Monarca conversó con los actores Lena Headey, Maisie Williams, Sophie Turner, Kit Harington, Rose Leslie y Conleth Hill

 24 junio, 2014
La reina Isabel II de Inglaterra y el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, observan el Trono de Hierro acompañados por la actriz británica Lena Headey (izq.) y el actor norilandés Conleth Hill, mientras visitan los estudios en los que se graba la serie de televisión Game of Thrones, en Belfast, Irlanda del Norte.La reina Isabel II de Inglaterra y el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, observan el Trono de Hierro acompañados por la actriz británica Lena Headey (izq.) y el actor norilandés Conleth Hill, mientras visitan los estudios en los que se graba la serie de televisión Game of Thrones, en Belfast, Irlanda del Norte.
La reina Isabel II de Inglaterra y el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, observan el Trono de Hierro acompañados por la actriz británica Lena Headey (izq.) y el actor norilandés Conleth Hill, mientras visitan los estudios en los que se graba la serie de televisión Game of Thrones, en Belfast, Irlanda del Norte.La reina Isabel II de Inglaterra y el príncipe Felipe, duque de Edimburgo, observan el Trono de Hierro acompañados por la actriz británica Lena Headey (izq.) y el actor norilandés Conleth Hill, mientras visitan los estudios en los que se graba la serie de televisión Game of Thrones, en Belfast, Irlanda del Norte.

Belfast, Irlanda del Norte (AP).

La reina Isabel II visitó los estudios de la exitosa serie de la cadena HBO, Game of Thrones, en Belfast, Irlanda del Norte.

También la monarca, de 88 años, se reunió este martes con varias de sus estrellas, junto al asiento oficial cubierto de espadas conocido como el Trono de Hierro.

La reina conversó con los actores Lena Headey, Maisie Williams, Sophie Turner, Kit Harington, Rose Leslie y Conleth Hill, pero a diferencia de muchos visitantes, declinó sentarse en el trono creado para el gobernante de los míticos Siete Reinos en los Titanic Studios en Belfast.

Los creadores de Game of Thrones, David Benioff y Dan Weiss escoltaron a Isabel II a través de la armería, los hangares de vestuario y los amplios escenarios construidos especialmente para la serie, la mayor producción televisiva que se haya montado en Europa.