12 noviembre, 2016
Sting junto a músicos de todo el mundo toca en el Bataclan, Francia
Sting junto a músicos de todo el mundo toca en el Bataclan, Francia

París, Francia

Un año después de los atentados del 13 de noviembre, el Bataclan renació este sábado con la voz y la música de Sting, quien recordó a los 90 muertos que dejó el ataque yihadista en la mítica sala de conciertos de París.

La reapertura del Bataclan, "es casi una reconquista de un espacio, mediante la música, la fiesta y contra las fuerzas de la muerte", afirmó esta semana Georges Salines, presidente de una de las asociaciones de víctimas. Salines, que perdió a su hija Lola, asistirá al concierto.

El músico británico inició este sábado el concierto de reapertura del Bataclán con un minuto de silencio para recordar a las víctimas de los atentados.

"Esta noche, tenemos que conciliar dos deberes: primero recordar a quienes perdieron la vida en el ataque y también celebrar la vida, la música, en este lugar histórico", dijo el músico en francés antes del inicio del homenaje.

El Bataclan, totalmente reformado, recibió al exlíder de Police, Sting, para un concierto programado para la noche.

El millar de entradas que salieron a la venta el martes se agotaron en menos de media hora. Las últimas se repartieron el viernes.

En la noche del 13 de noviembre de 2015, la ola de terror empezó en las inmediaciones del estadio nacional de Saint-Denis, al norte de la capital, durante el partido de fútbol Francia-Alemania, y continuó en el Bataclan y seis terrazas de bares y restaurantes.

Sting en el Bataclan
Sting en el Bataclan

El balance final de los ataques reivindicados por el grupo Estado Islámico (EI) fue de 130 muertos.

La conmemoración del primer aniversario de estos atentados comenzó el viernes por la noche en el estadio de Saint-Denis, donde los 80.000 espectadores guardaron un respetuoso minuto de silencio antes de un Francia-Suecia de clasificación para el Mundial de 2018.

Hace un año se registró la primera víctima a escasos metros del estadio. Tres kamikazes hicieron estallar sus cinturones explosivos segando la vida de Manuel Dias, un conductor portugués de 63 años de edad que había acompañado a un grupo de seguidores.

Luego murieron otras 129 personas que disfrutaban de las terrazas o asistían a un concierto del grupo estadounidense Eagles of Death Metal en el Bataclan.

Etiquetado como: