Kimberly Herrera. 13 octubre
Fashionista asistió al Festival de Innovación y Creatividad de la Universidad Veritas. Foto: Valeria Arguello.
Fashionista asistió al Festival de Innovación y Creatividad de la Universidad Veritas. Foto: Valeria Arguello.

El mundo de la moda está cambiando y actualmente atraviesa por una época marcada por una tendencia hacia la libre expresión, donde los estereotipos han quedado de lado.

Ropa cómoda, sin etiquetas y cada vez más consciente es lo que se ha apoderado de las tiendas, sin importar la raza, el tipo de cuerpo, ni la personalidad de las personas.

En entrevista con Viva, el editor de la prestigiosa revista ELLE México, Jordi Linares, hizo un balance acerca de la transición por la que atraviesa la moda a nivel mundial, donde las tendencias son muy similares.

“La moda juega un papel clave para entender a las sociedades y el papel cultural en la industria a nivel global. Los últimos 10 años se han caracterizado por el auge de la ropa deportiva y sin género, que nos dice ‘exprésate como tú te sientas mejor’, ‘ponte lo que quieras y sé feliz’; es como que la ropa no tiene género”, explicó el experto.

De allí el auge de la moda plus size, que busca enviar un mensaje de aceptar el cuerpo tal y como es. Esta tendencia trata de poner estándares reales de belleza y así se ha demostrado en las grandes pasarelas alrededor del mundo, donde cada vez dan menos espacio a modelos en extrema delgadez.

El primer país en decirle no a los cuerpos en extrema delgadez sobre la pasarela fue París; sin embargo, la tendencia se ha expandido en las diferentes capitales de la moda, que también han apostado por modelos de diferentes culturas.

“Las modelos con curvas se están buscando mucho y no solo en términos de cuerpo, también en términos de raza y religión: hace dos años desfiló en el Fashion Week de Nueva York una modelo musulmana. Al final lo que busca reflejar la moda es que es para todos, sin importar la cultura, el origen, la religión y también la inclusión de modelos transexuales”, comentó Linares.

Pero la moda ha cambiado en términos de los materiales que se utilizan para la ropa y que los consumidores buscan. Prendas amigables con el ambiente toman cada día más fuerza.

Amada por muchos y odiada por otros, lo cierto del caso es que la moda sostenible ya es una tendencia mundial.

“Las grandes marcas han tenido que buscar prácticas de las que los consumidores se sientan orgullosos, prácticas que se puedan compartir, en donde hay transparencia con los materiales que se utilizan, entonces el consumidor es clave porque es responsable, es conocedor y ya no hay manera de no hacerlo porque las personas lo piden y está teniendo una penetración increíble”, añadió.

Linares visitó el país para participar en el Festival de Innovación y Creatividad de la Universidad Veritas.