Lysalex Hernández A.. Hace 5 días
El actor Alejandro Edda interpreta al Chapo Guzmán, por lo que en su afán de retratar al líder del cártel de Sinaloa asistió al juicio que se le realizó en Nueva York. Fotografía: Netflix para La Nación
El actor Alejandro Edda interpreta al Chapo Guzmán, por lo que en su afán de retratar al líder del cártel de Sinaloa asistió al juicio que se le realizó en Nueva York. Fotografía: Netflix para La Nación

Desde un inicio lo advirtieron: “Esta no se trata de una historia con una final feliz”. De hecho, podemos asegurar que esta historia aún no llega a poner su punto y final, pues son muchas las contradicciones que giran en torno al desmantelamientos de los cárteles de la droga mexicanos.

Lo cierto es que Netflix vuelve a poner el dedo en la llaga con el estreno de la segunda temporada de Narcos: México, cuyos 10 episodios se pondrán en línea este jueves 13 de febrero para relatar los inicios de la llamada Operación Leyenda.

Para ponernos un poco en contexto, es importante recordar que en la primera entrega, que fue liberada en noviembre del 2018, fuimos testigos del surgimiento del Cartel de Guadalajara en la década de 1980, cuando Miguel Félix Gallardo (Diego Luna) decidió tomar el mando con el propósito de unificar un grupo de traficantes y construir un imperio. De hecho, en su intento por lograrlo lo vimos interactuar con Pablo Escobar (Wagner Moura), personaje central de las primeras dos temporadas de la serie Narcos, además de los líderes del Cártel de Cali, Colombia.

Fue en medio de este complicado escenario que entró en juego Enrique “Kiki” Camarena (Michael Peña), un agente de la Administración para el Control de Drogas (DEA) que intentó desmantelar este grupo de crimen organizado, en el que además de Gallardo, figuraban otros hombres como el de Rafael Caro Quintero, Ernesto “Don Neto” Fonseca y Amado Carrillo Fuentes, este último conocido como el Señor de los Cielos. Intentar infiltrarse en este mundo para dar con respuestas solo significó la tortura y el ajusticiamiento de Kiki a manos estos capos de la droga.

Según explicó la plataforma de streaming en un comunicado de prensa, en los nuevos capítulos veremos a Félix Gallardo luchando por recuperar el control sobre el cártel de Guadalajara (el primero del país azteca), para expandirlo y saldar las cuentas del pasado, esto tras los violentos sucesos que nos dejó en suspenso en la primera temporada.

Lograr su objetivo implica que los conflictos entre las plazas –distintos puntos de distribución de la droga en ese estado mexicano– irán en aumento, por lo que, el caos se apoderará de la situación. Si bien, al final de la primera entrega vimos a un Félix Gallardo seguro de que sería capaz de mantener en pie su imperio, sus planes se vendrán abajo cuando le toque dar pelea a la DEA y a los otros narcotraficantes que quieren ostentar el poder absoluto.

“Escobar, Cali, ya no la van a rifar los colombianos. Ahora me toca a mí. Ya van a empezar los pepazos, porque los americanos van a tratar de pararnos, pero van a fracasar”, afirma Gallardo en el tráiler de la segunda temporada.

Esto solo puede significar una cosa: por estar cuidándose de no caer ante los agentes estadounidenses, su descuido a lo interno le saldrá muy caro, pues dentro de su círculo más cercano comenzará a gestarse una de las más grandes e inesperadas de las traiciones, para la cual él ni el resto del mundo estaba preparado.

¿Le suena el nombre de Joaquín “El Chapo” Guzmán? El infame líder del cártel de Sinaloa, que en la serie es un joven interpretado por el actor Alejandro Edda, será parte esencial del derrocamiento que sufrirá Gallardo, ya que gracias a la división interna, poco a poco el joven pasará de ser un jefe de seguridad del grupo al traficante más importante de la historia moderna de México.

La batalla entre todos los cárteles será férrea, la supuesta lealtad –si es que en algún momento existió entre ellos– no será más que una quimera y el instinto de supervivencia será únicamente lo que los mueva hacia donde se sientan más seguros. Esto significa que a ninguno de los involucrados le temblará la mano para “sacrificar" a quien sea necesario en pro de su bienestar y el de sus finanzas.

