Fernanda Matarrita Chaves.   9 diciembre, 2018
'Chinamo' 2006: De izquierda a derecha: Giovanni Linares, Carlos Álvarez, Mauricio Hoffmann, Hanzel Carballo, Viviana Calderón, Marilin Gamboa y Nancy Dobles. Archivo LN

Diciembre, fiestas de Zapote y el año 2000. Se estrenaba siglo y una novedad había llegado a la televisión; pocos afortunados pudieron presenciarla en vivo. Una voz conocida de la radio narraba lo que iba pasando; en escenario una cara familiar daba la bienvenida y una esbelta modelo recién llegada de Europa saludaba a quienes veían su debut como presentadora.

El Chinamo, que se realizó físicamente en uno de los locales que están en los alrededores del campo ferial de Zapote, ofrecía música, baile, diversión y muchas sorpresas. A la producción de Teletica, un dueño de estas armazones metálicas que se convierte en refugio de los fiesteros conocidas como chinamos, les prestó uno y allí se armó la celebración que canal 7 quiso compartir con Costa Rica.

Los presentadores eran Édgar Silva, actualmente retirado de la televisión y quien fortuitamente regresa a hacer colaboraciones y programas de temporada como Las paredes oyen; y la ya consolidada Marilin Gamboa, quien sigue siendo ficha del programa. La voz en off era la de Carlos Álvarez, uno de los conductores estelares actuales.

Para sorprender a los asistentes, y sobre todo a la audiencia de la casa, la más grande sorpresa se podía ver en pantalla: en varios segundos se apreciaba a Silva viajando a México, país en el que se encontraba con la cantante y actriz costarricense Maribel Guardia y la invitaba a una fiesta en Costa Rica, seguidamente en la pequeña pantalla se veía un efecto y en poquísimo tiempo Édgar y Maribel estaban en Zapote. El público aplaudía enardecido y en casa se admiraba aquel montaje sobresaliente para la época.

“En el año 2000 no hubo corridas de toros. Algo pasó y nosotros (en Teletica) tradicionalmente teníamos propuesta de fin de año. Al no haber corridas, Ignacio Santos y don René Picado nos llaman de emergencia y nos exponen la situación para ver qué hacíamos para fin de año. ¿Qué oferta de entretenimiento hacemos? Hubo Zapote pero no redondel.

Ver más!

”Nos reunimos y empezamos a pensar qué ofrecer. Hablando nos sale la idea de hacer un programa de entretenimiento basado en lo que uno va a hacer a un chinamo: bailar, cantar y contar chistes. De ahí comenzamos, pero todo inspiraba a irse a caminar por los chinamos de Zapote (...). El concepto que nos inspiró. A eso le metimos concursos. Me acuerdo que el primer año metimos cosas sorpresa, por ejemplo lo de Maribel Guardia, qué lindo ese año”, contó Édgar Silva, uno de los primeros presentadores, y además, gestores de El Chinamo.

Silva fue presentador de El Chinamo del 2000 al 2006, salió en 2007 y en 2008 regresó para hacerse cargo de la sección del taxi, misma que se convirtió en una de las más icónicas del programa por la facilidad de ganar miles de colones mediante sencillas pruebas que ponían a quienes por casualidad tomaban ese “transporte público” .

Hoy, fuera de los reflectores recuerda una de las principales premisas que tenía El Chinamo con su nacimiento.

“Fue el deseo genuino de ofrecerle a la gente algo para entretenerse a fin de año. No es cierto que la tele de fin de año sea de relleno. Mucho sector de la población se queda viendo televisión y su compañía son las transmisiones de fin de año. Pensá en poblaciones humildes. Yo te lo digo como parte del equipo que lo concebió. El deseo real era que la gente se entretuviera. Que la pasaran bien y evidentemente los resultados nos indicaron que era una opción comercial. Para el año dos, el canal se preparó mejor de manera comercial y ha ido evolucionando a lo que es ahora”, afirmó Silva.

Carlos Ramos, el conocido Porcionzón ha estado, con su humor, presente en todas las temporadas. Desde hace un tiempo, ha implementado divertidos trajes a su show. Archivo LN

Los 18

Del 10 al 23 de diciembre, a partir de las 8 p. m., se presentará la decimoctava edición de El Chinamo. El programa tiene pequeñas variaciones, por lo que, su esencia es prácticamente la misma. Hay concursos, música, humor, grupo de baile y premios.

Alonso Acosta, productor del espacio de fin de año desde sus inicios, considera que El Chinamo llega hasta “la mayoría de edad” porque tiene una base que ha funcionado. “Se va variando. No al 100% porque se encontrarían con un producto nuevo”, afirma.

En tiempos en los que los medios de comunicación tradicionales han sufrido caída en sus ingresos por falta de publicidad, el productor asegura que en el caso de El Chinamo “no ha visto mayor afectación”. Cuenta que ya un 99% de las propuestas de venta están listas y que solamente faltan las órdenes de compra de las cuñas.

“A veces faltan tres días para que termine la temporada y hay clientes que guardan campo para el año siguiente”, asevera.

En escenario habrá rostros reconocidos. Los presentadores son los mismos de años anteriores, permanecen: Víctor Carvajal, Carlos Álvarez, Marilin Gamboa, Mauricio Hoffmann; en voz en off se mantiene Jair Cruz y con la Misión Chinamo está Omar Cascante.

