Por: Lysalex Hernández A..   31 agosto
De izquierda a derecha: Gina Torres, Patrick J. Adams, Sarah Rafferty, Meghan Markle, Rick Hoffman y Gabriel Macht. Archivo

¡Hola, Harvey Specter! Aquí estoy, de nuevo, escribiendo sobre ti. Pensé que la primera vez que lo hice había logrado expresar todo lo que me haces pensar y sentir. Sin embargo, heme aquí, poco más de tres años después de aquel momento, en el que hice pública mi admiración por ti y el séquito que te rodea en el exitoso bufete Pearson Specter Litt, en la ciudad de Manhattan, Nueva York.

Hay quienes dicen que, de lo bueno, poco. Pero, contigo, un inteligente, exitoso, astuto –y muy apuesto– abogado corporativo, al que no le tiembla el pulso de hacer todo y más para ganar sus casos, menos, eso sí, a alterar la verdad o violar las leyes, es un objetivo extremadamente difícil de cumplir. Y yo creo, honestamente, que eso lo tienes muy claro, al igual que lo aceptamos y asumimos el resto de los miles de fanáticos de todo el mundo que te hemos acompañado en las siete temporadas de la serie Suits (producida por USA Network), de la cual eres protagonista, y que gracias a Netflix puedo ver una y otra vez.

Me confieso culpable y reincidente, ante el jurado que hoy lee estas líneas, en el delito de ser una adicta a este drama legal, en el que cada una de tus virtudes, pero, en especial, de tus defectos, son el fiel reflejo de cómo la vida puede llevarnos a tomar decisiones que nos hacen cuestionarnos como personas ante situaciones insospechadas. Creo que es precisamente en esto, en esa capacidad de mostrarte tan humano, tan vulnerable y no por ello perder tu esencia, en donde radica tu mayor encanto.

Cuando te miro, en esos episodios de una hora, solo puedo preguntarme: ‘¿por qué no existen más personas así en el mundo?’. De esas que son capaces de arriesgarlo todo por los amigos, de esos que se convierten en familia, como lo has hecho tú con Mike Ross (Patrick J. Adams), ese joven cuyo sueño de ser un abogado que ayuda a las personas que más lo necesitan se vio truncado por una decisión de vida o muerte. Sin embargo, gracias a esa incondicionalidad y empatía que han construido los dos en todos estos años, es lo que ha llevado a este chico a ser capaz de desafiarte y retarte a ser una mejor versión de ti mismo, tanto a nivel personal como profesional.

Lo sé, Harvey (Gabriel Macht), ustedes tan solo son una versión moderna de Batman y Robin, según lo confiesan en cuanta oportunidad tienen, pero, ¿de eso no se trata la amistad? ¿de hacer que el otro trabaje en una versión de sí mismo sin perderse en el intento? Pero es que no es solo eso lo que me hace admirarte, sino también el hecho de cómo tu “relación” con Donna Paulsen (Sarah Rafferty), tu inseparable asistente, te hace cuestionarte tus verdaderas intenciones ante la vida, sin juzgarte o criticarte, sino simplemente escuchándote.

Ver más!

Créeme cuando te digo que todos lo que hemos tenido la suerte de toparnos con una persona como Donna, sea hombre o mujer, encontramos un tesoro que no estamos dispuestos a perder, porque esos pequeños instantes, en los que podemos mostrarnos sin máscaras ni poses, son tan valiosos como escasos. Y esa es otra de tus principales lecciones: no todos están preparados para la honestidad, pero bien vale el esfuerzo arriesgarse a intentar hacer de ella una filosofía en el diario vivir.

El más claro ejemplo de esa influencia que tienes en todos aquellos que te conocemos es tu colega y socio, Louis Litt (Rick Hoffman), quien a simple vista podría parecer todo lo opuesto a ti, pero, en el fondo, son más parecidos de lo que ambos creerían. Su testarudez, que llega a ser irritante en algunos momentos, es igual de única que ese instinto de protección a todo lo que consideran importante y eso, al final de cuentas, es la mejor conexión que puedes llegar a tener con otra persona.

Quizás esta sea una de las realidades que más te cueste asumir, pero Harvey, si en algo son buenos los dos es en confirmarnos la importancia de poder reconocerte en otra persona y no por ello sentirte menos, por más molesto que esto pueda ser. Lograrlo no es tarea fácil, pero cuando se tiene al lado a una mujer como Jessica Pearson (Gina Torres), que más que una jefa es una verdadera líder, sabes que de eso se trata todo: ceder ante ciertas situaciones no te hace débil, sino que demuestra tu nivel de madurez e inteligencia.

Para la octava temporada, que se estrena este año en los Estados Unidos, se unió al elenco la actriz Katherine Heigl. Fotografía: Archivo

Y es que tu mundo, ese que parece más mío que tuyo, no estaría completo sin Rachel Zane (Meghan Markle), la más meticulosa y bondadosa asistente legal de tu bufete, y que con su noviazgo con Ross, nos hace creer que sí existen en el mundo esos amores que son de para toda la vida y no de “hasta que la muerte nos separe”. Yo sé que sabes de lo que te hablo, se te ve en tus ojos cuando los miras luchar cada día por enamorarse y construir, de a poco, una relación estable a punta de obstáculos superados.

Por último, mi querido Harvey Specter, y no por ello menos importante, solo me queda darte las gracias y lo hago no solo en mi nombre, sino también por esas personas a las que invité a conocerte y desde entonces tampoco se quieren ir de tu lado (todos saben muy bien quienes son). Quiero hacerlo porque gracias a ti he tenido las mejores citas; las más divertidas tardes de sábado con mi mamá; las más hilarantes conversaciones con esas amigas, que no importan el país en el que estén, eres punto de encuentro para nosotras. Lo hago, principalmente, por permitirme reconocerme en ti y en esa búsqueda constante de tener una mejor versión de mí misma cada día.

Suits (La ley de los audaces)

EE.UU. 2011-2018.

Género: Drama.

Elenco: Gabriel Macht, Patrick J. Adams, Sarah Rafferty, Meghan Markle, Rick Hoffman y Gina Torres.

Duración: Episodios de una hora.

Plataforma: Netflix.