“Campesinos casi analfabetos como Caro Quintero, Don Neto, El Azul, El Mayo y El Chapo no hubieran llegado muy lejos sin el contubernio de empresarios, políticos y policías de México”, explica la periodista Anabel Hernández en su libro Los señores del narco, según una reseña hecha por la BBC.

Valor histórico

En esta ocasión, Narcos se adentrará en la llamada Operación Leyenda que lideró Walt Breslin (Scoot McNairy), un agente de la DEA y quien se encargó de narrar los capítulos de la primera temporada, y que en la trama basada en hechos reales tiene como propósito vengar la muerte de Enrique “Kiki” Camarena (Michael Peña), quien en la historia falleció a manos de los narcotraficantes y políticos corruptos.

En esta segunda temporada, el agente Walt Breslin (Scoot McNairy) será el encargado de cobrar venganza por la muerte de su compañero Kiki Camarena. Fotografía: Netflix para La Nación
En esta segunda temporada, el agente Walt Breslin (Scoot McNairy) será el encargado de cobrar venganza por la muerte de su compañero Kiki Camarena. Fotografía: Netflix para La Nación

La estrategia para honrar la memoria a uno de los suyos será dividir el imperio mexicano de la cocaína, mismo que para el año 1985 buscaba consolidarse como el negocio más lucrativo de la época. Acabar con ellos no será sencillo, pero el agente estadounidense que fue designado para tal misión se caracteriza por no seguir siempre las reglas.

Por ello, la misión tenía el propósito de ir eliminando uno a uno los hombres que aparecían en una lista de la DEA, y quienes eran considerados por la organización como piezas claves para el funcionamiento del negocio ilícito. No solo se trató de una venganza por el asesinato de Camarena, sino una demostración del poder que tenían cada una de sus acciones, ya que los Estados Unidos lo sabía desde: lo sucedido en Guadalajara tan solo fue el inicio del terror que miles de personas siguen viviendo en la actualidad en México.

“México ha padecido altos niveles de violencia producto de las actividades del crimen organizado, una situación que se agravó desde que el gobierno inició la llamada ‘guerra contra el narco’ en el 2007. De enero de 1997 a octubre del 2018, periodo del que se tiene un conteo oficial, en el país murieron 358.077 personas víctimas de ‘homicidio doloso’, es decir, los asesinatos intencionados”, asegura un reportaje de la cadena televisiva BBC.

Diego Luna regresa a 'Narcos: México' con un Miguel Ángel Félix Gallardo, líder del cártel de Guadalajara, muchísimo más cruel y sin límites en su ambición. Fotografía: Netflix para La Nación
Diego Luna regresa a 'Narcos: México' con un Miguel Ángel Félix Gallardo, líder del cártel de Guadalajara, muchísimo más cruel y sin límites en su ambición. Fotografía: Netflix para La Nación

Precisamente, en estos nuevos capítulos de la serie de Netflix el público conocerá algunos de los detalles de la operación ejecutada por los Estados Unidos, de forma ilegal durante 10 años, en territorio mexicano. Por ejemplo, se espera que además de evidenciar la caída de los fundadores del cártel de Guadalajara, también se narren los inicios del imperio del Chapo y cómo la ciudad de Sinaloa se convirtió en uno de los mayores centros de distribución de cocaína para el mundo.

Eso sí, tome en cuenta, y no a manera de spoiler, que la historia también evidenciará uno de los hechos reales que más conmoción generó en los últimos tiempos, y es que un grupo de miembros de Agencia Central de Inteligencia (CIA) mantenía una estrecha alianza con políticos corruptos de México, por lo que les permitían el trasiego de cocaína a los Estados Unidos. Esto habría sido descubierto por el agente Kiki Camarena, cuyo asesinato pudo contar con participación de funcionarios de esa agencia de espionaje norteamericana.

Al menos, eso es lo que se desprende de una investigación realizada por Fox News en el 2014, y en la que entrevistaron a Phil Jordan, exdirector del Centro de Inteligencia de El Paso (EPIC); Héctor Berrellez, exagente de la agencia antidrogas de Estados Unidos (DEA) y a Tosh Plumlee, expiloto de la Agencia Central de Inteligencia (CIA), quienes coincidieron en que Kiki “descubrió el papel del gobierno de su propio país en el negocio ilícito para financiar a la guerrilla en Nicaragua”.

