Gloriana Corrales. 7 enero, 2017
‘A Series of Unfortunate Events’: Una fantasía de crueles matices
‘A Series of Unfortunate Events’: Una fantasía de crueles matices

Aquello de quitarle un dulce a un niño es para novatos. Los verdaderos villanos son capaces de arrebatarles su herencia a unos niños huérfanos, incluso si comparten el lazo sanguíneo.

La nueva serie de Netflix, Lemony Snicket's A Series of Unfortunate Events , nos traslada a un mundo en el que ni los más crueles eventos pueden eclipsar la fantasía y el ingenio infantil.

Aunque pensada para un público familiar, la serie protagonizada por Neil Patrick Harris entremezcla un crimen, ambiciones desaforadas, maltrato infantil y un tono de comedia negra.

‘A Series of Unfortunate Events’: Una fantasía de crueles matices
‘A Series of Unfortunate Events’: Una fantasía de crueles matices

Basada en la saga best-seller del novelista estadounidense Daniel Handler –quien se hace llamar Lemony Snicket en el ambiente literario–, esta producción de Paramount Television para Netflix relata la funesta historia de los huérfanos Baudelaire, cuyos padres fallecieron en un incendio al que rodean extrañas circunstancias.

Así, los pequeños quedan al amparo del Conde Olaf (Harris), un familiar lejano quien ahora es su tutor legal.

Al malvado Olaf tan solo le interesa resguardar la fortuna de la familia... para provecho propio. Cuando los huérfanos caigan en cuenta de esta realidad, deberán ser más listos que su tutor para frustrar así sus tortuosos planes y sus mil y un disfraces, al tiempo que intentarán recopilar todas las pistas que envuelven la misteriosa muerte de sus padres.

Llena de contrastes entre el oscuro y deprimente mundo en el que ahora deben vivir los hermanos Violet (Malina Weissman), Klaus (Louis Hynes) y Sunny Baudelaire (Presley Smith) –los tonos grisáceos también plagan la fotografía de las escenas iniciales del incendio– los coloridos atuendos de los niños reflejan una chispa de esperanza y de ilusión en medio del caos.

A Series of Unfortunate Events tiene una estética fantasiosa que parece sacada de un libro de cuentos o de un clásico animado de Disney, con pajarillos azules que revolotean entre los primaverales árboles de cerezo, pero con casas que se desbordan al precipicio en medio de la tormenta o aterradores áticos que bien nos podrían recordar alguna escena de La princesita , de Shirley Temple.

‘A Series of Unfortunate Events’: Una fantasía de crueles matices
‘A Series of Unfortunate Events’: Una fantasía de crueles matices

De hecho, la apariencia de Harris ha sido uno de los elementos más aplaudidos por los fans de Lemony Snicket.

La uniceja, las prótesis faciales y el cabello al mejor estilo de un profesor malvado calcan a la perfección las ilustraciones del artista Brett Helquist que acompañan los libros, y reviven al Conde Olaf de Jim Carrey, al que encarnó en el filme del 2004, dirigido por Brad Silberling.

“Traté de concentrarme en ser lo más literario posible y en honrar la manera en que Olaf fue descrito por Lemony [Snicket] y por Daniel Handler. Así que, pueden esperar oscuridad penetrante y una especie de demencia delirante”, dijo a Collider Neil Patrick Harris, ganador de cuatro premios Emmy y poseedor de otras cuatro nominaciones en los Globos de Oro.

Siguiendo con la retórica del cuento, esta serie original de Netflix cuenta con la participación de Patrick Warburton, quien interpreta a Lemony Snicket, el narrador de la historia.

“La historia de los huérfanos Baudelaire es tan angustiosa y tan perturbadora que todo el elenco tiene la moral baja, una frase que aquí significa ‘en observación médica por melancolía aguda y hastío’”, advierte Warburton en uno de los teaser de la serie.

“Así que, por favor, no cometas el mismo error que Netflix. Aparta la vista antes de que empiece esta historia funesta y evita el capricho cruel y la crueldad caprichosa de lo que viene”, continúa el disclaimer , justo de la misma manera en la que Lemony Snicket advierte a los lectores que no se sumerjan en sus historias.

Ambicioso proyecto. Paramount y Netflix comenzaron la adaptación en el 2014, una década después de que A Series of Unfortunate Events llegara a los cines con Jim Carrey y fuera nominada a varios premios, entre esos el del Óscar a mejor maquillaje.

Sin embargo, la película se quedo corta en cuanto a las expectativas de los seguidores de la serie literaria, pues manipuló algunos de los detalles de la trama y tan solo cubrió los tres primeros libros de Snicket.

Entonces, entre los fanáticos se generó el consenso de que lo que se requería para llevar la historia de los Baudelaire a la pantalla era una serie televisiva, en lugar de una sola producción, para poder adentrarse en el intrincado mundo que Snicket creó.

Netflix no desoyó las súplicas y este viernes 13 de enero hará una apuesta segura, al lanzar la serie original con el propio Daniel Handler como productor ejecutivo, algo que tiende a apaciguar los ánimos entre los fanáticos.

‘A Series of Unfortunate Events’: Una fantasía de crueles matices
‘A Series of Unfortunate Events’: Una fantasía de crueles matices

Además, cuenta con la dirección de Barry Sonnenfeld, uno de los favoritos de los hermanos Coen. El afamado cineasta fue ganador de un premio Emmy por la comedia Pushing Daisies (2007), aunque en la cultura pop se le recuerda mejor por haber dirigido la trilogía Hombres de negro y los dos filmes de Los locos Addams .

Entre su reparto, A Series of Unfortunate Events tiene a la estrella Joan Cusack (dos veces nominada a los Óscar y una a los Globos de Oro), con el rol de la jueza Justice Strauss; y a Alfre Woodard (nominada a los Óscar por Cross Creek ), quien interpreta a la tía Josephine.

La serie se compone de ocho episodios y cubre los cuatro primeros libros de Handler, dos capítulos por libro, según la revista Variety . La puerta queda abierta para nuevas temporadas, cargadas de “capricho cruel y crueldad caprichosa”.

Véalo. Viernes 13 de enero. Netflix