5 julio, 2015

Adolfo Hitler tenía un gran plan: atacar Estados Unidos, un pensamiento que, al parecer, tenía desde principios de la II Guerra Mundial (1.° de setiembre de 1939) , a pesar de que los estadounidenses solo se involucrarían luego del ataque japonés a Pearl Harbour, el 7 de diciembre de 1941.

Los delirios del gran dictador incluían un bombardeo a Manhattan; específicamente a los rascacielos, símbolo del espíritu emprendedor de los neoyorquinos.

El desquiciado pensamiento del canciller germano cobijaba la idea de utilizar bombarderos alemanes; así, pensaba el antiguo cabo, pensaba desmoralizar a sus eventuales enemigo, ya que confiaba en que el efecto sicológico de esos golpes cambiarían el curso de la guerra.

El ‘gran’ plan de Hitler
El ‘gran’ plan de Hitler

Los planes de ataque de Adolfo Hitler no llegaron a concretarse en la realidad; sin embargo, sí estuvieron en el papel. Incluso, se diseño un avión, con el cual el régimen nazi pretendía que fuera su brazo ejecutor: el Amerika Bomber.

Aquellas fantasías de destrucción del III Reich, que pretendía llegar los 1.000 años –pero que solo duró 12– es lo que nos cuenta el documental Hitler ataca América.