Desmantelar la corrupción en los políticos mexicanos será una de las aristas que abordará 'Narcos: México'. Fotografía: Netflix para La Nación
Desmantelar la corrupción en los políticos mexicanos será una de las aristas que abordará 'Narcos: México'. Fotografía: Netflix para La Nación

“La tortura y el posterior asesinato de Camarena fue ordenada por la CIA y después culparon a Rafael Caro Quintero para tratar de ‘tapar’ las acciones ilegales que el gobierno estadounidense hacía con el narcotráfico mexicano”, expresó Jordan en ese entonces al informativo norteamericano.

Sin embargo, en la actualidad la historia oficial que sostienen las agencias estadounidenses y el gobierno mexicano es que a Camarena lo secuestró, torturó y asesinó Caro Quintero en febrero de 1985, esto como venganza porque el agente estadounidense había descubierto su rancho conocido como El Búfalo, en donde se decomisaron más de 13.000 toneladas de marihuana, lo que ocasionó una pérdida de más de $8.000 millones de dólares. De esto fuimos testigo en la primera temporada de Narcos: México.

Nueva apuesta

Parte de la crítica especializada que ha tenido la oportunidad de ver los primeros seis episodios de esta segunda temporada aseguran que es mucho más intensa, principalmente, por la interpretación que hace Diego Luna de un Félix Gallardo más imponente y menos dubitativo a la hora de tomar decisiones complicadas.

“Gallardo es mucho más fascinante esta vez. Si la última temporada trató de hacerlo parecer el buen jefe del cártel, como si la sangre en sus manos fuera lamentable e inevitable, esta se desgarra en esa fachada. Es un hombre de negocios con un comportamiento amable. Pero también es más despiadado que cualquier otro jefe, apenas levanta el pulso cuando ordena la ejecución más desmesurada”, aseguró el crítico Radheyan Simonpillai, de la revista NOW.

Isabella Bautista (Teresa Ruiz) jugará un rol esencial en la caída de Gallardo y del fortalecimiento de nuevos cárteles. Fotografía: Netflix para La Nación
Isabella Bautista (Teresa Ruiz) jugará un rol esencial en la caída de Gallardo y del fortalecimiento de nuevos cárteles. Fotografía: Netflix para La Nación

Otro de los aspectos que han sido destacados de estos nuevos capítulos es la transición que se hace entre los líderes de los cárteles de Guadalajara (Gallardo) y los de Sinaloa, representados por los extenientes Héctor Luis Palma Salazar y Adrián Gómez González, y a los que se unió posteriormente el Chapo Guzmán.

Es así como la historia no solo se centrará en la caída del imperio del narcotráfico que manejó en un comienzo Gallardo, sino que poco a poco se irá adentrando al mundo de las organizaciones criminales que se fortalecieron en otros lugares, además de los dos ya anteriormente mencionados, y en el que figura también Tijuana.

Como es de esperarse, los políticos serán piezas claves en el tablero que ha planteado la producción de la serie de Netflix para hacer un jaque mate a este capítulo, en particular, del trasiego de la droga en México. Es por esta razón que ya se ha generado cierta polémica con el Partido Revolucionario Institucional (PRI), debido a la relación y funcionamiento que se hace entre esta organización y los cárteles de la droga.

Narcos traza paralelos entre el PRI y el cártel de Guadalajara, encontrando similitudes, especialmente en la forma de cómo operan y cómo se infiltran en distintos estratos. Al hacerlo, Narcos sugiere que una persona emprendedora como Gallardo es una metáfora de México”, afirma el crítico Simonpillai.

De ser así, la mesa está más que servida para que la franquicia de la plataforma de streaming cumpla con su principal objetivo: relatar la verdadera historia de los poderosos y violentos narcotraficantes de Latinoamérica. No es de extrañar que el próximo invitado a la fiesta sea Joaquín “El Chapo” Guzmán.

¿Dónde verla?

Fecha de estreno: Jueves 13 de febrero

Plataforma: Netflix

Capítulos: 10

Elenco: Diego Luna, Scoot McNairy, Teresa Ruiz y Alejandro Edda