Lysalex Hernández A..   3 septiembre
Katie Holmes y Matthew Perry protagonizan la miniserie ‘Los Kennedys: Después de Camelot’. Fotografía: Lifetime para La Nación

Eran la realeza de Los Estados Unidos, a los que muchas personas consideraban bendecidos por tener grandes dones, pero, también enormes defectos. La miniserie Los Kennedy: Después de Camelot busca llevar al televidente por un recorrido en esos 30 años de opulencia y poder, llenos de fama y riqueza, y en donde se mostrará a esta familia como realmente eran: muy humanos después de todo.

El programa, que se transmitirá este miércoles 5 y jueves 6 de setiembre, a las 9 p. m. por el canal Lifetime, es protagonizado por la actriz Katie Holmes, quien da vida a Jacqueline Bouvier Kennedy Onassis, y Matthew Perry, quien interpreta al senador Edward M. Ted Kennedy. Ambos personajes lideran la trama que inicia el 4 de junio de 1968, la noche del asesinato de Bobby Kennedy, quien estaba postulándose para presidente y acababa de ganar la primaria demócrata de California esa misma tarde.

“El enfoque de la historia es más íntimo. Después de Camelot es mucho más sobre Jacqueline Kennedy y Ted Kennedy y sus pruebas y tribulaciones en los años posteriores a los asesinatos de 1963 y 1968 de los dos hermanos Kennedy, JFK y Bobby. La historia profundiza de una manera muy emocional en las luchas y vidas de Jackie y Ted", afirmó en un comunicado de prensa Stephen Kronish, escritor y productor ejecutivo de la miniserie.

Ver más!

Para el primer episodio, y tras el asesinato de Bobby Kennedy, el televidente verá cómo Jackie desafía a la opinión pública y se casa con el magnate griego Aristóteles Onassis, mientras que Ted Kennedy es presionado para reemplazar a su hermano caído y continuar con el legado de “Camelot” al postularse para la Casa Blanca. Sin embargo, la familia Kennedy se conmueve cuando el accidente automovilístico de Ted, en Chappaquiddick, y que resulta en la muerte de su compañera.

En el segundo capítulo, la trama revivirá el desastre de Chappaquiddick y su resolución, aunque una nube permanente se cernirá sobre la vida pública de Ted y su conciencia. A esto se suma el hecho de que el matrimonio de Jackie con Onassis termina cuando la muerte de su hijo lo convence de que ella es la portadora de la “maldición de Kennedy”. Esto la lleva a tomar la decisión de regresar con sus hijos a vivir a Nueva York, pero su relación con JFK Jr. llega a su más alto nivel de tensión cuando se irrita por la carga del nombre de su padre.

“Otra razón por la cual la historia comienza en estos hechos es porque proporciona un catalizador para el viaje de Jackie lejos de la familia Kennedy, al convertirse en Onassis y lidiar con la presión de criar a sus dos hijos y mantenerlos a salvo. Esa noche fatídica también es el catalizador de la vida y el matrimonio de Ted Kennedy. La historia ilustra el destino de sus vidas después del asesinato de Bobby y cubre un amplio período de tiempo: los años 60, 70, 80 y 90, finalmente, la muerte de Jackie y la de su hijo JFK Jr.

Katie Holmes, quien interpreta por segunda ocasión a Jackie, asegura que este papel resultó un enorme desafío para ella, ya que su personaje pasa por muchísimos altibajos en los casi 30 años que abarca esta miniserie, por lo que parecía estar viviendo en una constante “tragedia griega” por todos los obstáculos que tuvo que atravesar esta mujer.

El actor Alexander Siddig interpreta a Aristóteles Onassis, esposo de Jackie. Fotografía: Lifetime para La Nación

“Interpretar a Jackie representó un verdadero honor para mí, y espero que la gente que vea esta miniserie tenga una valoración más profunda por el servicio público que la familia Kennedy le brindó a este país, y del precio que tuvieron que pagar por ello. En Jackie se congregaban muchísimas cualidades fuertes y, además, tuvo un impacto enorme en el mundo y en su familia”, expresó Holmes en una entrevista cedida por Lifetime.

Por su parte, Matthew Perry afirmó que su rol como Ted Kennedy le permitió explorar una forma de actuar distinta a la que estaba acostumbrado, en especial por sus trabajos hechos en comedia y en el teatro. El interpretar este personaje le permitió explorar distintos matices en su carácter, por lo que está agradecido de vivir esta oportunidad.

“Esta historia es como una tragedia de Shakespeare, porque todas las escenas son sumamente difíciles, y mi edad varía de 38 a 67. Nunca había estado tan involucrado en una historia seria. Ted fue un padre maravilloso para los hijos de sus hermanos, fue muy compasivo, solidario y esas son buenas cualidades en un hombre. A medida que Ted fue envejeciendo, se fue convirtiendo en un político sobresaliente que luchó por llevarle atención sanitaria a quienes no pueden pagarla. “Dio batallas interminables en el Senado en nombre de esas personas", aseguró Perry.