trump le dijo al entonces director del FBI, James Comey: “Espero que puedas dejar ir la investigación sobre Flynn. Deja ir a Flynn. Es un buen tipo. Espero que lo dejes ir”.

2. Trump despide a Comey del FBI

Cuando James Comey testificó ante el Congreso y dijo que sí existía una investigación sobre Rusia, pero sin elaborar mucho en el fondo de la misma y sin afirmar que Trump era parte central de las indagaciones, el presidente le dijo al entonces fiscal general, Jeff Sessions:

“Esto es terrible, Jeff. Y todo porque te apartaste del procedimiento” (Trump quiso que Sessions interrumpiera la investigación antes de que el Poder Judicial eligiera a Robert Mueller para llevarla a cabo).

Al día siguiente, según el informe, “el presidente declaró que quería remover a Comey y tenía ideas acerca de la carta que redactaría para hacer este anuncio”.

Trump despidió a Comey en mayo del 2017.

3. Trump dice: “Este el final de mi presidencia” cuando aprende que Mueller lo investigará

En mayo de 2017, cuando Jeff Sessions informó a Trump de que la Fiscalía pondría a Robert Mueller a cargo de la investigación sobre Rusia, Trump se habría recostado al fondo de su silla y según el asistente de Sessions, habría dicho:

“Oh my God, this is terrible. This is the end of my presidency. I’m fucked”.

Traducido al español queda así:

“Oh, Dios mío. Esto es terrible. Este es el final de mi presidencia. Estoy jodido”.

4. Trump trató de ocultar la reunión de su hijo con un abogado ruso

El informe de Mueller detalla cómo Trump trató de impedir que se supiera de una reunión en junio de 2016 en la Trump Tower de la 5ta avenida de Manhattan entre su hijo Donald Júnior y un abogado ruso que habría ofrecido dañar a Hillary Clinton.

Donald Trump Jr, uno de los hijos del presidente involucrado en las investigaciones judiciales. Foto: AP
¿La presidencia de Trump peligra?

Sí y no.

Para ser honestos, tras leer lo que el Times y el Post han publicado en los últimos días sobre el informe Mueller, uno tiene la sensación de que el hollín político que Trump acarrea consigo está llegando a niveles estratosféricos.

La senadora de Massachusetts y precandidata presidencial demócrata para el 2020, Elizabeth Warren, ha dicho que “si cualquier otra persona hiciera lo documentado en el informe Mueller, esa persona estaría presa”.

Tras el informe, un impeachment para Trump y el final de su presidencia sí cabe dentro del espectro de lo posible, pero también cabe subrayar que el documento es más blando con el mandatario que lo que esperaban algunos de sus críticos y sobre todo los demócratas.

El informe no sacó a flote información que revele una colusión expresa entre Trump y el Kremlin. Este es un golpe bajo para los detractores del presidente, porque era el centro de la investigación. Sin embargo, la cantidad actos documentados de Trump para interferir con la investigación es enorme. Y esto es lo que los opositores demócratas buscarán esclarecer. ¿Si todo este tiempo Trump era inocente, por qué tanto empecinamiento en entorpecer o interrumpir el trabajo de Robert Mueller?

Nancy Pelosi, congresista y portavoz demócrata del Legislativo, se ha referido a Trump tras el informe como “un anti ético con comportamientos inescrupulosos”, pero mantiene un poco de distancia con la posibilidad del impeachment.

Su partido evalúa cuáles son los siguientes pasos, al tiempo que exigen que el 12% del informe oculto bajo manchones negros sea revelado al público.

Por su parte, los republicanos y medios más conservadores como Fox News y Breitbart (el favorito de Trump) han celebrado el resultado del informe y repiten, en mayúsculas: “No collusion, no conspiracy, no obstruction”.

En las próximas semanas es posible que el mismo Robert Mueller declare ante el Congreso y responda preguntas bajo juramento. Esto a petición de los demócratas. Las respuestas de Mueller serán claves para el futuro de Trump. Si bien el tiempo y las pruebas no lo sacan prematuramente de la Casa Blanca, las elecciones presidenciales de 2020 están a la vuelta de la esquina. Trump se juega la reelección y el Partido Demócrata se juega su regreso al poder después de Obama.

El New York Times lo describe así: “Es una guerra política que acaba de comenzar”.

Un meme con zoom a la cara de Robert Redford.