Manuel Herrera. 5 noviembre, 2017

​A pesar de que eligió a Jalé Berahimi para que la acompañara en la pista en el Especial de invitados, la modelo y empresaria Johanna Ortíz se convirtió en la cuarta expulsada de Dancing with the Stars, el programa de concurso de baile de Teletica (canal 7).

Berhimi, Ortíz y el bailarín David Hernández se presentaron en la pista con un paso doble; sin embargo, el puntaje obtenido esta noche sumado al de las dos galas anteriores dejaron a Ortiz en capilla ardiente.

Así llegó la mejor amiga de Jalé Berahimi a El reto de las estrellas, instancia a la que también llegó Marcela Ugalde.

Jalé Berahimi y Johanna Ortíz bailaron paso doble. Foto: Mayela López
Jalé Berahimi y Johanna Ortíz bailaron paso doble. Foto: Mayela López

Ambas participantes disputaron la continuidad en el programa. Bailaron Mi gente, de J. Balvin y al final el panel de jurados tomó una decisión unánime: Johanna Ortíz debía abandonar el programa.

En competencia ahora continúan: Marcela Ugalde, Sophía Rodríguez, Víctor y Daniel Carvajal. Gustavo Gamboa y Fitzgerald Haney.

La noche

La novena gala de Dancing with the Stars encendió la pista con un elegante tango. La actriz Marcela Ugalde abrió el Especial de Invitados de la noche.

El empresario Don Stockwell fue quien eligió la actriz para que la acompañara en la pista, luego de que María Torres no pudiera por cuestiones personales.

Ugalde usó sus dotes histriónicos para hacer de la pista de ballroom un escenario teatral y estableció un seductor juego con Stockwell y Javier Acuña, el bailarín que la acompaña en competencia.

Así capturó la atención durante toda la coreografía, en la que destelló no solo porque el vestido que lucía resplandecía con los reflectores, sino por los osados pasos.

La presentación de la actriz concluyó con un beso de enamorados que le dio Stockwell. “Fue un beso teatral”, dijo poco antes de recibir los 23 puntos que le otorgó el panel de jurados.

De seguido, un nuevo trío estaba listo para cautivar a la audiencia con un jive: el de Gustavo Gamboa, Alhanna Morales y Renzo Rímolo.

Vestidos a lo Charles Chaplin, en escena primero aparecieron Renzo y Gustavo haciendo locuras. Luego apareció Alhanna, quien intervino en las constantes disputas que ambos locutores armaron en la pista.

Don Stockwell, Marcela Ugalde y Javier Acuña en Dancing. Foto: Mayela López
Don Stockwell, Marcela Ugalde y Javier Acuña en Dancing. Foto: Mayela López

Como era de suponer, el jive con algunos matices de twist que el trío puso en la pista fue divertido y alusivo a una de las coreografías más representativas de Rímolo en la segunda temporada de Dancing with the Stars, que salió triunfador.

Con jocosidad, Renzo afirmó que su mayor temor en la pista no fue regresar, sino que lo pusieran a alzar a Gustavo Gamboa.

Entre risas y aplausos del público, la pareja y el invitado alcanzaron un puntaje de 23.

Pronto la pista se encendería con un nuevo ritmo, el flamenco. El Estudio Marco Picado se “disfrazó” de cava para el debut de la danza originaria de Andalucía.

La talentosa chef Sophía Rodríguez, Michael Rubí y la invitada de la pareja, la periodista cultural Natalia Rodríguez, la hermana de Sophía, eran los protagonistas entonces.

Con el conocido tema Bamboleo de los Gipsy Kings, las hermanas Rodríguez sorprendieron con alzadas y zapateados que al final de la presentación fue ovacionada con gritos, aplausos y 25 puntos del jurado.

El aire español dejó de soplar en la competencia para dar la bienvenida a la sabrosa y sensual samba brasileña.

Si Víctor Carvajal enloquece a los presentes en el Marco Picado cada vez que sale a pista, esta vez el presentador de De boca en boca fue dinamita pura.

Carvajal eligió a su compañera Montserrat del Castillo quien deslumbró a su lado y al de Diana de la O, en una coreografía donde sobró energía y en la que no hizo falta la batucada en vivo para sentirse en los mismísimos carnavales de Río de Janeiro.

El sabor carioca del trío, los vibrantes colores del vestuario y explosivos movimientos le valieron una calificación de 28 unidades.

“Muy agradecido y a ustedes, amigos, gracias por apoyarnos porque le estamos poniendo alma, cuerpo y corazón a esta carambada”, afirmó el presentador tras conocer el puntaje.

De seguido, otra simpática pareja salió a escena: la del exembajador de Estados Unidos en el país Fitzgerald Haney y Lucía Jiménez.

En la noche de invitados, el exdiplomático eligió bailar junto con toda su familia: su esposa, sus cuatro hijos y el perro Clifford.

Los nueve fueron desfilando uno a uno por la pista a ritmo de disco. Recorrieron el rectángulo con simpatía, cosechando en cada paso aplausos del público y buenos comentarios del jurado.

Flor Urbina, David Martínez y Alex Costa otorgaron a la familia Haney 28 puntos, entre ellos un 10 que provino de la paleta de Costa. El puntaje empató la gala con Víctor Carvajal.

De salida

Mientras Haney y su familia recibían las calificaciones, tras bambalinas Johanna Ortiz, David Hernández y Jalé Berahimi se alistaban para su presentación.

Berahimi fue elegida por Ortiz para bailar paso doble en la pista. Jalé de negro y Johanna de blanco hicieron su drama en la pista y dejaron por minuto y medio su amistad de 15 años para luchar por Hernández en la pista.

Bad Romance, de Lady Gaga, acompañó la “dramática” coreografía, que marcó un regreso fugaz de Berahimi a la pantalla y con el que revivió un año atrás cuando participó en Dancing with the Stars. El trío recibió 23 puntos.

La noche cerró con Daniel Carvajal. El modelo y empresario movilizó a todo el público del Marco Picado al frente del escenario quien lo acompañó con las palmas mientras se movía con Yessenia Reyes con un merengue.

De pronto, en la pista apareció doña Marta, su madre. Ella fue la tercera persona que la pareja eligió para la gala y sorprendió con elevaciones y vueltas que le pusieron cerrojo a la velada. Obtuvo 26 puntos.