Alexánder Sánchez, El Comercio (GDA). 23 mayo
En la desenfrenada costa de Ibiza, la muerte de un popular 'dj' es el meollo del asunto: ¿quién lo mató? es la pregunta. Fotografía: Cortesía de Netflix
En la desenfrenada costa de Ibiza, la muerte de un popular 'dj' es el meollo del asunto: ¿quién lo mató? es la pregunta. Fotografía: Cortesía de Netflix

Dice Álex Pina, creador de popular serie La casa de papel, que White Lines "es una historia triste contada de la manera más divertida posible”.

Pina no se equivoca en lo absoluto. La nueva serie de Netflix, que se encuentra entre el top ten de programas más vistos en Costa Rica y varios países de Europa, es un compilado de 10 capítulos que tiene un seductor y descarado poder: llevar al público a la cima del dolor, pero a la vez provocarle a una demente sonrisa.

Dicho de otro modo, White Lines es el claro ejemplo de placer culposo. Como si el televidente fuera un sádico en potencia, la serie provoca que el espectador termine comiendo palomitas dulces a costas de un espantoso relato criminal, ocurrido 20 años atrás en las desenfrenadas costas de Ibiza, en España.

¿Un nuevo monstruo engendrado por Pina? Sin duda. Una criatura de múltiples cabezas donde el sexo, las drogas y la violencia criminal son el corazón de una fábula sobre una hermana angustiada y su hermano acribillado.

La hermana a la que nos referimos se llama Zoe (Laura Haddock), una joven británica que ve su vida hecha pedazos cuando el cuerpo de su hermano Axel aparece muerto, dos décadas después de haber desaparecido.

Axel (Tom Rhys Harries) era un famoso y popular dj, cuyas circunstancias de su desaparición nunca estuvieron claras. Por eso Zoe, presa de la angustia y la duda, decide viajar a Ibiza para indagar, personalmente, que ocurrió realmente con su hermano.

Lo que sucede es que Zoe está dispuesta a todo para lograr su cometido. Se meterá por completo en los frenéticos ambientes de Ibiza, donde las fiestas desenfrenadas halla enloquecidos a los amigos más cercanos de su pariente.

Su búsqueda desesperada la arrastrará a un mundo de riesgos y mentiras que la obligarán a enfrentarse a su lado más oscuro. Ella también buscará liberarse.

“Cuando llega a Ibiza ella se descubre a sí misma y se da cuenta de que tiene muchas cosas en común con su hermano. Por fin puede sentirse libre y hacer muchas cosas que no había hecho jamás. Tiene ganas de expresarse, de decir ‘aquí estoy y esta soy yo’", detalló Haddock en la revista Hola.

En esa línea, el universo de White Lines no solo terminará drogando a Zoe, sino que meterá a todo el mundo en su vorágine narrativa-alucinógena, que utiliza el thriller y la comedia negra como una manera de manipular las emociones.

La poderosa familia Calafat es sospechosa del asesinato de Axel. Su papel en la serie es muy singular. Fotografía: Cortesía de Netflix
La poderosa familia Calafat es sospechosa del asesinato de Axel. Su papel en la serie es muy singular. Fotografía: Cortesía de Netflix

¿Está listo para otra serie adictiva? Esta es, consúmala con cuidado.

White Lines es un viaje entre géneros, estridente y extremadamente loco, del que no querrás tener prisa en bajarte. Intenta, eso sí, no tomártela muy en serio”, advierte la revista digital Digital Spy.

La diosa intérprete.

A quienes ya vieron White Lines, seguramente Laura Haddock les habrá parecido un rostro familiar. A esta espigada mujer, de ojos y expresivos ojos azules, quizá la viste pidiendo un autógrafo en Capitán América: el primer vengador (2011), encarnando Meredith Quill en Guardianes de la Galaxia vol. 1 y 2 o salvando al mundo como la profesora Viviane Wembly, en Transformers: el último caballero (2017).

A esta mujer de 34 años, nacida el 21 de agosto de 1985, en Londres, quizá alguien la vio también en Da Vinci’s Demons (2013), donde interpretó el personaje de Lucrezia Donati en el venturoso mundo de Leonardo Da Vinci.

Así luce Laura Haddock en 'White Lines'. Ella encarna a Zoe, la protagonista. Fotografía: Cortesía de Netflix
Así luce Laura Haddock en 'White Lines'. Ella encarna a Zoe, la protagonista. Fotografía: Cortesía de Netflix

Sea cual sea su recuerdo de Haddock, lo cierto es que la británica es una de las actrices más prometedoras del momento y todo apunta a que su carrera está a punto de despegar de manera definitiva con White Lines.

“Más que convincente”, califica la revista Espinof el trabajo de Haddock en la nueva serie. Su dolor por la muerte de su hermano se irá profundizando con credibilidad en un presente traicionero y peligroso, mientras oportunos los flashbacks irán aclarando las cosas, tejiendo pistas sobre el espantoso destino de Axel.

Poco a poco, además, Haddock comenzará a sacar todo lo visto y aprendido en las cintas de Marvel, pues Zoe se verá envuelta en frenéticas persecuciones que involucran carros y hasta barcos.

El personaje de Boxer (Nuno Lopes), quien es el guardaespaldas de la familia más poderosa de la isla, también dará mucho de qué hablar en la serie. Él protege a los Calafat, quienes son sospechosos de la desaparición de Axel.

Es que Boxer, considerado uno de los personajes fuertes de la serie, tendrá encuentros cercanos con Zoe. Ella lo busca y rápido lo encuentra

“Son cosas que ya verán. Esa relación es poderosa y se que les encantará”, dijo Lopes, actor de origen portugués.

Esperando nueva temporada.

Aunque Netflix no ha realizado ningún anuncio sobre el futuro de White Lines, el último capítulo de la primera temporada da a entender que será una realidad.

Incluso Harries (quien da vida a Axel), ya tiene algunas ideas sobre dónde continuar con la serie. En una entrevista con Deadline, Harries dijo que existe un arco de tres temporadas planeado, en caso de que el gigante del streaming decida invertir en el show.

Póster oficial de 'White Lines', serie exclusiva de Netflix. Fans esperan por una segunda temporada. Fotografía: Cortesía de Netflix
Póster oficial de 'White Lines', serie exclusiva de Netflix. Fans esperan por una segunda temporada. Fotografía: Cortesía de Netflix

Considerando que la incógnita principal (¿quién mató a Axel?) fue resuelta al final de la primera temporada, ¿qué dirección tomaría el show para conseguir con una nueva entrega? Pues bueno, quizá se centre en otro de los personajes importantes de la serie.

En su búsqueda de la verdad, Zoe tomó algunas decisiones moralmente cuestionables, así que las consecuencias de sus actos podrían alcanzarla en una próxima tanda de episodios de White Lines.

Ya lo veremos.