Édgar Silva fue uno de los presentadores más queridos de El Chinamo, actualmente él está retirado de la televisión. En la foto presenta junto a Viviana Calderón. Archivo LN

Tras la salida de Ana Lucía Vega –quien participó en el espacio navideño de Teletica en el 2016 y 2017– para irse a trabajar a un proyecto deportivo en Repretel, y la partida de Natalia Álvarez, quien se fue a vivir a México para presentar SportsCenter de ESPN, Acosta afirmó que no habrá presentadora sustituta.

“Los presentadores se mantienen. Esto es como el fútbol: el número 10 que mete goles no se saca. Eso no quiere decir que otros talentos que estén afuera no sean buenos y que en próximos años podrían ser parte del elenco”, dice.

Entre las variaciones de El Chinamo de este 2018, está la incorporación del segmento Sin restricciones (espacio en el que Jair Cruz realizará entrevistas, en su carro, con artistas invitados), regresa La Copa Chinamo, hay pluralidad en los Chinaokes, y el grupo Expresso hará tributos a grandes de la música tropical, contó Acosta.

Otra novedad es la incorporación de un nuevo grupo de baile, este está integrado por cinco modelos: Sami Zúñiga, Lola Wright, Ariana Recinos, Katherine Campos y Johanna Bermúdez.

El humor no faltará y si hay alguien invicto en el programa, ese es Carlos Ramos, mejor conocido como Porcionzón. Este año promete nuevos disfraces y gran variedad de chistes como agradecimiento a la aceptación del público.

Sobreviviente

Marilin Gamboa es parte de El Chinamo desde sus inicios. Como citamos al inicio, ella fue recomendada por Édgar Silva para ser la presentadora, en ese tiempo ella modelaba en Europa y encantada aceptó regresar a Costa Rica y así estar cerca de la familia.

Su permanencia en El Chinamo no está invicta, pues luego de la quinta temporada decidió salir del espacio porque sentía que su ciclo “había terminado”. Cuando llegó una nueva entrega del programa y ella no estaba, cuenta entre risas y satisfacción, que las recepcionistas que reciben las llamadas del canal, le informaron que el público llamaba “reclamando” que por qué ella no estaba. El siguiente año regresó y desde entonces se mantiene como una “sobreviviente” en el espacio decembrino.

“Eso es lo que más atesoro. Prácticamente regresé por esa solicitud de la gente. Ser parte de El Chinamo es un gran privilegio y la bendición para mí es inmensa. Es muy valioso ser tomada en cuenta sabiendo que todos los años todo es tan variable. Nadie tiene contrato de por vida. La gente está acostumbrada a que todo es desechable. Todo es muy rápido”, dice.

Ver más!

Al saberse la única presentadora femenina, Marilin expresa sentirse “honrada”.

Con Mauricio, Carlos, Jair, Víctor y Omar, este año más de un 85% de los presentadores son varones. Años atrás la tendencia fue otra y el talento femenino estaba equiparado con el masculino o lo superaba.

Para la edición del 2006 Nancy Dobles, Viviana Calderón, Hanzel Carballo y Marilin Gamboa fueron las encargadas de presentar junto a Mauricio Hoffmann, Carlos Álvarez y Giovanni Linares.

Siguiendo con el tema de la participación de las chicas, algunas que han tenido presencia significativa tras su paso por El Chinamo han sido Nancy Dobles y Viviana Calderón, quienes ahora presentan Buen Día; ellas fueron parte del espacio por 11 y nueve años, respectivamente.

Maricruz Leiva, quien se icorporó en los primeros años del programa y que estuvo casi una década, es otra de las caras y voces más recordadas por su algarabía de siempre. Actualmente Leiva está internada luego de sufrir complicaciones tras una cirugía estética, antes de ello, se dedicaba a trabajos en comunicación.

Hanzel Carballo, quien se dio a conocer por ser Vj de VM Latino, fue varios años voz en off de El Chinamo. Ahora ella trabaja en su carrera de cantante.

Uno de los fichajes fugaces pero notorios, fue el de la comunicadora y modelo Jalé Berahimi, quien tras participar en la temporada 2016, quedó fuera del proyecto. Berahimi trabaja en su propia línea de trajes de baño y también se dedica a ser influencer.

En el caso de los hombres, aparte de la ausencia de Silva desde hace casi 10 años, otro de los caballeros que no es parte de El Chinamo es Giovanni Linares, quien dejó Teletica en 2014.

Detalle de los años que han laborado los presentadores en 'El Chinamo'. Infografía William Sánchez.

¿Por qué se mantiene? Para Óscar Cruz, crítico de televisión, El Chinamo se ha mantenido con su misma esencia durante 18 años gracias a que “no hay competencia que fuerce a Teletica a hacer cambios sustanciales”, afirmó.

A las declaraciones de Cruz, el productor de El Chinamo, Alonso Acosta respondió: “La televisora Repretel ha hecho tres intentos de programa de fin de año y no lo han mantenido.

”¿Cómo que (El Chinamo) no tenía competencia? Si Combate (cuando se mantuvo al aire de lunes a viernes de 7 a 9 p. m.) me lo ponían de frente. Informe 11 (de Repretel) es un programa que tiene público meta, con buen rating y El Chinamo siempre gana”, declaró.

Si El Chinamo fuera un muchacho, este año estrenaría cédula. Habrá que ver si en años siguientes, ya con sus 18 encima, mantiene su personalidad o si se convierte en un producto más atrevido.